“Las mu­je­res dís­co­las asus­tan”

La es­cri­to­ra pre­sen­ta una no­ve­la don­de abor­da la si­tua­ción de las mu­je­res mu­sul­ma­nas en el in­te­gris­mo is­lá­mi­co. Todo un fe­nó­meno de ven­tas en Fran­cia.

AR - - ENTREVISTA - Tex­to: GEM­MA CAR­DO­NA

Ten­go una in­tui­ción. Us­te­des ado­ran a Dios, pe­ro Él los de­tes­ta”. Con es­ta de­cla­ra­ción de prin­ci­pios en bo­ca de la pro­ta­go­nis­ta (una jo­ven mu­sul­ma­na que se en­fren­ta a un jui­cio cu­ya pe­na es la la­pi­da­ción) em­pie­za El vien­to en la ca­ra, una no­ve­la du­ra, y a la vez lle­na de es­pe­ran­za, en la que Sap­hia Az­zed­di­ne de­nun­cia la si­tua­ción de las mu­je­res den­tro del in­te­gris­mo is­lá­mi­co, pe­ro que es, por en­ci­ma de todo, una en­cen­di­da de­fen­sa de la lu­cha por la li­ber­tad.

Na­ci­da en Ma­rrue­cos, pe­ro edu­ca­da en Eu­ro­pa des­de los nue­ve años, crí­ti­ca con el in­te­gris­mo y tam­bién con lo que ca­li­fi­ca de “cier­to bue­nis­mo” por par­te de Oc­ci­den­te, Az­zed­di­ne se ha con­ver­ti­do en una voz am­plia­men­te re­co­no­ci­da en Fran­cia, don­de sus no­ve­las an­te­rio­res han si­do si­nó­ni­mo de éxi­to.

¿Qué camino pueden se­guir las mu­je­res en paí­ses re­gi­dos por el in­te­gris­mo is­lá­mi­co?

La­men­ta­ble­men­te, no tie­nen de­ma­sia­das op­cio­nes. So­lo les queda la su­mi­sión o la muer­te. Por eso a ve­ces, co­mo di­ce la pro­ta­go­nis­ta de mi no­ve­la, mo­rir es una se­ñal de re­sis­ten­cia. Cuan­do la vi­da es tan atroz, es pre­fe­ri­ble mo­rir an­tes que vi­vir arro­di­lla­da.

Pe­se a la bru­tal si­tua­ción en la que es­tá in­mer­sa, la pro­ta­go­nis­ta nun­ca pier­de la fe en Dios.

Es cier­to, nun­ca. En reali­dad, Bil­qiss con­si­de­ra que los in­te­gris­tas le han ro­ba­do su dios y les plan­tea un pul­so. Creo que es­tas mu­je­res son muy pu­ras en su for­ma de en­ten­der la re­li­gión, por­que la acep­tan sin tan­ta re­fle­xión y, so­bre todo, le dan gra­cias a Dios en vez de pe­dir­le per­dón. Es­to las con­vier­te en unas ico­no­clas­tas. Son más mo­der­nas que mu­chas mu­je­res que lle­van mi­ni­fal­da.

Ser cul­to no lo re­suel­ve todo, pe­ro la edu­ca­ción es pri­mor­dial. Quien no tie­ne ar­gu­me­tos, gol­pea

Orien­te tie­ne ca­da vez me­nos co­sas con las que

so­ñar. Es­tá prác­ti­ca­men­te des­trui­do

¿Por qué pro­vo­ca tan­to mie­do una mu­jer dís­co­la co­mo ella?

Por­que es in­con­tro­la­ble. Lo que más te­men los in­te­gris­tas de Bil­qiss, la pro­ta­go­nis­ta, es que, co­mo no tie­ne na­da que per­der, ac­túa co­mo una mu­jer com­ple­ta­men­te li­bre. Siem­pre ha exis­ti­do la ne­ce­si­dad de con­tro­lar y pue­de ha­cer­se de mu­chas ma­ne­ras: a tra­vés de un bur­ka, de de­re­chos fun­da­men­ta­les su­pri­mi­dos...

O prohi­bien­do el ac­ce­so a la edu­ca­ción.

Ser cul­to no lo re­suel­ve todo, pe­ro co­mo mí­ni­mo te per­mi­te si­tuar­te en el mun­do de una for­ma de­ter­mi­na­da. La edu­ca­ción es pri­mor­dial. Quien no tie­ne ar­gu­men­tos, gol­pea.

¿Co­no­ce­mos real­men­te la reali­dad del mun­do ára­be?

Se­gu­ra­men­te, no. Lo que co­no­ce­mos del mun­do ára­be es She­re­za­de. Orien­te ca­da vez tie­ne me­nos co­sas con las que so­ñar. Es­tá prác­ti­ca­men­te des­trui­do.

Has di­cho al­gu­na vez que no te con­si­de­ras fe­mi­nis­ta. ¿Es cier­to?

Es que no me gus­ta po­ner eti­que­tas. Te­mo que al­guien se pue­da sen­tir ex­clui­do. Pa­ra mí, un hom­bre que ama la justicia es fe­mi­nis­ta.

Por su­pues­to, pe­ro, in­clu­so en Oc­ci­den­te, las mu­je­res te­ne­mos mo­ti­vos por los que lu­char.

Des­de lue­go, es cier­to, y de­be­mos ser fuer­tes y re­cla­mar nues­tros de­re­chos e in­ten­tar cam­biar le­yes si es ne­ce­sa­rio. Ade­más, creo que tam­bién aquí se nos con­tro­la, aun­que sea de for­ma me­nos vi­si­ble. No se tra­ta de lle­var un pa­ñue­lo o no, fu­mar o no. Es­to es fe­mi­nis­mo bur­gués. ¿Sa­bes cuál es en mi opi­nión el ver­da­de­ro fe­mi­nis­mo?

¿Cuál?

Con­se­guir que una mu­jer pue­da vi­vir sin un hom­bre al la­do si así lo desea. Mi pa­dre siem­pre me re­pe­tía la im­por­tan­cia que sus hi­jas tu­vie­ran in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca.

¿Qué ti­po de edu­ca­ción tu­vis­te?

En mi ca­sa nun­ca ha ha­bi­do di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res. Mi pa­dre era un hom­bre muy es­tric­to; yo no po­día sa­lir de no­che, na­da de no­vios... Pe­ro nun­ca me prohi­bía na­da por­que sí: siem­pre ha­bía una ex­pli­ca­ción de­trás y, so­bre todo, pa­ra mi her­mano ma­yor era lo mis­mo. Él tam­po­co po­día ir a dis­co­te­cas y tam­bién ayu­da­ba en ca­sa.

En ca­sa has vi­vi­do dos cul­tu­ras: la mu­sul­ma­na y la eu­ro­pea.

Sí, y no sa­bría de­cir­te qué he co­gi­do de ca­da una. Mi pa­dre me trans­mi­tio su re­li­gión sin im­po­ner­la, y yo la abra­cé li­bre­men­te. Cuan­do re­zá­ba­mos, a me­nu­do nos da­ban ata­ques de ri­sa. Du­ran­te los días del Ra­ma­dán, co­mía­mos a es­con­di­das. En ca­sa siem­pre ha ha­bi­do mu­cha di­ver­sión.

Has te­ni­do suer­te: otras mu­je­res no han vi­vi­do es­ta reali­dad.

Por su­pues­to, sé que soy una afor­tu­na­da. Ten­go ami­gas ára­bes con si­tua­cio­nes muy dis­tin­tas.

¿Qué po­de­mos hacer pa­ra ayu­dar a las mu­je­res mu­sul­ma­nas que vi­ven en si­tua­cio­nes ex­tre­mas?

De for­ma in­me­dia­ta, muy po­ca co­sa. Creo que en Eu­ro­pa de­be­ría­mos ser más hu­mil­des. Es co­mo que mi­ra­mos el mun­do y de­ci­mos, a ver: ¿a quien nos to­ca ayu­dar hoy? Ac­tual­men­te es la mu­jer mu­sul­ma­na opri­mi­da, igual que ha­ce diez años eran los ni­ños ne­gros que se mo­rían de ham­bre. Nues­tras emo­cio­nes pa­re­cen fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Yo pre­fie­ro me­nos emo­ción pun­tual y más re­fle­xión du­ran­te todo el año.

Es de­cir, ¿hay cier­ta hi­po­cre­sía en nues­tro com­por­ta­mien­to?

Mi pro­ta­go­nis­ta rehú­sa la sim­pa­tía de la pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se que se in­tere­sa por su ca­so por­que no quie­re en­trar en el cli­ché de mu­jer mu­sul­ma­na opri­mi­da. Yo me pre­gun­ta­ría: ¿por qué una chi­ca mu­sul­ma­na per­ci­be co­mo un in­sul­to la ama­bi­li­dad o in­clu­so la so­li­da­ri­dad de una oc­ci­den­tal? Es algo muy pro­fun­do que re­quie­re re­fle­xión.

¿Cuál es tu con­clu­sión?

Yo creo que es di­fí­cil acep­tar la so­li­da­ri­dad de al­guien cu­yo país ha par­ti­ci­pa­do en des­truir el mío.

7H UH¿HUHV D ODV OODPDGDV JXHUUDV pre­ven­ti­vas.

Sí. El con­cep­to de gue­rra hu­ma­ni­ta­ria es un oxí­mo­ron. Y aho­ra pa­ga­mos el pre­cio. Mis hi­jos pueden mo­rir to­man­do un he­la­do en una te­rra­za. Pe­ro no veo di­fe­ren­cia en­tre mi hi­jo, el tu­yo o el de una fa­mi­lia si­ria. To­dos que­re­mos to­mar un he­la­do tran­qui­la­men­te. El te­rro­ris­mo no es un pro­ble­ma ex­clu­si­va­men­te re­li­gio­so. El pro­ble­ma real es el de­vas­ta­dor ni­vel de in­jus­ti­cia en­tre los se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.