Los 30

Ma­ría de León “Nun­ca per­dono la lim­pie­za fa­cial, aun­que lle­gue muy can­sa­da” La in­fluen­cer ex­per­ta en via­jes y es­ti­lo de vi­da nos cuen­ta có­mo se cui­da y de qué ma­ne­ra afec­ta su fre­né­ti­co rit­mo de vi­da a la ca­li­dad de su piel. Dis­ci­pli­na­da y muy na­tu­ral,

AR - - BELLEZA -

Asus 37 años, de­rro­cha una vi­ta­li­dad en­vi­dia­ble. Aca­ba de lle­gar de Los Ángeles, es­tá a pun­to de via­jar a Ma­rra­kech y tie­ne mil pla­nes en la agen­da, esa mis­ma que lle­na con las ex­pe­rien­cias que trae de to­dos los paí­ses que vi­si­ta y que des­pués cuen­ta a sus mi­les de se­gui­do­res. Ma­ría de León, que años atrás tra­ba­jó co­mo mo­de­lo y aho­ra se de­di­ca a las re­la­cio­nes pú­bli­cas y al desa­rro­llo de con­te­ni­dos de li­festy­le, con­fie­sa que tie­ne que ser es­pe­cial­men­te dis­ci­pli­na­da en sus cui­da­dos de la piel, por­que si no la ten­dría muy es­tro­pea­da: “Lo que más la fa­ti­ga son los via­jes y los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra. Ade­más, y aun­que yo ten­go una piel bas­tan­te agra­de­ci­da, tam­bién es sen­si­ble a ve­ces, y con mu­cha ten­den­cia a te­ner man­chas. Por eso, y por­que hay que pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, lle­vo a ra­ja­ta­bla la pro­tec­ción so­lar dia­ria”.

CRE­MAS DES­DE LOS 18 AÑOS

Co­mo siem­pre se ha de­di­ca­do al mun­do de la ima­gen, des­de muy jo­ven­ci­ta se fa­mi­lia­ri­zó con las cre­mas: “Em­pe­cé a usar­las con 18 años, y siem­pre he si­do muy or­ga­ni­za­da. Me he to­ma­do en se­rio la ru­ti­na dia­ria de cui­dar la piel. Re­cuer­do que la la­ta azul de Ni­vea era lo más: la usa­ba pa­ra todo”.

Co­mo tie­ne in­terio­ri­za­do des­de en­ton­ces que hay que cui­dar­se, Ma­ría no se sal­ta nin­gún pa­so del pro­to­co­lo ‘ofi­cial’: “La cre­ma an­ti­bol­sas pa­ra el con­torno de ojos es un im­pres­cin­di­ble, la hi­dra­tan­te y la pro­tec­ción so­lar, y las fór­mu­las con re­ti­nol pa­ra la no­che, esas que no fal­ten por­que al le­van­tar­me noto que mi piel ha re­co­bra­do la luz, es­tá ju­go­sa, co­mo rejuvenecida. Y aun­que ape­nas me ma­qui­llo, siem­pre lim­pio la piel con un pro­duc­to de Cla­rins que se uti­li­za en la du­cha, por­que la polución ha­ce es­tra­gos. Nun­ca per­dono la lim­pie­za fa­cial aun­que lle­gue muy can­sa­da a ca­sa”.

La es­te­ti­cis­ta Car­men Na­va­rro nos cuen­ta qué su­ce­de en la piel de una mu­jer a par­tir de los trein­ta años: “El rit­mo de vi­da en es­ta fran­ja de edad co­mien­za a ha­cer­se ver­ti­gi­no­so. Al es­trés del tra­ba­jo se aña­den los ni­ños y las reunio­nes so­cia­les. Los sig­nos de fa­ti­ga ha­cen ac­to de pre­sen­cia y la piel pier­de elas­ti­ci­dad, que no re­cu­pe­ra co­mo a los vein­te. De­vol­ver la lu­mi­no­si­dad se con­vier­te en prio­ri­dad”. Pa­ra re­for­zar la barrera pro­tec­to­ra, y siem­pre que su tra­ba­jo se lo per­mi­te, apro­xi­ma­da­men­te ca­da mes y me­dio o dos me­ses Ma­ría acude al cen­tro de Car­men Na­va­rro a ha­cer­se una lim­pie­za, “y todo lo que ella quie­ra ha­cer­me. Con­fío al cien por cien en su pro­fe­sio­na­li­dad. Me de­jo lle­var...”.

Ma­ría ha he­cho su­ya la pre­mi­sa de que “si algo fun­cio­na, no lo cam­bies”, y se man­tie­ne fiel a lo que sa­be que le fun­cio­na: “Una vez me pa­só que, co­mo te­nía ac­ce­so a mu­chos pro­duc­tos que iban sacando las mar­cas, los pro­ba­ba to­dos y mi piel de re­pen­te pro­tes­tó: me sa­lie­ron gra­ni­tos y se me es­tro­peó un mon­tón. Hay que se­guir un or­den, con sen­ti­do co­mún, y de­jar­se ase­so­rar, aten­der al ti­po de piel de ca­da una y a sus ne­ce­si­da­des. No vale todo”.

ADICTA AL YOGA Y AL SPIN­NING

La se­vi­lla­na se cui­da, y mucho. No le gus­ta tras­no­char, no be­be (so­lo cer­ve­za sin al­cohol y al­gu­na vez por­que “es bue­na pa­ra el pe­lo”), no fu­ma... por­que sa­be que lle­var una vi­da y unos há­bi­tos des­or­de­na­dos es­tro­pea la ca­li­dad de la piel y apa­ga su tono: “Yo ape­nas sal­go, siem­pre he si­do muy tran­qui­la en ese as­pec­to. Y ha­go yoga y spin­ning, pa­ra mí la com­bi­na­ción per­fec­ta por­que mien­tras que el pri­me­ro re­la­ja los múscu­los y la men­te, y me ayu­da a es­ti­rar las ar­ti­cu­la­cio­nes (siem­pre si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de mi en­tre­na­do­ra), el se­gun­do es car­dio a to­pe, me ha­ce su­dar. Los fi­nes de se­ma­na no me fal­tan mi par­ti­do de pá­del y la bi­ci: soy adicta. Cuan­do me voy por ahí, a otro país, pa­ra es­cri­bir mis con­te­ni­dos de via­jes, lo pri­me­ro que ha­go es al­qui­lar­me una bi­ci y re­co­rrer las ciu­da­des con ella. Ya, si en­ci­ma pue­do ir en bi­ci al cam­po, es lo más”.

Nos ha que­da­do claro que Ma­ría de León es cons­cien­te de que a par­tir de los trein­ta hay que re­for­zar los cui­da­dos, pe­ro no ha po­di­do ne­gar­nos que la ge­né­ti­ca es la ge­né­ti­ca: “Ten­go una for­ma cor­po­ral atlé­ti­ca. Es de fa­mi­lia: ten­go las pier­nas fuer­tes y so­mos to­dos gran­des, y si en­gor­da­mos se nos ve gi­gan­tes. A pe­sar de eso, yo no cui­do mi ali­men­ta­ción pa­ra no en­gor­dar, sino pa­ra sen­tir­me bien des­de den­tro. In­ten­to que sean pro­duc­tos or­gá­ni­cos, evi­to los fri­tos, to­mo mu­cha fru­ta, ave­na... La co­mi­da que más me cu­rro es el desa­yuno, y quie­ro sa­lir de él con ener­gía. Por eso to­mo fru­tos ro­jos, zumos na­tu­ra­les, tos­ta­da de sal­món, que es an­ti­oxi­dan­te, un re­vuel­to de hue­vo... Las ce­nas in­ten­to que ten­gan pro­teí­nas con ver­du­ra. Me encanta la co­mi­da ja­po­ne­sa, soy

Pa­ra evi­tar la re­ten­ción de lí­qui­dos en las pier­nas me vie­ne muy bien la pre­so­te­ra­pia”

adicta al té verde, y a la le­che en­ri­que­ci­da con ome­ga 3”. Pa­ra con­tro­lar la cir­cu­la­ción de sus pier­nas, algo que le preo­cu­pa por­que re­tie­ne mu­chos lí­qui­dos, se re­ga­la siem­pre que pue­de ma­sa­jes de dre­na­je lin­fá­ti­co y se apun­ta a la pre­so­te­ra­pia, “una téc­ni­ca muy agra­da­ble que ade­más las ali­ge­ra y re­du­ce la hin­cha­zón”.

Pa­ra dar­le fuer­za y bri­llo a su ca­be­llo, que es fi­ni­to, con­fía en una fór­mu­la ma­gis­tral que le pre­pa­ran en la far­ma­cia. Ma­ría apuesta por los pro­duc­tos con acei­te de ar­gán ul­tra­nu­tri­ti­vo, y re­nie­ga de las ex­ten­sio­nes: “Me es­tre­san mu­chí­si­mo. Una vez me las pu­se y tu­ve que qui­tár­me­las por­que no so­por­ta­ba no po­der me­ter los de­dos en el pe­lo, ni ce­pi­llar­lo en con­di­cio­nes. Cuan­to más na­tu­ral, me­jor que me­jor”.

Jer­sey de Es­sen­tiel.

Blu­sa de Es­sen­tiel, va­que­ro de IKKS y san­da­lias de San­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.