Los 50

Silvia Mar­só “No be­bo al­cohol, ni he fu­ma­do nun­ca, y eso la piel lo agra­de­ce” La ac­triz ca­ta­la­na re­con­ver­ti­da en em­pre­sa­ria tea­tral pre­su­me de piel por mé­ri­tos pro­pios, sin gran­des ‘ayu­das’. Su se­cre­to con­fe­sa­ble es­tá en eli­mi­nar cier­tos tó­xi­cos de su d

AR - - BELLEZA -

No to­ma ali­men­tos pro­ce­sa­dos, ni re­fres­cos. Cuan­do sa­le de fies­ta su be­bi­da fa­vo­ri­ta es el agua con li­món, to­ma mu­cha ver­du­ra y es fan de las tiendas de co­mi­da eco­ló­gi­ca. La pas­ta ni la prue­ba, ja­más ha fu­ma­do o be­bi­do al­cohol y es­tá se­gu­ra de que esos há­bi­tos tan sa­lu­da­bles se re­fle­jan en la ca­li­dad de su piel que, a sus 53 años, es en­vi­dia­ble. Y eso, a pe­sar de que el rit­mo vi­tal de Silvia Mar­só es in­ten­so: “Des­de agos­to, cuan­do es­tre­na­mos, no he pa­ra­do, todo eso teniendo en cuen­ta que tar­dé más de un año en pre­pa­rar el mu­si­cal que pro­duz­co y pro­ta­go­ni­zo, una his­to­ria apa­sio­nan­te que lle­gó a mi vi­da gra­cias a un li­bro que me re­ga­ló Eloy Azo­rín: 24 ho­ras en la vi­da de una mu­jer, de Ste­fan Zweig. Un sue­ño que ya es­tá en mar­cha y con el que lle­ga­ré a Madrid el 13 de di­ciem­bre”. En su nue­vo es­pec­tácu­lo, Silvia can­ta, bai­la e in­ter­pre­ta, un so­bre­es­fuer­zo que le exi­ge estar muy en for­ma pa­ra dar­lo todo so­bre el es­ce­na­rio: “Las ac­tri­ces so­mos muy vul­ne­ra­bles por­que te­ne­mos que po­ner­nos en la piel de otra per­so­na, y ha­cer­lo creí­ble. Pa­ra que te ha­gas una idea, yo voy una vez al mes a psi­co­te­ra­pia pa­ra va­ciar mis blo­queos. Y el es­trés que vi­vo afec­ta a mi piel, que es bas­tan­te reac­ti­va, so­bre todo a los cos­mé­ti­cos con per­fu­me”.

YOGA,TAI CHÍ Y PI­LA­TES

Co­mo du­ran­te años ha es­ta­do in­mer­sa en su gran pro­yec­to, “el más com­ple­to” de su ca­rre­ra se­gún la ac­triz, ha des­cui­da­do el ejer­ci­cio, aun­que tie­ne pen­sa­do re­to­mar­lo con un en­tre­na­dor per­so­nal y re­cu­pe­ran­do sus cla­ses de yoga, tai­chí y pi­la­tes, “por­que es lo que man­tie­ne el eje, lo que te ayu­da a su­je­tar to­da la mus­cu­la­tu­ra cor­po­ral”. Silvia es­tá muy se­gu­ra de sí mis­ma y atra­vie­sa un gran mo­men­to vi­tal. Co­mo ella mis­ma di­ce, “las mu­je­res de 50 años de hoy en día es­ta­mos es­tu­pen­das por­que te­ne­mos la cul­tu­ra de cui­dar­nos. Nues­tras ma­dres eran mucho más se­den­ta­rias”.

Por lo que res­pec­ta a su cu­tis, tie­ne un se­cre­to de to­ca­dor que nun­ca le fa­lla: el acei­te de al­men­dras. Lo mis­mo lo uti­li­za pa­ra des­ma­qui­llar­se tras una fun­ción en el tea­tro que pa­ra ali­viar la piel es­tre­sa­da du­ran­te el día cuan­do se acues­ta: “Sen­ci­llo, pe­ro efec­ti­vo”, con­fie­sa. “Por la ma­ña­na he des­cu­bier­to la cre­ma de ce­ra­mi­das de Eli­za­beth Ar­den y me va ge­nial. Ade­más, lle­va in­cor­po­ra­da la pro­tec­ción so­lar, algo que con­si­de­ro im­pres­cin­di­ble pa­ra evi­tar que sal­gan man­chas”.

Pe­ro apar­te de es­tos cui­da­dos bas­tan­te bá­si­cos, la ver­dad, Silvia pre­su­me de po­ca ayu­da ex­tra: “No me ha­go na­da es­pe­cial. No voy a dar­me ma­sa­jes ha­bi­tual­men­te por fal­ta de tiem­po, aun­que ya me gus­ta­ría. So­lo me ha­go dos lim­pie­zas de cu­tis al año. Po­co más. Na­da de in­yec­cio­nes, de mo­men­to, aun­que ima­gino que den­tro de po­co ten­dré que em­pe­zar a bus­car ayu­da en la me­di­ci­na es­té­ti­ca. La ca­li­dad de mi piel es bue­na pa­ra la edad que ten­go, pe­ro las cre­mas lle­ga un pun­to en el que no son su­fi­cien­te”.

AYU­DA DE LA ME­DI­CI­NA ES­TÉ­TI­CA

Las arru­gas, a la ac­triz, le pa­re­cen jus­tas y ne­ce­sa­rias: “¿Có­mo vas a ser ac­triz, in­ter­pre­tar pa­pe­les de mu­je­res reales, y no te­ner ex­pre­sión en tu ros­tro? Yo ne­ce­si­to ser creí­ble, y me gus­tan mis arru­gas. Si te ope­ras mucho lle­ga un mo­men­to en que no tie­nes edad, y eso no me sir­ve: no quie­ro ser una ca­re­ta. A mí na­die me exi­ge ser una sex sym­bol: nun­ca he si­do un pa­ra­dig­ma de be­lle­za. Soy nor­ma­li­ta, y así me sien­to más tran­qui­la. No soy cons­cien­te de esa presión”.

Pe­ro no todo son pa­ra­bie­nes. A Silvia no le gus­tan na­da sus ma­nos: “Pa­re­cen las de una an­cia­na, me ho­rro­ri­zan. Co­mo ha­go pe­sas, se me no­tan mucho las ve­nas... ¡Un ho­rror!”. Y de su ros­tro son los la­bios lo que en otro tiem­po le hu­bie­ra gus­ta­do mo­di­fi­car: “Me­nos mal que no lo hi­ce, por­que aho­ra vuel­ven a estar de mo­da los la­bios nor­ma­les. Du­ran­te años he­mos con­vi­vi­do con la presión de que los la­bios te­nían que ser car­no­sos, grue­sos, y por cul­pa de esa mo­da se han he­cho mu­chas sal­va­ja­das”. La ce­lu­li­tis y la fla­ci­dez de los bra­zos son otro ca­ba­llo de ba­ta­lla pa­ra ella, pe­ro sin lle­gar a ob­se­sio­nar­la. Cuan­do tie­ne que asis­tir a una fies­ta, de lo pri­me­ro que echa mano es de las pes­ta­ñas pos­ti­zas: “Me en­can­tan, aho­ra ha­cen ver­da­de­ras vir­gue­rías y se po­nen y se qui­tan fá­cil­men­te. Pa­ra mí han si­do todo un des­cu­bri­mien­to, aun­que yo siem­pre me pon­go las más dis­cre­tas”.

La piel de Silvia es es­tu­pen­da, tie­ne bue­na ge­né­ti­ca, pe­ro lla­ma la aten­ción tam­bién su me­le­na, “pa­ra la que nun­ca uti­li­zo tin­tes al uso, sino je­na na­tu­ral pa­ra cu­brir las ca­nas. Mez­clo la je­na con li­món en ca­sa y me la apli­co en la raíz. Aho­ra es­toy un po­co preo­cu­pa­da por­que se me cae bas­tan­te, pe­ro es­pe­ro que sea por cul­pa del oto­ño y na­da más. Me gus­ta mi pe­lo, la ver­dad, pe­ro

apar­te del cham­pú de L’Oréal pa­ra ca­be­llos sen­si­bles y un spray pa­ra po­der­lo pei­nar, con una mascarilla se­ma­nal, po­co más tiem­po le de­di­co”.

El doc­tor Ra­món Vi­la-Ro­vi­ra aña­de al­gu­nos con­se­jos ge­ne­ra­les pa­ra las pie­les a los cin­cuen­ta años: “En es­ta fran­ja de edad sue­le apa­re­cer la me­no­pau­sia, con la con­si­guien­te pér­di­da de es­tró­ge­nos y tes­tos­te­ro­na. Ade­más de dor­mir bien, pro­cu­rar lle­var una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y evi­tar el es­trés en la me­di­da de lo po­si­ble, hay que usar los cos­mé­ti­cos ade­cua­dos a dia­rio y ayu­dar­se de la me­di­ci­na es­té­ti­ca pa­ra re­cu­pe­rar la vi­ta­li­dad, ha­cien­do más ama­ble el pa­so del tiem­po. Silvia ha­ce muy bien al no fu­mar, por­que el ta­ba­co es uno de los prin­ci­pa­les in­duc­to­res del en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo”.

Me preo­cu­pan la ce­lu­li­tis y la fla­ci­dez de los bra­zos, y ya ten­go un en­tre­na­dor per­so­nal pa­ra

ata­jar­lo”

Mono ne­gro, de Cha­cok. Gar­gan­ti­lla, de Ágat­ha París

Tra­je de Bea­tri­ce B. Pen­dien­tes de Bohe­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.