Un pa­so más ha­cia el re­ju­ve­ne­ci­mien­to

A la ho­ra de rejuvenecer el ros­tro no vale con re­lle­nar arru­gas sin más, lo im­por­tan­te es es­ti­mu­lar el pro­pio colágeno pa­ra que los te­ji­dos se re­po­si­cio­nen.

AR - - BELLEZA - PA­RA MA­YOR IN­FOR­MA­CIÓN DE TRA­TA­MIEN­TOS FA­CIA­LES Y CLÍ­NI­CAS EN TO­DA ES­PA­ÑA:

Uno de los pri­me­ros sig­nos de que el tiem­po pa­sa por nues­tra piel es que fa­bri­ca­mos me­nos colágeno. Es­to ocu­rre por­que dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de hor­mo­nas y, en con­se­cuen­cia, la piel se vuel­ve más fi­na y apa­re­cen la fla­ci­dez y las arru­gas. De he­cho, des­pués de los 40 años la pro­duc­ción de colágeno ba­ja un 1 % al año y a par­tir de los 70, un 30 %.

Pa­ra crear colágeno nue­vo hay que evi­tar la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres gra­cias a los an­ti­oxi­dan­tes: co­mer fru­ta y ver­du­ra, no fu­mar, apar­tar la con­ta­mi­na­ción, el es­trés y el ejer­ci­cio ex­tre­mo de nues­tras ru­ti­nas... Pe­ro tam­bién exis­ten téc­ni­cas de me­di­ci­na es­té­ti­ca que son ca­pa­ces de es­ti­mu­lar su pro­duc­ción. Pa­ra el Dr. Jo­sé Car­los Sán­chez Acos­ta, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Es­té­ti­ca, Nu­tri­ción y Ci­ru­gía Es­té­ti­ca de la Clí­ni­ca Ca­na­ria “ha­cen fal­ta re­lle­nos dér­mi­cos que es­ti­mu­len el colágeno pro­pio, ge­ne­ran­do una es­pe­cie de ma­lla que tense los te­ji­dos”. El ex­per­to ha en­con­tra­do en las es­fe­ras de po­li­ca­pro­lac­to­na (PCL) el in­yec­ta­ble ideal. Por un la­do, un gel por­ta­dor de car­bo­xi­me­til­ce­lu­lo­sa (CMC) per­mi­te el efec­to plump in­me­dia­to; por otro, la es­ti­mu­la­ción se­cun­da­ria y pro­gre­si­va del pro­pio colágeno se con­si­gue con la po­li­ca­pro­lac­to­na. “Es de al­to per­fil de seguridad, los re­sul­ta­dos son in­me­dia­tos y pre­de­ci­bles y du­ra has­ta cua­tro años – de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des de ca­da pa­cien­te–”. Pa­ra es­te doc­tor, el re­lleno de po­li­ca­pro­lac­to­na “es el bio­es­ti­mu­la­dor de colágeno reab­sor­bi­ble a la me­di­da. Todo son ven­ta­jas, por­que es­ta­mos ha­blan­do de un ma­te­rial au­tó­lo­go, es de­cir, ge­ne­ra­do por el pro­pio cuer­po, y que ac­túa en una so­la se­sión”.

Dos efec­tos en uno

Las in­fil­tra­cio­nes con po­li­ca­pro­lac­to­na con­si­guen una co­rrec­ción in­me­dia­ta gra­cias al gel de CMC; y

ade­más, lo­gran una vo­lu­mi­ni­za­ción du­ra­de­ra al es­ti­mu­lar el colágeno me­dian­te las mi­cro­es­fe­ras de PLC, un pro­ce­so que se em­pie­za a no­tar a par­tir de los 3-6 me­ses de la in­fil­tra­ción. Gra­cias a es­ta do­ble ac­ción, el óva­lo y las es­truc­tu­ras fa­cia­les re­cu­pe­ran sus for­mas, algo de lo que se be­ne­fi­cian aque­llos ros­tros con evi­den­tes sig­nos del pa­so del tiem­po y un des­col­ga­mien­to evi­den­te.

Dón­de uti­li­zar­los

Las zo­nas ‘diana’ de in­fil­tra­ción de co­nos con gel de po­li­ca­pro­lac­to­na (PCL) son los pómulos, el men­tón, co­rrec­ción de la for­ma de la na­riz o re­lleno de las arru­gas na­so­ge­nia­nas. Y siem­pre pen­san­do que gra­cias a las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te re­lleno dér­mi­co, no so­lo se no­ta­rán los efec­tos de for­ma in­me­dia­ta, sino que irán me­jo­ran­do al ca­bo del tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.