Por fin, más fir­me­za

Un des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co con­si­gue que cier­tas cé­lu­las ma­dre se ac­ti­ven pa­ra re­cons­truir la piel des­de el in­te­rior.

AR - - BELLEZA - Tex­to: SO­NIA GUIJARRO

Des­de que na­ce­mos apa­re­ce en nues­tra piel el efec­to de la gra­ve­dad. Pe­ro es a par­tir de los cua­ren­ta años cuan­do co­men­za­mos a ser cons­cien­tes del pro­ble­ma del des­col­ga­mien­to de las fac­cio­nes por cul­pa de la pér­di­da de colágeno y elas­ti­na y, co­mo aca­ba de ver Shi­sei­do, por­que la gra­sa in­va­de los ‘hue­cos’ que que­dan, sin nin­gún efec­to ten­sor.

Y es que, aun­que de­pen­de del es­ti­lo de vi­da y de la ge­né­ti­ca, Con­sue­lo Mohe­dano, di­rec­to­ra de For­ma­ción de Shi­sei­do, nos ex­pli­ca los avances: “Has­ta aho­ra se pen­sa­ba que el ori­gen de es­te ‘en­ve­je­ci­mien­to gra­vi­ta­cio­nal’ so­lo se pro­du­cía por la dis­mi­nu­ción del colágeno y la elas­ti­na, pe­ro aho­ra sa­be­mos que tam­bién se for­man unas pe­que­ñas bol­sas en el in­te­rior de la piel que se re­lle­nan con gra­sa sub­cu­tá­nea de me­nor den­si­dad, in­ca­paz de dar una es­truc­tu­ra nor­mal al cu­tis. La so­lu­ción es ac­ti­var las cé­lu­las ma­dre con ca­pa­ci­dad de mi­grar pa­ra que la piel pue­da re­lle­nar­se don­de ha­ce fal­ta y ten­sar­se des­de den­tro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.