El nue­vo paraíso foo­die

Via­ja­mos has­ta Cen­troeu­ro­pa pa­ra re­des­cu­brir la ca­pi­tal che­ca a tra­vés del pa­la­dar. Una ci­ta gour­met per­fec­ta pa­ra los aman­tes de la bue­na me­sa.

AR - - GASTRO - Tex­to: Mª ÁNGELES ARA­GO­NE­SES Fo­tos: AÍ­DA LÓ­PEZ

Siem­pre es una bue­na idea re­vi­si­tar la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Che­ca. Más allá de su le­gen­da­rio castillo y del mí­ti­co re­loj as­tro­nó­mi­co de la Ciu­dad Vie­ja, más allá del afa­ma­do cris­tal de Bohe­mia y sus ro­mán­ti­cas ca­lles em­pe­dra­das, en es­ta oca­sión via­ja­mos has­ta Pra­ga con un pro­pó­si­to me­ra­men­te gour­met: re­des­cu­brir la ciu­dad de Kaf­ka a tra­vés de sus sa­bo­res. Pues­to que no so­lo de mo­nu­men­tos vi­ve nues­tro es­pí­ri­tu via­je­ro, nos pre­pa­ra­mos pa­ra de­lei­tar­nos con sus contundentes so­pas, sus sa­bro­sos guisos, sus sem­pi­ter­nas tar­tas, su in­ter­na­cio­nal­men­te lau­rea­da cer­ve­za y su tí­pi­co vino ca­lien­te. Así, des­cu­bri­mos una ciu­dad muy trendy don­de los res­tau­ran­tes y las ca­fe­te­rías de di­se­ño con­vi­ven con la me­jor tra­di­ción cu­li­na­ria che­ca.

Pra­ga es una ciu­dad pa­ra ser pa­tea­da y sa­bo­rea­da. El cen­tro his­tó­ri­co per­mi­te re­co­rrer­lo a pie (eso sí, con cal­za­do có­mo­do, el em­pe­dra­do obli­ga) y, pre­ci­sa­men­te, es­te pa­seo gas­tro co­mien­za en la ca­lle. En los pues­tos ca­lle­je­ros re­par­ti­dos por todo el cen­tro es más que re­co­men­da­ble caer en la ten­ta­ción de pro­bar un tdrlo, dulce tí­pi­co con ca­ne­la (50 co­ro­nas, al cam­bio dos eu­ros) o un ko­la­cek mak, un bo­lli­to de amapola (la Re­pú­bli­ca Che­ca es el se­gun­do pro­duc­tor de Eu­ro­pa en se­mi­llas de amapola), o su ver­sión con re­que­són, el tva­roh.

Otra ci­ta obli­ga­da es el mercadillo que ca­da sá­ba­do atra­ca a ori­llas del río Mol­da­va. La Ca­sa Dan­zan­te, el

edi­fi­cio de Frank Gehry ins­pi­ra­do en Fred As­tai­re y Gin­ger Ro­gers, mar­ca el ini­cio de un re­co­rri­do ja­lo­na­do por pues­tos con la me­jor mer­me­la­da ca­se­ra de Eu­ro­pa (si ha­ce­mos ca­so a sus ven­de­do­res), flo­res, pes­ca­do fres­co... La tra­di­ción con­sis­te en com­prar sal­chi­chas cru­das (se­ka­cek) y asar­las no­so­tros di­rec­ta­men­te en el fue­go mien­tras dis­fru­ta­mos de una cer­ve­za o un vino ca­lien­te en un am­bien­te muy fa­mi­liar.

Sin tar­tas no hay paraíso

La vi­tri­na de dul­ces es om­ni­pre­sen­te en to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos de la ciu­dad. De he­cho, nos con­fie­san que, en Pra­ga, el si­tio que no tie­ne tar­tas no exis­te. En la Ga­le­ría Sve­to­zor, el es­ca­pa­ra­te de la pas­te­le­ría Ovocny Sve­to­zor (Vi­noh­rads­ka, 2828/151) es el sue­ño he­cho reali­dad de cual­quier fan de la re­pos­te­ría, con de­ce­nas de tar­tas a ba­se de fru­ta, ge­la­ti­na, cre­ma... aun­que no son tan dul­ces co­mo es­ta­mos acos­tum­bra­dos en Es­pa­ña. Pe­ro tam­bién hay una vi­tri­na sa­la­da. Aquí des­ta­can las chle­bicky, el equi­va­len­te che­co de las ta­pas: una re­ba­na­da de pan blan­co sir­ve de ca­ma a todo ti­po de in­gre­dien­tes, y dos o tres son su­fi­cien­tes pa­ra un al­muer­zo fru­gal por po­co más de un euro ca­da una. Por cier­to, una ho­ra an­tes del cie­rre (a las nue­ve de la no­che) ha­cen un 20% de des­cuen­to en todo el género.

Los aman­tes del cho­co­la­te es­tán de en­ho­ra­bue­na: en la ca­lle Li­lio­va, jus­to de­trás de la ca­lle Ca­ro­la, la ar­te­ria más tran­si­ta­da de la ciu­dad que une el puen­te de Car­los con la pla­za de la Ciu­dad Vie­ja (don­de se en­cuen­tra el re­loj as­tro­nó­mi­co), es­tá Li­lio­va, la cho­co­la­te­ría con más so­le­ra de Pra­ga. Allí po­dre­mos dis­fru­tar de una me­rien­da com­ple­ta con va­rios ti­pos de cho­co­la­te a la ta­za por tres eu­ros. Si es­ta­mos por la zo­na, tam­bién po­de­mos to­mar un ca­fé en el mis­mo es­ta­ble­ci­mien­to que fre­cuen­ta­ba Al­bert Eins­tein, en la mis­ma Pla­za Vie­ja: “Qui­zás fue aquí don­de postuló la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad” se pue­de leer en che­co en su te­rra­za. En las ca­lles de la Ciu­dad Vie­ja las pas­te­le­rías y los res­tau­ran­tes de co­mi­da in­ter­na­cio­nal se en­tre­mez­clan con tiendas

de cos­mé­ti­ca na­tu­ral, es­ta­ble­ci­mien­tos de sou­ve­nirs y cris­tal de Bohe­mia (en la mí­ti­ca Mo­sers, se pue­de vi­si­tar gra­tis la ex­po­si­ción del só­tano y ver la va­ji­lla de la boda de los re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia). Las adic­tas al shop­ping en­con­tra­rán su Val­ha­la par­ti­cu­lar a lo lar­go de la ave­ni­da de Wen­ces­lao: to­das las gran­des fir­mas es­tán en es­te ba­rrio, que en los úl­ti­mos años ha asis­ti­do al na­ci­mien­to de nu­me­ro­sos lo­ca­les con en­can­to, co­mo S&I (Vo­dia­ko­va, 708/35). Na­da co­mo sen­tar­se en el de­li­cio­so in­ver­na­de­ro de es­ta an­ti­gua tien­da de di­se­ño (aho­ra pue­de com­prar­se todo lo que se en­cuen­tra en su in­te­rior) y dis­fru­tar, có­mo no, una ex­qui­si­ta tar­ta.

La ciu­dad de los bis­trós

Otro dis­tri­to fa­mo­so por su ofer­ta de ocio es Kar­lín, un ba­rrio pa­ra pa­sear, co­mer y di­ver­tir­se. De he­cho, cuan­do el tiem­po lo per­mi­te sus ca­lles se lle­nan de pra­guen­ses y con­cier­tos al ai­re li­bre. Sus ca­sas se­ño­ria­les con­vi­ven en ar­mo­nía con ba­res y ca­fés de di­se­ño: Muj Šá­lek Kávy (‘mi que­ri­do ca­fé’, en che­co) es de vi­si­ta obli­ga­da pa­ra los ca­fe­te­ros con­fe­sos (Kri­zi­ko­va, 386/105) y los desa­yu­nos de Bis­tro Pro­ti Prou­du (Bre­zi­no­va, 22/471), que se pueden pe­dir du­ran­te todo el día, tie­nen una me­re­ci­da bue­na repu­tación.

En es­te ba­rrio se en­cuen­tra tam­bién Fo­rum Kar­li­ne, el ma­yor cen­tro au­dio­vi­sual de la ciu­dad. En la pri­me­ra plan­ta, la cer­ve­za ar­te­sa­nal del res­tau­ran­te Es­ka no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Por no ha­blar de su man­te­qui­lla sa­la­da. Y los fans con­fe­sos de los mi­ni­nos en­con­tra­rán su paraíso ga­tuno en Ka­var­na Ko­ci­ci (Kri­zi­ko­va, 22), la pri­me­ra ca­fe­te­ría don­de po­drán sen­tar­se a to­mar una tar­ta o un zu­mo ca­se­ro de re­mo­la­cha, por ejem­plo, en com­pa­ñía de sus man­sos ga­tos. Si nues­tro es­tó­ma­go ne­ce­si­ta algo más con­sis­ten­te, en U Mrtvy­ho Pta­ka (Kri­zi­ko­va, 226/16) po­dre­mos de­lei­tar­nos con las me­jo­res ham­bur­gue­sas de la ciu­dad. Al atar­de­cer, y pa­ra pa­liar el re­sul­ta­do de tan­to des­cu­bri­mien­to gas­tro, es más que re­co­men­da­ble su­bir a la co­li­na de Vít­kov pa­ra lle­gar al mo­nu­men­to na­cio­nal en ho­nor a los le­gio­na­rios caí­dos en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Las vis­tas en Pra­ga se pa­gan, pe­ro es­ta re­sul­ta una opor­tu­ni­dad úni­ca de dis­fru­tar de la ciu­dad des­de las al­tu­ras de for­ma to­tal­men­te gra­tui­ta (y de ba­jar la co­mi­da, de pa­so).

Sin du­da, el bis­tró más bonito de Pra­ga es La Bohè­me Ca­fé (Sá­zavs­ká, 32), si­tua­do en otro de los ba­rrios de mo­da de la ciu­dad, Vi­nohardy. To­mar­se uno de sus más de 30 ti­pos de té o ca­fé en uno de sus gla­mu­ro­sos so­fás de ter­cio­pe­lo es un lu­jo pa­ra los sen­ti­dos. De he­cho, re­ci­bió el Czech Bar Award 2016 en di­se­ño de in­te­rio­res. El dis­tri­to híps­ter por ex­ce­len­cia aco­ge ade­más a una gran can­ti­dad de enote­cas y res­tau­ran­tes de co­ci­na in­ter­na­cio­nal.

Pa­ra de­gus­tar la co­ci­na tra­di­cio­nal, es re­co­men­da­ble vi­si­tar U Pin­ka­su (Jung­man­no­vo, 15/16 ), una de las cer­ve­ce­rías más an­ti­guas. El ta­ma­ño de sus pla­tos de car­ne pue­de no ser ap­to pa­ra es­tó­ma­gos fru­ga­les. Una bue­na op­ción es pe­dir al­gún en­tran­te y com­par­tir el pla­to prin­ci­pal. Otra jo­ya pa­ra dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía lo­cal es Next Door (Zlat­nic­ká, 1126/3), con co­ci­na a la vis­ta. Na­da me­jor que pe­dir una so­pa pa­ra co­men­zar, co­mo man­da la tra­di­ción, y acom­pa­ñar­la de dum­plings, un sus­ti­tu­to del pan a ba­se de pa­ta­ta o ha­ri­na. Y si bus­ca­mos nue­vos sa­bo­res y sor­pren­den­tes tex­tu­ras, nues­tro des­tino se­rá Field (U Mi­losrd­ných, 12), uno de los tres res­tau­ran­tes con es­tre­lla Mi­che­lin de Pra­ga, ba­sa­do en la co­mi­da de cam­po. Su de­co­ra­ción aus­te­ra con­tras­ta con la es­pec­ta­cu­lar pre­sen­ta­ción de su me­nú de­gus­ta­ción con ma­ri­da­je de vi­nos (135 €/per­so­na). Se re­co­mien­da no ir con el es­tó­ma­go lleno. Buen pro­ve­cho.

Bis­tró La Bohe­me, en Vi­noh­rady.

Se­lec­ción de pa­nes en Field, res­tau­ran­te con es­tre­lla Mi­che­lin.

Pues­to ca­lle­je­ro de dulce y sa­la­do.

Ca­fe­te­ría Ka­var­na

Ko­ci­ci, en Kar­lin.

La Ca­sa Dan­zan­te, el edi­fi­cio de Frank Gehry, a ori­llas del Mol­da­va.

Las tar­tas, dul­ces o sa­la­das, son im­pres­cin­di­bles en cual­quier ca­fe­te­ría.

Cap­tain Candy, tien­da de dul­ces en la ca­lle Ca­ro­la.

Pues­to am­bu­lan­te en el mercadillo.

Franz Kaf­ka Ca­fé, en Nue­vo Pra­ga.

Tar­ta ca­se­ra de que­so con fram­bue­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.