Yo, Clau­dia

Fue mi­to de los no­ven­ta y du­ran­te un tiem­po se re­ti­ró con su fa­mi­lia a una gran­ja. Aho­ra vuel­ve co­mo di­se­ña­do­ra de za­pa­tos, ma­qui­lla­je y pro­duc­to­ra de ci­ne. La Schif­fer es­tá más de mo­da que nun­ca.

AR - - SUMARIO - Tex­to: IVÁN IGLE­SIAS

El re­gre­so de la mo­de­lo Clau­dia Schif­fer.

Se abre el te­lón y apa­re­cen Carla, Clau­dia, Nao­mi, Cindy y He­le­na (así, sin ape­lli­dos) subidas en pe­des­ta­les, con to­dos los fo­cos di­ri­gi­dos a sus ajus­ta­dos ves­ti­dos de la­mé dorado. De fon­do sue­na

Free­dom, de Geor­ge Mi­chael, y to­do el mun­do co­ge su mó­vil pa­ra re­gis­trar el que se­rá el mo­men­to má­gi­co de la Se­ma­na de la Mo­da de Mi­lán. Es el fi­nal más me­mo­ra­ble que la in­dus­tria de la mo­da ha vi­vi­do en mu­cho tiem­po. Do­na­te­lla Ver­sa­ce ha con­se­gui­do jun­tar a las tops de los no­ven­ta pa­ra ren­dir ho­me­na­je a su her­mano, Gian­ni Ver­sa­ce.

Las re­des so­cia­les se co­lap­san con es­tas dio­sas de un Olim­po del pa­sa­do. Es­ta­mos en 2017, Mi­lán ten­dría que ha­ber lau­rea­do a Gi­gi Ha­did y su her­ma­na Be­lla o a Ken­dall Jen­ner. Pe­ro no: cin­co mu­je­res de más de 40 años se ha­cían con to­dos los titulares. In­clu­so la hi­ja de Cindy Craw­ford, Kaia Gerber, en­ten­dió que sí, al­gún día se­rá una es­tre­lla, pe­ro la som­bra de su ma­dre si­gue sien­do to­da­vía muy alar­ga­da.

Por su par­te, Clau­dia Schif­fer (25 de agos­to de 1970) tie­ne cla­ro que “las su­per­mo­de­los co­mo an­tes ya no exis­ten”. ¿La top más gran­de de to­dos los tiem­pos no quie­re dar el re­le­vo? Siem­pre co­me­di­da en sus de­cla­ra­cio­nes, tan so­lo in­ten­ta ex­pli­car que los no­ven­ta fue­ron otros tiem­pos: “Por en­ton­ces, to­das las por­ta­das eran pa­ra no­so­tras. Hoy las mo­de­los com­par­ten es­pa­cio con it girls, ac­tri­ces o can­tan­tes. Aho­ra,

pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia y con­se­guir que se acuer­den de ti hay que hacer mu­cho más que po­sar en re­por­ta­jes y des­fi­lar. Tie­nes que mos­trar mu­chas más fa­ce­tas de ti co­mo per­so­na­je e in­clu­so de­di­car­te a otras co­sas, ade­más de a la mo­da”, co­men­ta Schif­fer, ali­via­da por no ha­ber li­dia­do con las re­des so­cia­les en su épo­ca.

Ob­je­ti­vo: ser la me­jor

Nao­mi era la exó­ti­ca, Cindy la ame­ri­can beauty, Carla la in­te­lec­tual, He­le­na la ver­sa­ti­li­dad…. y Clau­dia era la ca­nó­ni­ca, un cru­ce en­tre la de­li­ca­de­za de Bri­git­te Bar­dot y la be­lle­za bá­va­ra, blan­ca ca­si ní­vea, sa­na, sexy, equi­li­bra­da, qui­zás de­ma­sia­do se­ria: “Era el ideal de to­do el mun­do”, re­co­no­ce el fo­tó­gra­fo de mo­da Fran­ces­co Sca­vu­llo en el do­cu­men­tal Around Clau­dia Schif­fer. To­da­vía lo si­gue sien­do. En los no­ven­ta, tan so­lo ella ga­na­ba diez mi­llo­nes de eu­ros al año gra­cias a su tra­ba­jo co­mo mo­de­lo. La re­vis­ta Ti­me abrió con una ima­gen su­ya y un es­cue­to ti­tu­lar que lo di­ce to­do: “Simply Beau­ti­ful” (‘Sim­ple­men­te be­lle­za’).

“Qui­zás me de­be­ría ha­ber to­ma­do una co­pa de cham­pán de vez en cuan­do”, ase­gu­ró la ma­ni­quí en una entrevista en 2014. Pe­ro Clau­dia es­ta­ba cen­tra­da en ser la me­jor, en no fal­tar a nin­gu­na de la ci­tas de su aje­trea­da agen­da y en no de­frau­dar a nin­guno de los di­se­ña­do­res, fo­tó­gra­fos, ma­qui­lla­do­res y de­más sa­té­li­tes que la ro­dea­ban.

No to­do fue tan sen­ci­llo. Cuan­do en 1987 Mi­che­le Le­va­ton, je­fe de la agen­cia Me­tro­po­li­tan, se le acer­có en una dis­co­te­ca de Dus­sel­dorf y le pre­gun­tó si que­ría ser mo­de­lo, pen­só que le es­ta­ba to­man­do el pe­lo. En su men­te es­ta­ba es­tu­diar De­re­cho y en­trar en el bu­fe­te fa­mi­liar di­ri­gi­do por su pa­dre, Gu­drun, en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Rhein­berg. En seis me­ses es­ta­ba en Pa­rís po­san­do pa­ra la por­ta­da de la re­vis­ta Elle Fran­cia, aun­que re­co­no­ce que los dos pri­me­ros años su­frió tal can­ti­dad de re­cha­zos que ca­si aban­do­na.

En­ton­ces fue cuan­do Guess se cru­zó en su vi­da. Paul Mar­ciano se fi­jó en esa tí­mi­da chi­ca ale­ma­na y, an­te la cá­ma­ra de Ellen von Un­werth, la con­vir­tió en el nue­vo ob­je­to de de­seo de la mo­da in­ter­na­cio­nal. El pri­me­ro que reac­cio­nó a esa ex­plo­sión fue Karl La­ger­feld, tan ale­mán co­mo la Schif­fer, quien la subió en­ci­ma de la pa­sa­re­la con los mo­de­los de Cha­nel: “Cuan­do ella apa­re­ció en escena fue co­mo si sa­lie­ra el sol, y aún si­gue bri­llan­do”. Era 1989, y ha­bía na­ci­do la era de las tops.

Por su­pues­to que ha­bía com­pe­ten­cia en­tre ellas: to­das que­rían las me­jo­res por­ta­das y las me­jo­res cam­pa­ñas, pe­ro a lo lar­go de los años fue­ron la­bran­do una bue­na amis­tad que se tra­du­jo en un desas­tro­so ne­go­cio (¿os acor­dáis del Fas­hion Ca­fé?) y en mu­chas ho­ras de con­fi­den­cias: “El afec­to y la co­ne­xión que com­par­ti­mos no aca­ba­ra nun­ca. Se­gui­mos en con­tac­to de mu­chas ma­ne­ras, ya sea por Ins­ta­gram, e-mail o te­lé­fono. Y cuan­do coin­ci­di­mos en el mis­mo si­tio in­ten­ta­mos que­dar, aun­que a ve­ces no sea fá­cil”.

Ma­má mo­de­lo

Las tops atraían a to­das las mar­cas, cu­brían las car­pe­tas de los ado­les­cen­tes de to­do el mun­do (no ha­bía Fa­ce­book, y así com­par­tía­mos con el mun­do lo que nos gus­ta­ba) y sus re­la­cio­nes amo­ro­sas tam­bién lle­na­ban las re­vis­tas del co­ra­zón.

Sus seis años de no­viaz­go con Da­vid Cop­per­field die­ron mu­cho que ha­blar. No to­do el mun­do se creía que la be­lla y el ma­go tu­vie­ran una re­la­ción se­ria más allá de lo bien que les ve­nía a los dos es­tar jun­tos a ni­vel co­mer­cial. Co­mo el co­ne­jo en la chis­te­ra, un día el amor-in­te­rés des­apa­re­ció y Clau­dia mi­ró ha­cia pa­la­cio. Su bre­ve re­la­ción con Al­ber­to de Mó­na­co tam­po­co so­por­tó la pre­sión me­diá­ti­ca y se que­dó sin co­ro­na.

Schif­fer en­con­tró a su prín­ci­pe azul le­jos de pa­la­cio. En 2001 co­no­ció a Matt­hew Vaughn y a los seis me­ses ya es­ta­ban com­pro­me­ti­dos. En vez de gas­tar­se un di­ne­ral en un ani­llo de dia­man­tes, le sor­pren­dió con una tor­tu­ga. El tru­co, es­ta vez sí, fun­cio­nó, y el di­rec­tor de ci­ne se con­ver­ti­ría en su ma­ri­do en 2002 en una im­pre­sio­nan­te ce­re­mo­nia en un castillo de In­gla­te­rra.

Cas­par, Cle­men­ti­ne y Co­si­ma son los tres hi­jos de la pa­re­ja: “An­tes vi­vía­mos en Lon­dres, pe­ro cuan­do los pe­que­ños em­pe­za­ron a ir a la es­cue­la nos en­con­tra­mos un mon­tón de me­dios y de pa­pa­razz i en la puer­ta del cen­tro. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­di­mos mu­dar­nos al

cam­po, don­de pue­den te­ner una vi­da com­ple­ta­men­te nor­mal. Es­ta­mos in­ten­tan­do man­te­ner­los al mar­gen de to­do es­to el ma­yor tiem­po que po­da­mos, has­ta que un día ellos mis­mos nos di­gan a qué quie­ren de­di­car­se”. To­da la fa­mi­lia vi­ve en su enor­me gran­ja-man­sión en Cold­ham Hall, en la re­gión in­gle­sa de Suf­folk, a unas cien mi­llas de Lon­dres. Allí, han con­ver­ti­do un han­gar de he­li­cóp­te­ro en un enor­me guar­da­rro­pa con los me­jo­res di­se­ños que ha por­ta­do en su ex­ten­sa ca­rre­ra. Le­jos que­dan los días en las ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel de Nueva York, Pa­rís o Mi­lán.

Marca Schif­fer

Des­de su re­ti­ro vo­lun­ta­rio, la ale­ma­na se ha con­ver­ti­do en una mu­jer de ne­go­cios con una gran marca en­tre las ma­nos: Clau­dia Schif­fer. Ade­más, jun­to a su ma­ri­do ha co­pro­du­ci­do uno de los úl­ti­mos ta­qui­lla­zos del ci­ne de es­pías, la pe­lí­cu­la bri­tá­ni­ca Kings­man: el círcu­lo de oro.

Ad­mi­ra­da por su es­ti­lo ca­sual chic en to­do el mun­do, Clau­dia ex­plo­ra su ve­na de di­se­ña­do­ra en di­fe­ren­tes co­la­bo­ra­cio­nes. En es­te 2017, su nom­bre apa­re­ce en la sue­la de los za­pa­tos de Aquaz­zu­ra: “En cuan­to co­no­cí a Ed­gar­do Oso­rio [di­rec­tor crea­ti­vo de la fir­ma ita­lia­na], em­pe­za­mos a ha­blar so­bre mo­da y era ob­vio que es­ta­ba­mos de acuer­do en mu­chas co­sas. Tra­ba­jar jun­tos ha si­do un ver­da­de­ro pla­cer, en par­te gra­cias a esa si­ner­gia. Es­pe­ra­mos que las mu­je­res que lle­ven los za­pa­tos de nues­tra co­lec­ción es­tén igual de en­can­ta­das que no­so­tros”, ad­mi­tía en su de­but co­mo di­se­ña­do­ra en Mi­lán. Su se­gun­do pro­yec­to en el mun­do de la mo­da se cen­tra en la cos­mé­ti­ca, jun­to con la fir­ma ale­ma­na Ar­tDe­có, que lle­ga a Es­pa­ña en ex­clu­si­va en Per­fu­me­rías Dou­glas: “A lo lar­go de mi ca­rre­ra he tra­ba­ja­do con los me­jo­res ma­qui­lla­do­res del mun­do y he apren­di­do mu­cho. Yo era una mo­de­lo muy tí­mi­da, me sen­tía ra­ra con to­do el set mi­rán­do­me, pe­ro cuan­do me ma­qui­lla­ba con los di­fe­ren­tes looks era ca­paz de trans­for­mar­me en otra per­so­na. Cuan­to más dra­má­ti­co y ex­pre­si­vo era el ma­qui­lla­je, más ri­dí­cu­la, sexy o es­can­da­lo­sa sen­tía que po­día ser. In­clu­so des­pués de la se­sión, cuan­do veía las fo­to­gra­fías, pen­sa­ba: ‘No pue­do creer que esa sea yo’”.

Si lo im­por­tan­te no es lle­gar sino man­te­ner­se, Clau­dia ha cum­pli­do de so­bra con su co­me­ti­do. La edi­to­rial Riz­zo­li le de­di­ca un lu­jo­so vo­lu­men pa­ra ce­le­brar sus 30 años en la mo­da e in­clu­so inau­gu­ra un hash­tag: #CLAUDIA30YEARS. En la por­ta­da, una fo­to­gra­fía de ella com­ple­ta­men­te des­nu­da to­ma­da por Ma­rio Tes­tino en 2007, una cla­ra de­mos­tra­ción de que la ni­ña tí­mi­da de Re­na­nia se que­dó ha­ce mu­cho tiem­po en el ca­mino. “Creo que ya he tra­ba­ja­do mu­cho, y aho­ra me de­di­co a lo que me gus­ta con la gen­te que me ape­te­ce”, sen­ten­cia la top.

DE­NIM GIRL. Pi­ti­llos al­tos con ca­mi­sa o jer­sey de ra­yas, acam­pa­na­dos en un ro­llo boho o ver­sión mono... no hay vaquero que se le re­sis­ta.

1. Su pri­me­ra cam­pa­ña pa­ra Guess, en 1989.

2. Jun­to a las top de los no­ven­ta en el des­fi­le de Ver­sa­ce.

3. Sa­lo­nes de sa­tén azul de Clau­dia Schif­fer. x Aqua­zu­rra (695 €). 4. Jun­to a su ma­ri­do, Matt­hew Vaughn, en el es­treno de Kings­man: el círcu­lo de oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.