Sin mie­do a re­ci­bir

¿Es­te año la ce­na es en tu ca­sa? Le­jos de es­tre­sar­te, or­ga­ni­za ca­da uno de los pre­pa­ra­ti­vos y cau­ti­va a tus in­vi­ta­dos. El in­terio­ris­ta y di­se­ña­dor Jai­me Be­ries­tain nos da las cla­ves pa­ra vi­vir una Na­vi­dad slow sa­bo­rean­do ca­da mo­men­to.

AR - - SUMARIO - Tex­to: SAN­DRA MU­ÑOZ

Cla­ves pa­ra ser la per­fec­ta an­fi­trio­na.

En su ca­sa de cam­po de la co­mar­ca del Ba­ges (Bar­ce­lo­na), la Na­vi­dad es una fies­ta. Allí, el in­terio­ris­ta Jai­me Be­ries­tain dis­fru­ta re­ci­bien­do a sus in­vi­ta­dos. Con ellos va al huer­to a re­co­ger las ver­du­ras que más tar­de pre­pa­ra­rán jun­tos, rea­li­za arre­glos de­co­ra­ti­vos con las ra­mas y fru­tos que la pro­pia na­tu­ra­le­za le ofre­ce, en­cien­de la chi­me­nea, vis­te las si­llas con pie­les de reno y co­lo­ca su belén, he­cho por un ar­te­sano fran­cés. Él sa­be que ca­da de­ta­lle cuen­ta y reivin­di­ca dis­fru­tar de ellos sin pri­sas. Si es­te año te to­ca a ti, si­gue sus con­se­jos pa­ra ser la an­fi­trio­na per­fec­ta.

¿Cuá­les son las cla­ves pa­ra or­ga­ni­zar la ce­na so­ña­da? Hay que ser muy pre­vi­so­ra pa­ra te­ner to­do lis­to y de­di­car­te a los in­vi­ta­dos: ir al mer­ca­do con tiem­po, ele­gir un buen que­so y un pan de obra­dor, pre­pa­rar los de­ta­lles de la de­co­ra­ción, arre­glar las flo­res… El pla­cer de com­par­tir.

¿Có­mo con­vo­cas a tus in­vi­ta­dos? Los lla­mo por te­lé­fono y siem­pre con­fir­mo si tie­nen al­gu­na res­tric­ción ali­men­ti­cia (aler­gias, ce­lia­cos...) pa­ra adap­tar el me­nú.

La pri­me­ra im­pre­sión es fun­da­men­tal. ¿Có­mo los re­ci­bes? ¡Con un cálido abra­zo! En el cam­po, pre­pa­ro un zu­mo de man­za­nas, za­naho­rias y le­mon­grass o co­cino un hum­mus con gar­ban­zos del huer­to. Co­mer lo que uno ha sem­bra­do es una de las sen­sa­cio­nes más sa­tis­fac­to­rias.

¿Qué ele­men­tos de­co­ra­ti­vos eli­ges pa­ra lle­var la Na­vi­dad a tu ca­sa? Cor­ta­mos un pino y lo de­co­ro con arre­glos tra­di­cio­na­les de Na­vi­dad, pon­go en una ca­zue­la na­ran­jas y cla­vos pa­ra que la ca­sa hue­la bien y no me ol­vi­do del jar­dín: uti­li­zo guir­nal­das de lu­ces en al­gu­nos ár­bo­les al­re­de­dor de ca­sa. Por la no­che es en­can­ta­dor.

¿Cuál es la cla­ve pa­ra crear una at­mós­fe­ra re­la­ja­da y ele­gan­te? Ser siem­pre uno mis­mo. Usar ve­las, con­tro­lar la luz….

En es­tas fe­chas la de­co­ra­ción de la me­sa tam­bién es pro­ta­go­nis­ta. ¿Qué no de­be fal­tar en ella? Un man­tel bo­ni­to, unas co­pas es­pe­cia­les, y aña­dir ele­men­tos na­tu­ra­les co­mo flo­res. Si op­tas por co­lo­car mu­chas ve­las con­se­gui­rás un efec­to im­pac­tan­te y lleno de ca­rác­ter. Ade­más, dis­fru­to ha­cien­do yo mis­mo de­ta­lles co­mo los ser­vi­lle­te­ros con el nom­bre.

¿Qué de­ta­lle marca la di­fe­ren­cia? Me gus­ta con­vo­car tem­prano pa­ra que los in­vi­ta­dos ven­gan con más ener­gía, y aca­bar la ce­na con bai­les: me pa­re­ce muy di­ver­ti­do. Al día si­guien­te, es bue­na idea dar las gra­cias al an­fi­trión por men­sa­je o, me­jor aún, ha­cién­do­le lle­gar un tar­je­tón.

Cuan­do hay mu­chos in­vi­ta­dos, ¿es me­jor op­tar por una ce­na sen­ta­dos o pre­pa­rar un bu­fé?

Me­jor al­re­de­dor de una me­sa. Me gus­ta vol­ver a la ce­na tra­di­cio­nal, un mo­men­to pa­ra com­par­tir e in­ter­cam­biar. Es im­por­tan­te te­ner tiem­po pa­ra con­ver­sar con los de­más.

¿Las fies­tas son un buen mo­men­to pa­ra innovar o apues­tas por re­ce­tas clá­si­cas? Pre­fie­ro lo clá­si­co bien he­cho. Me en­can­ta la no­ve­dad, pe­ro no im­pro­vi­sar. Un me­nú ca­se­ro es la me­jor forma de crear buen am­bien­te y me gus­ta que los in­vi­ta­dos par­ti­ci­pen con­mi­go en la co­ci­na por­que se dan mo­men­tos de com­pli­ci­dad cá­li­dos. En mi ma­sía, la co­ci­na es ex­te­rior pa­ra es­tar to­da la tar­de co­ci­nan­do en com­pa­ñía.

¿El nú­me­ro de co­men­sa­les de­ter­mi­na el me­nú? Siem­pre eli­jo al­go que me per­mi­ta au­men­tar el nú­me­ro de in­vi­ta­dos a úl­ti­ma ho­ra. Por ejem­plo, un pes­ca­do en­te­ro o un cor­de­ro co­ci­na­do a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra. De pos­tre, sue­lo hacer una pa­vlo­va (me­ren­gue, crè­me pa­tis­siè­re y fru­tos ro­jos), o un mont­blanc (me­ren­gue con na­ta mon­ta­da y cre­ma de cas­ta­ñas). ¡El éxi­to es­tá ase­gu­ra­do! Cer­ca de mi ma­sía hay una que­se­ría ar­te­sa­nal que pro­du­ce

double-crè­me: una na­ta muy es­pe­sa que es un au­tén­ti­co pe­ca­do. ¡Sue­lo hacer va­rios ki­ló­me­tros de más so­lo pa­ra ir a com­prar­la!

¿Cuá­les son los ape­ri­ti­vos que nun­ca te fa­llan? Cru­di­tés con hum­mus o sal­sa de yo­gur y hierbas aromáticas y ca­viar de be­ren­je­nas sin ajo con pan de pi­ta. Tam­bién pre­pa­ro un sal­món ahu­ma­do con enel­do: tres días de coc­ción en sal y lue­go lo ahú­mo en un horno es­pe­cial. ¡Una de­li­cia!

¿Con qué be­bi­das te gus­ta acom­pa­ñar tus pla­tos? Agua, cham­pán, vino blan­co y tin­to... Eli­jo en fun­ción del me­nú.

¿Y tu cóc­tel fa­vo­ri­to? Me gus­ta el Hot Night in Ja­lis­co:

Te­qui­la re­po­sa­do, li­ma y chili.

¿De­cep­cio­na­ría­mos a nues­tros in­vi­ta­dos si no hay tu­rrón y dul­ces tí­pi­cos na­vi­de­ños en la me­sa? Forma par­te de la tra­di­ción. Hay que pro­po­ner­los, por su­pues­to. Lo me­jor es que sean ar­te­sa­na­les y de sa­bo­res clá­si­cos. Tam­bién me en­can­tan los ma­za­pa­nes y me gus­ta hacer una tar­ta Pan­do­ro: es un clá­si­co pa­net­to­ne ita­liano, cor­ta­do en tres dis­cos, y en­tre ellos in­cor­po­ro na­ta mon­ta­da re­cién he­cha y fru­tos ro­jos. La na­ta mon­ta­da es siem­pre fuen­te de ale­gría, in­clu­so si ha­ces de más, ve­rás que tus in­vi­ta­dos la aca­ba­rán.

¿Con­si­de­ras in­dis­pen­sa­ble ofre­cer ca­fé e in­fu­sio­nes? Sí. An­tes de la ce­na, de­jo pre­pa­ra­das to­das las ta­zas, cu­cha­ras y te­te­ras en una ban­de­ja, pa­ra no ir bus­cán­do­las en el úl­ti­mo mo­men­to. Ade­más de ca­fé e in­fu­sio­nes, ofrezco gin to­nic.

Me gus­ta dar­le un to­que dul­ce con ca­ta­nias, por ejem­plo.

Nos fal­ta la mú­si­ca. ¿Cuál es tu play­list im­pres­cin­di­ble? La del Dj que to­ca en mi res­tau­ran­te. La en­con­tra­rás en mix­cloud.com, con su nom­bre, jon­li­ve13.

Ade­más de la mú­si­ca, ¿có­mo creas am­bien­te?

Prohi­bien­do los mó­vi­les en la ce­na.

¿El fin de la reunión lo de­ci­den los in­vi­ta­dos? Lo de­ter­mi­na el rit­mo del en­tre­te­ni­mien­to y la ale­gría la marca el due­ño de la ca­sa.

1

4

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.