Ma­bel Lo­zano

La au­to­ra na­rra, por pri­me­ra vez de bo­ca de un pro­xe­ne­ta, la ver­da­de­ra y es­tre­me­ce­do­ra his­to­ria que se es­con­de trás el ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio de la pros­ti­tu­ción.

AR - - SUMARIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES Fo­to: MI­RIAM YELEQ

Nos ha­bla de su úl­ti­mo li­bro, El pro­xe­ne­ta.

Trás más de diez años lu­chan­do con­tra la tra­ta, la pro­duc­to­ra, guio­nis­ta y di­rec­to­ra de ci­ne Ma­bel Lo­zano pu­bli­ca El pro­xe­ne­ta, edi­ta­do por Al­re­vés, un in­tere­san­tí­si­mo li­bro ba­sa­do en el tes­ti­mo­nio de un amo de la tra­ta que des­ta­pa las co­ne­xio­nes y el fun­cio­na­mien­to de es­tas ma­fias. Es­ta es­tre­me­ce­do­ra his­to­ria ayu­da a to­mar con­cien­cia so­bre la gra­ve­dad de es­te de­li­to que es­cla­vi­za a las víc­ti­mas.

Es la pri­me­ra vez que ha­bla un pro­xe­ne­ta. ¿Qué su­po­ne es­te tes­ti­mo­nio? Él le po­ne voz al si­len­cio de los amos de la pros­ti­tu­ción y la tra­ta en Es­pa­ña con­tan­do en pri­me­ra per­so­na có­mo fue la tran­si­ción en­tre la pros­ti­tu­ción en ma­nos de ma­ca­rras a la tra­ta, có­mo son los en­tre­si­jos de es­te cri­men or­ga­ni­za­do, de es­ta ma­fia que tie­ne tan­tas com­pli­ci­da­des (ban­que­ros, mé­di­cos, ta­xis­tas, po­li­cías, pe­rio­dis­tas...). Has­ta en los cuer­pos más es­pe­cia­li­za­dos hay un gar­ban­zo ne­gro. Es­to no pue­de fun­cio­nar si son cua­tro ma­ta­dos ha­cién­do­lo.

Al leer tu li­bro me han sor­pren­di­do mu­chas co­sas, en­tre ellas que los jó­ve­nes si­gan sien­do de­man­dan­tes de pros­ti­tu­ción. ¿No he­mos con­se­gui­do que cam­bie na­da? El pro­ble­ma es que sa­ben có­mo aga­sa­jar a sus clien­tes y atraer a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Ha­ce tiem­po vie­ron que sus clien­tes se mar­cha­ban el jue­ves y no vol­vían has­ta el lu­nes por­que te­nían fa­mi­lia. Co­mo los clu­bes los te­nían va­cíos de vier­nes a do­min­go los con­vir­tie­ron en ma­cro­dis­co­te­cas con fies­tas con las co­pas ba­ra­tas don­de se ri­fa un pol­vo gra­tis y chi­ca a ele­gir. Y na­die pien­sa en lo que hay de­trás. Mien­tras, no­so­tros no nos he­mos ocu­pa­do de edu­car a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes con­tra la pros­ti­tu­ción pa­ra que de­je de ha­ber clien­tes, por­que es­tá cla­ro que sin de­man­da no ha­bría ofer­ta.

Es­te amo de la tra­ta es de los po­cos que han ido a la cár­cel por­que, co­mo cuen­tas en El pro­xe­ne­ta, nor­mal­men­te quie­nes van a pri­sión son sus tes­ta­fe­rros, per­so­nas en su ma­yo­ría in­di­gen­tes. ¿Cuán­to le ca­yó? Vein­ti­sie­te años, de los que ha cum­pli­do tres des­pués de ha­ber tra­fi­ca­do con 1.700 mu­je­res. Has­ta él mis­mo di­ce: “Se cum­plió la ley, pe­ro no la jus­ti­cia”.

¿Me po­drías di­bu­jar el per­fil de un pro­xe­ne­ta?

Es un de­lin­cuen­te, y pun­to. Ha­bla­mos de cri­men or­ga­ni­za-

Los pro­xe­ne­tas son gran­des ca­za­do­res. Siem­pre tie­nen la te­la de ara­ña lis­ta pa­ra atra­par a las más vul­ne­ra­bles”

do y de ma­fia. El pro­ble­ma es que, has­ta aho­ra, nun­ca se ha ha­bla­do de él. El fo­co siem­pre es­ta­ba so­bre la mu­jer pros­ti­tui­da, re­vic­ti­mi­zán­do­la, no so­bre los pu­te­ros ni so­bre los pro­xe­ne­tas. Eso te­nía que cam­biar y tie­ne que se­guir cam­bian­do.

¿Có­mo lo­gran que las víc­ti­mas se acer­quen a ellos? Nor­mal­men­te son ellos los que se acer­can a las víc­ti­mas. Son gran­des ca­za­do­res, y siem­pre tie­nen la te­la de ara­ña lis­ta pa­ra que en el mo­men­to en el que una per­so­na muy vul­ne­ra­ble se acer­que que­de atra­pa­da pa­ra siem­pre. Pa­ra ellos la ma­te­ria pri­ma es la mu­jer y la tie­nen que bus­car. Y ¿dón­de lo ha­cen? En paí­ses don­de hay un ni­vel de co­rrup­ción al­to y don­de la si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad de las mu­je­res y la po­bre­za son no­to­rias, co­mo el eje ca­fe­te­ro de Co­lom­bia, en el in­te­rior de Pa­ra­guay... Una vez las han en­con­tra­do, les van dan­do ca­za con pe­que­ños re­ga­li­tos, pro­me­sas, has­ta que ellas que­dan en­gan­cha­das en esa tram­pa de don­de ja­más van a po­der sa­lir.

Mi­guel, el Mú­si­co, cuen­ta que ha­bía mu­je­res que lle­ga­ban a con­fiar en él. In­clu­so en su jui­cio hu­bo víc­ti­mas que de­cla­ra­ron en su fa­vor... Es el pro­ble­ma gra­ví­si­mo que nos en­con­tra­mos. Mu­chas mu­je­res a ve­ces no se sien­ten víc­ti­mas por­que en un pri­mer mo­men­to di­je­ron que sí ve­nían a ejer­cer la pros­ti­tu­ción, y aun­que cuan­do lle­gan to­das las con­di­cio­nes que les di­je­ron son men­ti­ra, no pue­den dar mar­cha atrás: tie­nen ese sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad por ha­ber acep­ta­do. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que las que to­man es­ta de­ci­sión tan du­ra ne­ce­si­tan el di­ne­ro pa­ra ali­men­tar a sus hi­jos, pa­ra ayu­dar a sus familias... A es­to hay que su­mar­le que el Mú­si­co no uti­li­za­ba la vio­len­cia fí­si­ca con ellas: era mu­cho más in­te­li­gen­te y si­bi­lino, y usa­ba mu­cho más la vio­len­cia in­te­lec­tual, la de las coac­cio­nes. Pa­ra él era mu­cho más fá­cil pre­gun­tar a una de sus víc­ti­mas: “¿Qué tal Ju­li­to en el co­le­gio? ¿Es­tá fe­liz?”. Con eso ya la te­nía ate­mo­ri­za­da, por­que ya le ha­bía re­cor­da­do que Ju­li­to es­ta­ba al la­do de su cap­ta­dor y que ma­ña­na po­dría mo­rir. Él no ne­ce­si­ta­ba pe­gar a esa mu­jer, y no lo ha­cía. De he­cho, si al­guien gol­pea­ba a una de es­tas mu­je­res él sa­lía en su de­fen­sa y, cla­ro, ellas acos­tum­bra­das a que otros, co­mo los ru­ma­nos, las vio­len en gru­po, les me­tan pa­los y bo­te­llas por la va­gi­na, las que­men... Ima­gí­na­te. Y con es­to no di­go que Mi­guel fue­ra bueno: so­lo era un malo que te­nía sus pro­pios có­di­gos de ho­nor.

¿Así es co­mo al­gu­nas le lle­ga­ban a co­ger ca­ri­ño?

Sí. Co­mo él di­ce, “no hay na­da más fá­cil que enamo­rar a una víc­ti­ma de así tra­ta”. que den­tro Es­tán so­lí­si­mas de ese mun­do y aban­do­na­das, de coac­cio­nes, cau­ti­ve­rio, ex­plo­ta­ción, cuan­do se acer­ca una per­so­na y le pregunta “¿có­mo es­tás?” lle­gan a creer que le es­tán ten­dien­do una mano, cuan­do nun­ca es así.

¿No se cui­dan en­tre ellas? No, ex­cep­to en ca­sos ex­tre­mos, y eso es al­go que me ha lla­ma­do mu­cho la aten­ción. Pe­ro es por­que los pro­xe­ne­tas fo­men­tan la so­le­dad y el si­len­cio y cuan­do hay al­gu­na amis­tad las se­pa­ran. Fí­ja­te en lo que me lle­gó a de­cir Mi­guel: “Yo en­tien­do per­fec­ta­men­te eso de que los ju­díos iban sin re­chis­tar a las cá­ma­ras de gas. Cuan­do a una per­so­na le qui­tas sus ilu­sio­nes, la des­hu­ma­ni­zas, la co­si­fi­cas, le arre­ba­tas su vi­da, se en­cie­rran en el si­len­cio. Ellas tam­bién van al sa­lón sin re­chis­tar”. No me di­gas que no es te­rri­ble.

To­do en es­te tes­ti­mo­nio es ho­rro­ro­so. Que ellos mis­mos di­gan que una mu­jer les sir­ve pa­ra tres años de ex­plo­ta­ción... Es bru­tal. Ellos di­cen que una mu­jer en un club va­le lo mis­mo que un re­fres­co, pe­ro tie­ne mu­cho me­nos va­lor que una bo­te­lla de whisky. ¿La ra­zón? Si el whisky no lo ven­des es­te año, al si­guien­te es­tá in­clu­so me­jor. Con las mu­je­res eso no pa­sa. Es­tas víc­ti­mas ex­plo­ta­das sal­va­je­men­te pa­ra que pa­guen una deu­da que ca­da vez se in­cre­men­ta más por me­dio de en­ga­ños y de lo que lla­man ‘la dia­ria’ se van de­te­rio­ran­do. Y ellos lo sa­ben.

¿Qué es ‘la dia­ria’ que aca­bas de men­cio­nar? Es un sis­te­ma de pla­za que se in­ven­tó en Es­pa­ña. Las mu­je­res ca­da día de­ben pa­gar una can­ti­dad de di­ne­ro pa­ra sa­lir al sa­lón, quie­ran o no. Pa­ra que te ha­gas una idea, es co­mo si tú tu­vie­ras que pa­gar por ocu­par tu pues­to de tra­ba­jo. Y el día que no se ocu­pan, eso se acu­mu­la a la deu­da, que, co­mo te di­go, es im­po­si­ble de sal­dar.

¿Có­mo reac­cio­na­mos las mu­je­res an­te la tra­ta? Creo que he­mos si­do muy la­xas, por­que ellas no éra­mos no­so­tras, así de cla­ro. Eso es al­go que les pa­sa a otras, que, ade­más, es­tán ale­ja­das de nues­tro en­torno. Pe­ro de­be­mos pen­sar: “¿Quién es el de­man­dan­te?”. Nues­tros ma­ri­dos, nues­tros hi­jos, pa­dres, her­ma­nos, ami­gos... Hom­bres muy nor­ma­les de nues­tro en­torno, con lo que sí te­ne­mos una co­rres­pon­sa­bi­li­dad en cuan­to a ser edu­ca­do­ras. Ese es nues­tro com­pro­mi­so. La fal­ta de edu­ca­ción en igual­dad y en re­la­cio­nes afec­ti­vo­se­xua­les sa­nas es par­te del pro­ble­ma. y un tra­ba­jo que de­be­mos hacer en ca­sa. Si no nues­tros hi­jos cre­ce­rán con cli­chés que ven en pe­lí­cu­las co­mo Pretty

Wo­man, y no co­no­ce­rán la sór­di­da reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.