Fa­mi­lia tó­xi­ca

Una fa­mi­lia no es siem­pre un re­man­so de paz en el que to­dos se quie­ren y se apo­yan sin con­di­cio­nes. Mu­chas ve­ces la re­la­ción en­tre sus miem­bros ge­ne­ra sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos que la con­vier­ten en una bom­ba de re­lo­je­ría. ¿Es po­si­ble po­ner­se a sal­vo an­tes

AR - - SUMARIO - Tex­to: ANA SAN­TOS

Có­mo so­bre­vi­vir a las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas.

To­da­vía fal­ta un mes pa­ra que dé co­mien­zo esa gin­ca­na de atra­co­nes y reunio­nes fa­mi­lia­res lla­ma­da Na­vi­dad, pe­ro ya son mu­chos los que, so­lo de pen­sar­lo, tie­nen su­do­res fríos. Com­par­tir so­bre­me­sas non stop con una sue­gra ma­ni­pu­la­do­ra, un pa­dre cas­tran­te o un her­mano que ha mo­no­po­li­za­do to­do el afec­to no es pa­ra me­nos. Sin lle­gar al ex­tre­mo de Ju­lia Ro­berts in­ten­tan­do es­tran­gu­lar a los pos­tres a su odio­sa ma­dre (Meryl Streep) en la pe­lí­cu­la Agos­to, no hay más que echar un vis­ta­zo a la his­to­ria del ci­ne y la li­te­ra­tu­ra pa­ra con­fir­mar que una apa­ren­te­men­te idí­li­ca ce­le­bra­ción pue­de ser un cam­po de mi­nas.

Pe­ro que no cun­da el pá­ni­co: en to­das las familias hay pro­ble­mas y con­flic­tos, co­mo los que pue­den oca­sio­nar una he­ren­cia o di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sean tó­xi­cas. Por­que ¿en qué que­da­ría un au­tén­ti­co clan es­pa­ñol si eli­mi­ná­ra­mos las dis­cre­pan­cias y las dis­cu­sio­nes a voz en gri­to? “Se con­si­de­ra que una fa­mi­lia es tó­xi­ca cuan­do sus miem­bros se re­la­cio­nan des­de la fal­ta de res­pe­to, el chan­ta­je emo­cio­nal, la ma­ni­pu­la­ción per­ver­sa, el in­sul­to, el des­pre­cio, la fal­ta de em­pa­tía, el abu­so ver­bal y fí­si­co, la des­con­fian­za, la ven­gan­za o la trai­ción”, acla­ra la psi­có­lo­ga Lau­ra Rojas Mar­cos, au­to­ra del li­bro La fa­mi­lia. De

re­la­cio­nes tó­xi­cas a re­la­cio­nes sa­nas (Gri­jal­bo). Ca­si na­da. To­do un ca­tá­lo­go de lo peor de la con­di­ción hu­ma­na que con­vier­te los la­zos de san­gre en papel mo­ja­do. “La in­ter­fe­ren­cia en la vi­da emo­cio­nal del in­di­vi­duo es la cla­ve cuan­do se le cau­sa un ma­les­tar con­si­de­ra­ble por­que no se le permite desa­rro­llar­se con nor­ma­li­dad. Por ejem­plo, ig­no­rán­do­le com­ple­ta­men­te o con­tro­lan­do to­dos sus ac­tos”, ex­pli­ca Va­ne­sa Fer­nán­dez, doc­to­ra en psi­co­lo­gía, ex­per­ta en psi­co­pa­to­lo­gía de las emo­cio­nes y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid (www.va­ne­sa­fer­nan­dez.es): “Es­te ti­po de familias sue­len ser muy ce­rra­das. Des­de la psi­co-

lo­gía, la fa­mi­lia se en­tien­de co­mo un sis­te­ma for­ma­do por di­fe­ren­tes in­te­gran­tes que, cuan­do es sa­na, pue­den en­trar y sa­lir li­bre­men­te e in­tro­du­cir nue­vos ele­men­tos, co­mo ami­gos o pa­re­jas, pe­ro cuan­do es tó­xi­ca es­ta po­si­bi­li­dad que­da com­ple­ta­men­te ve­ta­da. De tal ma­ne­ra que, co­mo ocu­rre en una ca­sa en la que no en­tra un ra­yo de luz, la fa­mi­lia se va de­te­rio­ran­do po­co a po­co. Ade­más, tam­bién sue­le ha­ber se­cre­tos, co­mo una in­fi­de­li­dad o pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, que so­lo co­no­cen al­gu­nos miem­bros y ge­ne­ran re­la­cio­nes dis­fun­cio­na­les o ro­les inade­cua­dos”, aña­de.

TO­DOS PO­DE­MOS SER TÓ­XI­COS

El es­tu­dio Vo­ces es­con­di­das. Rup­tu­ras fa­mi­lia­res en la épo­ca adul­ta, rea­li­za­do en 2015 por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge y la ONG Stand Alo­ne, re­co­ge los mo­ti­vos de 800 per­so­nas que de­ja­ron de re­la­cio­nar­se con al­gún fa­mi­liar. Y los más fre­cuen­tes, tan­to en­tre pa­dres e hi­jos co­mo en­tre her­ma­nos, son abu­so emo­cio­nal, de­sigual­da­des en los ro­les fa­mi­lia­res, di­fe­ren­cias de per­so­na­li­dad, des­aten­ción, en­fer­me­dad y un even­to trau­má­ti­co. Ade­más, los hi­jos va­ro­nes destacan cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la fa­mi­lia po­lí­ti­ca (25 %) co­mo el de­to­nan­te del ale­ja­mien­to. Y si des­cri­bi­mos una rup­tu­ra ti­po, en la ma­yo­ría de los ca­sos son los pro­ge­ni­to­res los que ini­cian el dis­tan­cia­mien­to, los hi­jos es­tán en la trein­te­na y se pro­du­ce en fe­chas se­ña­la­das co­mo Na­vi­dad o ce­le­bra­cio­nes im­por­tan­tes. Otro da­to in­tere­san­te: los her­ma­nos alu­den co­mo des­en­ca­de­nan­te, en un 34 % de los ca­sos, al fa­vo­ri­tis­mo de los pa­dres. Por­que se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por la Uni­ver­si­dad de Oa­kland (Ca­li­for­nia), en­tre el 66 % y el 75 % de las ma­dres tie­nen un hi­jo pre­fe­ri­do, lo que ge­ne­ra una ri­va­li­dad que pue­de te­ner con­se­cuen­cias desas­tro­sas. No hay que ol­vi­dar que las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res son cir­cu­la­res y las di­ná­mi­cas en­ve­ne­na­das pue­den dar­se en­tre to­dos sus miem­bros, pe­ro, co­mo afir­ma Rojas Mar­cos, “son más da­ñi­nas en las que exis­te una je­rar­quía au­to­ri­ta­ria de­si­gual. Es de­cir, unos pa­dres pue­den cau­sar más do­lor por­que un ni­ño no tie­ne los re­cur­sos ni las ha­bi­li­da­des pa­ra de­fen­der­se o va­ler­se por sí mis­mo. Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad hay ca­da día más ado­les­cen­tes que son tó­xi­cos y, en oca­sio­nes, agre­so­res”.

Sa­ra po­dría ser uno los in­te­gran­tes de es­te es­tu­dio. Sus pa­dres nun­ca le hi­cie­ron ca­so, ni a ella ni a su her­mano pe­que­ño: “Tra­ba­ja­ban mu­cho y sa­lían bas­tan­te; pro­ba­ble­men­te nun­ca desea­ron te­ner hi­jos. No nos fal­ta­ba de na­da pe­ro tam­po­co nos cui­da­ban. Les da­ba igual las no­tas que sa­cá­ba­mos y a la ho­ra que lle­gá­ba­mos a ca­sa, los no­vios que te­nía­mos o la ca­rre­ra que es­co­gi­mos. No nos mos­tra­ban nin­gu­na cla­se de afec­to, pe­ro, en vez de echár­se­lo en ca­ra, siem­pre me cul­pa­bi­li­cé por ello. Pen­sa­ba que si no me que­rían era por­que al­go ha­bría he­cho yo mal”, ex­pli­ca. En el ex­tre­mo opues­to se en­cuen­tra Mar­ta. Su pa­dre era tan au­to­ri­ta­rio que na­die se atre­vía a con­tra­de­cir­le: “Siem­pre ha­cía­mos lo que él or­de­na­ba sin re­chis­tar. De­cía que era pa­ra pro­te­ger­nos, pe­ro aque­llo era una tor­tu­ra. Yo es­tu­dié de­re­cho a pe­sar de que no me gus­ta­ba por­que era lo que él que­ría, y ja­más sa­lía los fi­nes de se­ma­na por­que nos re­pro­cha­ba que le de­já­ba­mos so­lo. Sin du­da, hay amo­res que ma­tan. Yo me ca­sé con el pri­mer no­vio que tu­ve, al que él se opu­so, por su­pues­to, so­lo pa­ra sa­lir de ca­sa. Nos se­pa­ra­mos en­se­gui­da, pe­ro yo ya ha­bía con­se­gui­do po­ner tie­rra de por me­dio”, cuen­ta. Se­gún Va­ne­sa Fer­nán­dez, hay dos emo­cio­nes re­cu­rren­tes en las familias tó­xi­cas: el mie­do y la cul­pa: “En una re­la­ción dic­ta­to­rial el mie­do paraliza a sus miem­bros, pe­ro en las pa­si­voa­gre­si­vas, esas que no te di­cen na­da, pe­ro te ha­cen sen­tir fa­tal con co­men­ta­rios ti­po ‘¿has que­da­do con tu no­via? Ay, qué pe­na, pen­sa­ba que hoy ibas a co­mer con no­so­tros’, o en las que no hay atis­bo de afec­ti­vi­dad, el sen­ti­mien­to de cul­pa es pre­do­mi­nan­te. La fa­mi­lia es la pri­me­ra ins­ti­tu­ción que tie­ne que dar­te ca­ri­ño y en­se­ñar­te a re­ci­bir­lo. Y si no lo ha­ce las con­se­cuen­cias pue­den ser de­mo­le­do­ras, so­bre to­do en los ni­ños. Ellos no en­tien­den que sus pro­ge­ni­to­res no les den afec­to y se sien­ten cul­pa­bles por no me­re­cer­lo o asu­men que así es co­mo se quie­re. Y lo más pro­ba­ble es que pa­sen el res­to de su vi­da bus­can­do ese ca­ri­ño que no han te­ni­do o que se con­vier­tan en unos dés­po­tas por­que les han en­se­ña­do que en la vi­da no es ne­ce­sa­rio re­ci­bir ni dar amor”, ex­pli­ca.

“Hay

que en­se­ñar a los más pe­que­ños a ser ge­ne­ro­sos, em­pá­ti­cos, aser­ti­vos y res­pe­tuo­sos con­si­go mis­mos. Ser afec­tuo­so ayu­da

La fa­mi­lia es la pri­me­ra ins­ti­tu­ción que tie­ne que dar­te ca­ri­ño y en­se­ñar­te a re­ci­bir­lo. Si no, las con­se­cuen­cias

pue­den ser de­mo­le­do­ras

¿Las familias tó­xi­cas na­cen o se ha­cen? Pro­ba­ble­men­te ha­ya al­go de las dos co­sas. Por tan­to, es po­si­ble pre­ve­nir que he­ri­das le­ves se con­vier­tan en in­cu­ra­bles. “Lo pri­me­ro es acep­tar que to­dos so­mos dis­tin­tos, con for­mas de ser y ob­je­ti­vos di­fe­ren­tes. Ade­más so­mos se­res im­per­fec­tos y, en con­se­cuen­cia, co­me­te­mos erro­res. De ma­ne­ra que no po­de­mos es­pe­rar que los de­más cum­plan siem­pre nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. A par­tir de ahí, el res­pe­to es bá­si­co pa­ra cons­truir re­la­cio­nes sa­nas, sean fa­mi­lia­res o no. Tam­bién es esen­cial que exis­ta una bue­na co­mu­ni­ca­ción, don­de se apren­da a es­cu­char y pen­sar an­tes de ha­blar. Y evi­tar la ma­ni­pu­la­ción per­ver­sa y el chan­ta­je pa­ra con­tro­lar a los de­más con un fin egoís­ta, la agre­si­vi­dad y las con­duc­tas vio­len­tas. Pa­ra eso hay que en­se­ñar a los más pe­que­ños, des­de el ejem­plo, a ser ge­ne­ro­sos, em­pá­ti­cos, aser­ti­vos y res­pe­tuo­sos con­si­go mis­mos. Ser afec­tuo­so ayu­da pe­ro lo más im­por­tan­te es que exis­ta con­fian­za, se­gu­ri­dad y pro­tec­ción”, ar­gu­men­ta Lau­ra.

Te­ner en cuen­ta es­tas cla­ves su­po­ne aho­rrar­se mu­cho su­fri­mien­to por­que las con­se­cuen­cias de cre­cer en una fa­mi­lia tó­xi­ca sue­len ser muy da­ñi­nas: “Pue­den pro­du­cir mu­chí­si­mo es­trés, an­sie­dad, an­gus­tia, desa­zón, in­se­gu­ri­dad, ba­ja au­to­es­ti­ma, des­con­fian­za, mie­do y pro­ble­mas de sa­lud fí­si­ca y men­tal”, afir­ma Lau­ra Rojas Mar­cos. Y no es sen­ci­llo sa­lir de ellas. Pri­me­ro, por­que con­si­de­ra­mos que la fa­mi­lia es una unión ca­si sa­gra­da que no se de­be di­na­mi­tar por na­da del mun­do y, se­gun­do, por­que no se sue­le ser ple­na­men­te cons­cien­te de per­te­ne­cer a una fa­mi­lia dis­fun­cio­nal. Lo nor­mal es que la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na y ex­ter­na sean ca­si inexis­ten­tes y que creas que tu fa­mi­lia es co­mo las de­más y, has­ta que no vue­las del ni­do o un ele­men­to ex­terno te abra los ojos, ni si­quie­ra te lo plan­teas. “So­bre­vi­vir a ella no es fá­cil, pe­ro sí es po­si­ble. Por tan­to, no hay que caer en la de­ses­pe­ra­ción. El pa­so ini­cial es iden­ti­fi­car la per­so­na y la con­duc­ta tó­xi­cas y, des­pués, los sen­ti­mien­tos que pro­du­ce. Pre­gun­tar­se: ‘¿Cuan­do es­toy con ella sien­to cul­pa, ra­bia, in­se­gu­ri­dad, mie­do .... ?’. Si uno cree que pue­de re­sol­ver la di­ná­mi­ca ha­blan­do, ani­mo a te­ner las con­ver­sa­cio­nes que ha­gan fal­ta. Qui­zá tam­bién ayu­de ha­blar con un me­dia­dor o un pro­fe­sio­nal que con­tri­bu­ya a re­sol­ver el pro­ble­ma o cam­biar de­ter­mi­na­dos há­bi­tos des­truc­ti­vos. Pe­ro, en ca­so de que no ha­ya na­da que hacer por­que ya se ha in­ten­ta­do sin re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, lo me­jor es po­ner dis­tan­cia, tan­to emo­cio­nal co­mo fí­si­ca. Acep­tar la reali­dad y pa­sar pá­gi­na de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”, ar­gu­men­ta Rojas Mar­cos.

RE­CU­RRIR A AYU­DA PRO­FE­SIO­NAL

So­fía no se dio cuen­ta de que ha­bía es­ta­do in­mer­sa to­da su vi­da en una re­la­ción vam­pí­ri­ca has­ta que acu­dió a te­ra­pia a cau­sa del es­trés la­bo­ral que su­fría. Pe­ro en cuan­to el psi­có­lo­go co­men­zó a es­car­bar en su vi­da fa­mi­liar to­do sa­lió a la luz: “Mi ma­dre me mar­ti­ri­za­ba des­de ni­ña y cri­ti­ca­ba to­do lo que ha­cía. Siem­pre me de­cía que es­ta­ba gor­da y que na­die me iba a que­rer, así que me vol­qué en los es­tu­dios pa­ra in­ten­tar que es­tu­vie­ra or­gu­llo­sa de mí, pe­ro tam­po­co lo con­se­guía. Yo ima­gi­na­ba que aque­llo no era sano, pe­ro no me atre­vía a ha­blar­lo con na­die por­que ella, de puer­tas pa­ra fue­ra, era una mu­jer en­can­ta­do­ra. Cuan­do me di cuen­ta del da­ño que me cau­sa­ba, de­ci­dí ale­jar­me de ella”, cuen­ta So­fía. La psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Ra­mí­rez (www.pa­tri­cia­ra­mi­rez­loef­fler.com) es con­tun­den­te con es­te ti­po de ca­sos. “Hay que de­cir­lo al­to y cla­ro: hay ma­dres ma­ni­pu­la­do­ras, egoís­tas o chan­ta­jis­tas, y el he­cho de que sea tu pro­ge­ni­to­ra no te obli­ga a ba­jar siem­pre la ca­be­za. Tal vez de­ci­das es­tar en paz con ella, pe­ro so­lo la veas una vez al mes o im­pon­gas tus pro­pias nor­mas pa­ra no vol­ver a caer en el mis­mo círcu­lo vi­cio­so”, afir­ma.

“No hay que la­men­tar­se to­da la vi­da de lo que te han he­cho ni cul­par a la fa­mi­lia de to­do lo que te pa­sa, por­que cuan­do eres adul­to las co­sas de­pen­den de ti. Es­to no quie­re de­cir que sea un pro­ce­so sen­ci­llo. Pe­dir ayu­da a un agen­te ex­terno pa­ra que pon­ga or­den pue­de ser una vía, pe­ro es­te ti­po de gru­pos se re­sis­te por­que ha im­pues­to unas nor­mas de las que saca ré­di­to y no quie­re que cam­bien. Lo me­jor sue­le ser cor­tar los hi­los, ale­jar­se y, des­de la aser­ti­vi­dad, con fran­que­za, pe­ro sin cau­sar do­lor, tra­tar de es­ta­ble­cer otra cla­se de re­la­ción. Pe­ro lo cier­to es que es com­pli­ca­do ol­vi­dar lo mal que te han he­cho sen­tir”, con­clu­ye Fer­nán­dez.

PSI­CÓ­LO­GA

PSI­CÓ­LO­GA Va­ne­sa Fer­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.