Lo me­jor de la vi­da

El mar de su Má­la­ga na­tal, un pa­seo por el ma­dri­le­ño ba­rrio de los Aus­trias, los en­cuen­tros fa­mi­lia­res y el pla­cer de tra­ba­jar con ami­gos. Des­cu­bri­mos la fa­ce­ta más per­so­nal del ac­tor, mú­si­co y, aho­ra, di­rec­tor.

AR - - SUMARIO - Tex­to: ANA­BEL SÁN­CHEZ SIE­RRA

Por Fran Pe­rea.

Le co­no­ci­mos cuan­do ape­nas te­nía 25 años, en una de la se­ries te­le­vi­si­vas de más éxi­to, Los Se­rrano.

Allí ha­cía de hi­jo ma­yor de An­to­nio Re­si­nes y can­ta­ba aque­llo de

Uno más uno son sie­te. Sin em­bar­go, a los tres años de­ci­dió vi­rar el rum­bo y vol­ver a su ca­sa: el tea­tro. Aho­ra, a pun­to de en­trar en la cua­ren­te­na, regresa co­mo di­rec­tor de Sou­ve­nir, una obra que abor­da la his­to­ria de So­lo­mon She­res­hevs­ki, un pe­rio­dis­ta ru­so de los años vein­te que nun­ca pu­do ol­vi­dar na­da en su vi­da. En­tre re­cuer­dos, ex­pe­rien­cias y anéc­do­tas nos aden­tra­mos en el nue­vo uni­ver­so del po­li­fa­cé­ti­co Fran Pe­rea.

No es­ta­rias dis­pues­to a bo­rrar...

La ver­dad es que ten­go mu­chos re­cuer­dos bo­ni­tos de mis abue­los vién­do­me en el tea­tro y aplau­dién­do­me. Ten­go en men­te un con­cier­to al que vino mi abue­la, con cer­ca de 80 años, y no pa­ró de bai­lar en la pri­me­ra fi­la. Son ese ti­po de mo­men­tos los que me ha­cen sen­tir­me rel­men­te afor­tu­na­do.

¿Co­mo sue­les des­co­nec­tar?

Es com­pli­ca­do. Pa­ra mí lo más efec­ti­vo es ir­me a León o Má­la­ga y es­tar con mi gen­te, que son los que me traen a tie­rra y me ha­cen ol­vi­dar los pro­ble­mas. Ca­da cier­to tiem­po, ade­más, tra­to de bus­car mo­men­tos pa­ra re­se­tear. Soy un gran afi­cio­na­do al tea­tro y pa­ra mí re­sul­ta muy te­ra­péu­ti­co.

¿Co­mo dis­fru­tas de tu tie­rra?

Lo que más me gus­ta es es­tar en ca­sa con mis pa­dres, ir a ver a mi abue­la, pa­sar tiem­po con mis pri­mos y, por su­pues­to, la pla­ya. He vi­vi­do en es­ta ciu­dad 21 años y el mar siem­pre ha si­do una pie­za in­dis­pen­sa­ble.

Tus re­fu­gios en ma­drid

Lle­vo aquí 17 años y me en­can­ta. Ado­ro esa co­sa que tie­ne de ciu­dad cos­mo­po­li­ta, don­de to­do el mun­do es­tá en mo­vi­mien­to y bus­ca al­go. Me gus­ta pa­sear por La La­ti­na, el ba­rrio de los Aus­trias y lle­gar has­ta Ópe­ra. Si­tios co­mo el Ca­fé Fe­de­ral son mis ha­bi­tua­les.

Si es­cu­chas 'Leon' pien­sas en...

¡Mi pe­rro! Bueno, en reali­dad es el pe­rro de mis pa­dres. Yo te­nía un an­tes en Ma­drid a Sy­rius, un pas­tor de Brie ne­gro. Le da­ba una vi­da muy pe­rra y se lo tu­ve que lle­var a mis pa­dres a Má­la­ga. Al po­qui­to en­fer­mó y mu­rió. Ha­blé con una ami­ga cria­do­ra y me pre­sen­tó a León. Des­de en­ton­ces se ha con­ver­ti­do en uno más de la fa­mi­lia.

¿Tu ul­ti­mo ma­ra­ton se­rie­fi­lo?

Aca­bo de ter­mi­nar de ver 13 Rea­sons

Why. An­tes me em­pa­cha­ba de se­ries y aho­ra ten­go que ver­las más do­si­fi­ca­das. Aun así, in­ten­to te­ner siem­pre un ra­ti­to al día pa­ra eva­dir­me vien­do al­gu­na. tUn li­bro pa­ra re­co­men­dar

Lo cier­to es que úl­ti­ma­men­te leo más guio­nes y tex­tos tea­tra­les que otra co­sa. Pe­ro, sí, ten­go al­gu­nos re­fe­ren­tes fuer­tes co­mo el es­cri­tor Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi. Re­co­men­da­ría cual­quier li­bro de él. Me cues­ta ele­gir.

¿Te gus­ta cui­dar­te?

¿Que hay en tu ar­ma­rio?

¿Aman­te de la fo­to­gra­fia?

Siem­pre me ha atraí­do mu­cho el mun­do de la ima­gen. Des­de que hi­ce la se­rie

B&B, en la que ha­cía de fo­tó­gra­fo, in­ten­to dar una vuel­ta a to­das las ins­tan­tá­neas que to­mo. Me he obli­ga­do a cap­tu­rar to­das las fo­tos de mi Ins­ta­gram en blan­co y ne­gro pa­ra me­jo­rar mi crea­ti­vi­dad y bus­car la di­fe­ren­cia. Ten­go un ta­lón de Aqui­les con el te­ma de los cui­da­dos cor­po­ra­les. Es ver­dad que cuan­do es­toy ro­dan­do ten­go la piel des­tro­za­da e in­ten­to, al me­nos, usar una cre­ma hi­dran­tan­te. Lo que sí pro­cu­ro es co­mer sano, sa­lir a co­rrer cuan­do pue­do e ir al gim­na­sio. Ten­go un fon­do de ar­ma­rio pa­ra los even­tos. En el día a día me gus­ta ves­tir có­mo­do y no me com­pli­co: apues­to por jeans y ca­mi­se­tas. No me co­mo la ca­be­za. Ten­go un es­ti­lo muy sport.

¿Tus di­se­ña­do­res fe­ti­che?

Gar­cía Ma­drid es uno de ellos. Tam­bién he tra­ba­ja­do mu­cho con Ál­va­ro Mo­reno, an­da­luz, por­que me gus­ta man­te­ner ese víncu­lo con mis raí­ces. Tam­po­co pue­do ol­vi­dar a Hu­go Boss, que me ha acom­pa­ña­do siem­pre en las gran­des oca­sio­nes, co­mo el úl­ti­mo Fes­ti­val de Má­la­ga.

Lo me­jor de tra­ba­jar con ami­gos.

Creo que hay una fa­mi­lia da­da y otra ele­gi­da. Yo ten­go la suer­te de po­der tra­ba­jar siem­pre que pue­do con co­le­gas. Es bo­ni­to en­con­trar a gen­te que tie­ne las mis­mas in­quie­tu­des que tú y po­der vol­car­las en un pro­yec­to co­mún.

1 1. Su pri­me­ra obra co­mo di­rec­tor Sou­ve­nir se pue­de ver has­ta el 26 de no­viem­bre en los Tea­tros Lu­cha­na. 2. Má­la­ga Al ac­tor le en­can­ta via­jar con fre­cuen­cia a la tie­rra que le vio na­cer. 3. Su pe­rro, León Es­te pas­tor de Brie se ha con­ver­ti­do en uno...

3

2

4

5 6 7 8 9 5. Ca­fé Fe­de­ral Unos de sus si­tios pre­fe­ri­dos de Ma­drid. 6. Fa­ce­ta de com­po­si­tor Si­gue ha­cien­do su pro­pia mú­si­ca. 7. 13 Rea­sons Why La úl­ti­ma se­rie que ha vis­to. 8. Su es­cri­tor pre­fe­ri­do El ja­po­nés Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi. 9. Sus pa­dres La...

10

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.