RU­TI­NA BEAUTY

Si pro­te­ge­mos el cutis del en­ve­je­ci­mien­to y le da­mos su ‘ali­men­to’, ¿por qué no ha­ce­mos lo mis­mo con el cue­ro ca­be­llu­do, que tam­bién es piel? Te pro­po­ne­mos un plan global pa­ra op­ti­mi­zar re­sul­ta­dos.

AR - - AR Y OLAY/H&S -

Un re­cien­te es­tu­dio cien­tí­fi­co de Olay re­ve­la que los fac­to­res ex­ter­nos co­mo la ex­po­si­ción a los ra­yos UV y la hi­dra­ta­ción de la piel son mu­cho más de­ter­mi­nan­tes que la ge­né­ti­ca cuan­do se tra­ta de com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to de la piel. En la mis­ma lí­nea, en el Con­gre­so Mun­dial de In­ves­ti­ga­ción Ca­pi­lar se ha pues­to de manifiesto que el hon­go res­pon­sa­ble de la apa­ri­ción de la cas­pa es tam­bién cul­pa­ble del es­trés oxi­da­ti­vo de la piel del cue­ro ca­be­llu­do. Es­te es­trés im­pac­ta en la ca­li­dad de la fi­bra ca­pi­lar, y pro­vo­ca que el pe­lo re­cién na­ci­do su­fra da­ño en la raíz y en­ve­jez­ca de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra. En vis­ta de am­bas con­clu­sio­nes, lo más ra­zo­na­ble es abor­dar los cui­da­dos de ma­ne­ra global en el cutis y en el cue­ro ca­be­llu­do, dos par­tes del mis­mo pro­ble­ma.

Piel ex­cep­cio­nal

“Exis­ten mu­je­res, con­cre­ta­men­te un 8% de la po­bla­ción mun­dial, que po­seen una piel ex­cep­cio­nal que pue­de hacer apa­ren­tar has­ta diez años me­nos. Exis­ten unos dos mil ge­nes res­pon­sa­bles de es­ta di­fe­ren­cia que to­dos te­ne­mos, pe­ro que se ma­ni­fies­tan de ma­ne­ra más in­ten­sa en es­tas ‘ele­gi­das’ y que di­bu­jan la de­no­mi­na­da ‘hue­lla ge­né­ti­ca dér­mi­ca’”, ex­pli­ca Frau­ke Neu­ser, di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca mun­dial de Olay. Si­guien­do el ras­tro a esa ‘hue­lla’, los cien­tí­fi­cos qui­sie­ron sa­ber qué te­nían de es­pe­cial en su ge­né­ti­ca es­tas mu­je­res. Tras una po­ten­te in­ves­ti­ga­ción, los res­pon­sa­bles del es­tu­dio con­clu­ye­ron que los fac­to­res am­bien­ta­les, el es­ti­lo de vi­da y los há­bi­tos de cui­da­do de la piel son mu­cho más im­por­tan­tes en el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo que los ge­nes con los que na­ce­mos. “Gra­cias a es­tas cer­te­zas cien­tí­fi­cas, po­de­mos ayu­dar a la po­bla­ción a con­se­guir una piel más pa­re­ci­da a la de las ‘mu­je­res ex­cep­cio­na­les’. To­das te­ne­mos los ge­nes ne­ce­sa­rios pa­ra pro­du­cir ener­gía ce­lu­lar, for­mar la ba­rre­ra de hi­dra­ta­ción, re­pa­rar el ADN y pro­du­cir an­ti­oxi­dan­tes que nos de­fien­dan de los ata­ques ex­ter­nos. Sin em­bar­go, “el he­cho de que en al­gu­nas mu­je­res se ex­pre­sen mu­cho más y me­jor que en las de­más po­dría es­tar in­fluen­cia­do por las de­ci­sio­nes que to­men. Es de­cir, que el fu­tu­ro de nues­tra piel es­tá mu­cho más en nues­tras ma­nos de lo que po­de­mos ima­gi­nar”, aña­de la ex­per­ta.

Pa­ra te­ner una piel más jo­ven, lo ver­da­de­ra­men­te re­le­van­te es se­guir una ru­ti­na efi­cien­te de cui­da­do fa­cial y to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas. “En la ga­ma

Re­ge­ne­rist he­mos re­for­mu­la­do la cre­ma an­ti­edad aña­dien­do se­mi­lla de al­ga­rro­ba, un in­gre­dien­te ca­paz de re­ge­ne­rar las cé­lu­las de la piel, es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de co­lá-

geno y áci­do hia­lu­ró­ni­co y con­se­guir fir­me­za”, con­clu­ye la di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de Olay.

Y si nos preo­cu­pa tan­to el as­pec­to de nues­tro ros­tro, ha lle­ga­do el mo­men­to de cam­biar el chip y ‘pro­lon­gar’ el ri­tual de cui­da­dos has­ta el cue­ro ca­be­llu­do. Por­que la su­per­fi­cie ca­pi­lar con­tie­ne igual­men­te glán­du­las se­bá­ceas y fo­lícu­los con una es­truc­tu­ra muy si­mi­lar a la de los po­ros. Nues­tro cue­ro ca­be­llu­do pue­de su­frir se­que­dad, irri­ta­ción, pi­cor y des­ca­ma­ción, y hay que aten­der­lo. Si no lo ha­ce­mos, con el pa­so del tiem­po su ca­li­dad se em­po­bre­ce y ter­mi­na rom­pién­do­se. Hay que uti­li­zar el cham­pú ade­cua­do, evi­tar el agua muy ca­lien­te, hacer uso de mas­ca­ri­llas se­ma­na­les y ma­sa­jear el cue­ro ca­be­llu­do. La fir­ma H&S pro­po­ne la la­van­da de su lí­nea Nu­tre y cui­da pa­ra pro­por­cio­nar calma al ca­be­llo, sin re­nun­ciar a una ex­pe­rien­cia sen­so­rial úni­ca. La doc­to­ra Ily­se Lef­ko­wicz con­clu­ye: “Co­mo der­ma­tó­lo­ga, ten­go que re­cor­dar siem­pre a mis pa­cien­tes con cas­pa que tie­nen que cui­dar el cue­ro ca­be­llu­do de la mis­ma ma­ne­ra que cui­da­rían su piel. Y no hay que ele­gir en­tre un cue­ro ca­be­llu­do sano y un pe­lo es­pec­ta­cu­lar o al re­vés: se pue­den te­ner am­bos con el pro­duc­to ade­cua­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.