ES­TRE­LLA MO­REN­TE

“Hay que co­no­cer a to­do ti­po de per­so­nas. La vi­da es un es­pec­tácu­lo y to­dos for­ma­mos par­te”.

AR - - INSPIRACIÓN -

Ella es “la voz”, co­mo la de­fi­ne su re­cién es­tre­na­da ami­ga Naj­wa Nim­ri. Es­tre­lla, la hi­ja del can­taor En­ri­que Mo­ren­te y una de las ar­tis­tas más in­ter­na­cio­na­les de nues­tro país, que aho­ra pre­pa­ra tres dis­cos al mis­mo tiem­po, es un to­rren­te de voz en el es­ce­na­rio y una mu­jer di­cha­ra­che­ra y apa­sio­na­da en las dis­tan­cias cor­tas que nos atra­pa des­de el mi­nu­to ce­ro.

¿Co­no­cías a Án­ge­la, In­ma y Naj­wa an­tes de pro­ta­go­ni­zar con ellas es­ta cam­pa­ña?

Pues no mu­cho, pe­ro con to­das ellas ha ha­bi­do una com­pli­ci­dad es­pe­cial, ha si­do muy gran­de. Ca­da vez que coin­ci­di­mos la lia­mos, es muy di­ver­ti­do: son to­das mu­je­res lu­cha­do­ras, va­lien­tes y gue­rre­ras, co­mo yo. Com­par­ti­mos va­lo­res, y to­das te­ne­mos prin­ci­pios, y por eso he­mos co­nec­ta­do tan bien. De to­das for­mas yo siem­pre he pen­sa­do que hay que co­no­cer a to­do ti­po de gen­te. A mí me gus­ta la vi­da, es un es­pec­tácu­lo y to­dos for­ma­mos par­te de él.

¿Qué crees que te ha­ce úni­ca?

Mis hi­jos, sin du­da: ellos me ha­cen sen­tir muy gran­de.

¿Con­ti­nua­rá la sa­ga de ar­tis­tas con ellos?

Pues a mí no me gus­ta su­bir ví­deos de ellos ni ex­po­ner­los, pe­ro la ver­dad es que ten­go dos ar­tis­tas en ca­sa. Cu­rro, que ya tie­ne 15 años, to­ca la ba­te­ría que te pue­des mo­rir, y Es­tre­lla es ar­tis­ta des­de que na­ció. De to­das for­mas, yo siem­pre les di­go que el es­fuer­zo tie­ne re­com­pen­sa, que no de­jen de es­tu­diar, eso es in­ne­go­cia­ble, y que los jó­ve­nes son los que tie­nen que sa­car a es­te país del abis­mo, de la in­cul­tu­ra en la que es­tá in­mer­so.

¿Has­ta qué pun­to han cam­bia­do tus prio­ri­da­des en la vi­da des­de que los tie­nes?

Mi prio­ri­dad ab­so­lu­ta es hacer fe­liz a mi ma­ri­do [Ja­vier Con­de], un ser úni­co en to­do con el que lle­vo ca­sa­da más de quin­ce años y que tie­ne un co­ra­zón in­men­so. Le doy gra­cias a Dios to­dos los días por ha­ber en­con­tra­do a al­guien eterno co­mo él. A él, y a mi gen­te, que es la que me pro­te­ge.

Lo que más fe­liz te ha he­cho de 2017 es…

Que mi abue­la si­gue con­mi­go.

¿Al­gún buen de­seo pa­ra ce­le­brar es­tas fies­tas?

Me en­can­ta es­ta épo­ca del año y so­lo echo de me­nos que du­ra­sen más, pa­ra que la gen­te sea más so­li­da­ria, más ge­ne­ro­sa por más tiem­po. Y de­seo que las per­so­nas no pi­da­mos so­lo pa­ra no­so­tras, que hay mu­cho que arre­glar fue­ra: hay mu­chos re­fu­gia­dos pa­sán­do­lo muy mal, y po­bre­za, y abu­sos. Es­pe­ro que el año que es­tá por ve­nir sea un año en el que se dia­lo­gue más. Mi pa­dre siem­pre de­cía que hay mu­chas cau­sas pa­ra co­la­bo­rar, y que so­lo te­ne­mos que ele­gir una e im­pli­car­nos. En cual­quier ca­sa que se abra una puer­ta, y la mía siem­pre es­tá abier­ta, y lle­gue un ser que­ri­do… eso no tie­ne pre­cio. Echo de me­nos a los que no es­tán, pe­ro ya que na­die me los pue­de de­vol­ver, al me­nos la unión y el amor de los que es­ta­mos me lle­nan de fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.