CAM­BIAR pa­ra que na­da cam­bie

AR - - NEWS -

HE PUES­TO MU­CHAS ES­PE­RAN­ZAS en es­te año que pa­ra mí ya em­pie­za con mu­chos cam­bios sin que, en reali­dad, na­da cam­bie. Pa­re­ce críp­ti­co, pe­ro es muy ló­gi­co: no ha­ce fal­ta ser otra pa­ra re­no­var­se en to­dos los sen­ti­dos, ni es ne­ce­sa­rio rom­per na­da que nos des­equi­li­bre emo­cio­nal o fí­si­ca­men­te. Bas­ta con pro­po­ner­se me­jo­rar y eli­mi­nar lo que no nos sa­tis­fa­ce.

Pri­me­ra pre­mi­sa si que­re­mos cam­biar al­go: lo fun­da­men­tal es ha­cer­lo pa­ra que sea a me­jor, al­go que pa­re­ce una ob­vie­dad, pe­ro que no siem­pre se cum­ple. Pre­pa­rar to­do con tiem­po y con mi­mo, in­for­mar­se bien, ver los pros y los con­tras, nun­ca de­jar­se lle­var por un im­pul­so o un es­ta­do de áni­mo pun­tual que nos em­pu­je en el fon­do a una hui­da ha­cia de­lan­te.

Mu­chas ve­ces lo he­mos vis­to en la ci­ru­gía es­té­ti­ca, que no res­pon­de a una ne­ce­si­dad o de­seo de per­fec­cio­nar o arre­glar al­go, sino a una for­ma de ta­par un de­sen­ga­ño, un di­vor­cio, una fal­ta de au­to­es­ti­ma o una de­pre­sión. Los gran­des ci­ru­ja­nos sa­ben mu­cho de es­to y cui­dan de que sus pa­cien­tes no se equi­vo­quen, es­pe­cial­men­te las que aca­ban sien­do adic­tas.

Cuan­tas ve­ces nos he­mos ido a cor­tar el pe­lo por­que ne­ce­si­tá­ba­mos cam­biar al­go en nues­tra vi­da y no sa­bía­mos có­mo afron­tar­lo; o nos ti­ra­mos a la ca­lle a com­prar co­mo po­se­sas en un mal día. El pe­lo, la ro­pa, el es­ti­lo, el ma­qui­lla­je son una te­ra­pia es­tu­pen­da cuan­do uno no es­tá con­ten­to, pe­ro hay que ha­cer­lo ha­bien­do me­di­ta­do y sa­bien­do lo que que­re­mos y por qué.

A es­tas al­tu­ras ya se han da­do cuen­ta de que nues­tra re­vis­ta ha cam­bia­do, y lo ha he­cho sin que su al­ma se al­te­re, sin per­der na­da de la esen­cia que nos ha lle­va­do a cum­plir 16 años. La he­mos re­no­va­do, ac­tua­li­za­do pa­ra adop­tar las nue­vas ten­den­cias. Que­ría­mos una re­vis­ta más fres­ca, más mo­der­na, co­mo no­so­tras. Se­gu­ro que si te mi­ras al es­pe­jo no pa­re­ces la mis­ma que ha­ce 16 años: te apues­to a que, si te lle­vas bien con tu vi­da, es­tás me­jor.

Pues eso he­mos pre­ten­di­do, y creo que lo he­mos lo­gra­do. Es­ta­mos muy or­gu­llo­sas de nues­tra re­no­va­ción, que ha si­do muy me­di­ta­da, con un tra­ba­jo ex­ce­len­te de gran­des pro­fe­sio­na­les y que es­pe­ro que os gus­te tan­to co­mo a mí.

He­mos cam­bia­do pa­ra que na­da cam­bie, pa­ra po­der se­guir con­tan­do con­ti­go, una mu­jer que sa­be lo que quie­re, que ya co­no­ce lo que es la vi­da y que no se con­for­ma, que le in­tere­sa in­ves­ti­gar, co­no­cer, cre­cer y sen­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.