Una fa­mi­lia SA­NA

AR - - NEWS -

Me he vis­to re­fle­ja­da en el re­por­ta­je “So­bre­vi­vir a

una fa­mi­lia tó­xi­ca”. Se agra­de­ce mu­cho ver al­go es­cri­to so­bre el te­ma cer­ca de es­tas fe­chas. Re­cuer­do

mi in­fan­cia con fal­ta de em­pa­tía y al­gún que otro pro­ble­ma de sa­lud. Con ayu­da pro­fe­sio­nal,

de­ci­dí ale­jar­me de mi fa­mi­lia y es­ta­ble­cer con ellos otra cla­se de re­la­ción, más de tú a tú. Me­jo­ré no­ta­ble­men­te. Por eso, a los que se en­cuen­tren en

es­ta si­tua­ción, les ani­mo a sa­lir y no aguan­tar ni una Na­vi­dad tó­xi­ca más. Aho­ra, las mías, lle­gan con

ilu­sión jun­to a mi ma­ri­do y mis dos hi­jos.

PAQUI CASTELLS

TO­DOS DE­BE­RÍA­MOS SER FE­MI­NIS­TAS

O por lo me­nos, to­dos de­be­ría­mos re­fle­xio­nar muy se­ria­men­te so­bre las re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res. Pa­re­ce que úl­ti­ma­men­te he­mos da­do pa­sos atrás en re­la­ción al feminismo, que no es otra co­sa que rei­vin­di­car la igual en de­re­chos y de­be­res pa­ra hom­bres y mu­je­res. Por des­gra­cia, ca­da día se pro­du­cen más ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta y por par­te ca­da vez de gen­te más jo­ven. Creo que de­be­mos re­plan­tear­nos los ob­je­ti­vos a al­can­zar. Aun­que he­mos con­se­gui­do la igual­dad le­gal, nos fal­ta al­can­zar la igual­dad real, del día a día. Ya es­ta­mos en otra eta­pa, la del pos­fe­mi­nis­mo en la que las mu­je­res de­be­mos ne­gar­nos a que nos ha­gan sen­tir co­mo una mi­no­ría, por­que no lo so­mos. NIKA ZA­PA­TA

YO TAM­BIÉN SOY PERENNIAL

Aca­bo de leer el edi­to­rial de Ana Ro­sa so­bre las pe­ren­nials y me ha en­can­ta­do. Me iden­ti­fi­co to­tal­men­te con lo que di­ce. No so­mos na­ti­vas di­gi­ta­les, pe­ro ma­ne­ja­mos con sol­tu­ra los dis­po­si­ti­vos electrónicos: or­de­na­do­res, ta­blets, mó­vi­les... pro­gra­ma­mos los elec­tro­do­més­ti­cos que, le­jos de ha­cer­nos la vi­da más agra­da­ble, las más de las oca­sio­nes nos la com­pli­can: te­les in­te­li­gen­tes, ai­res acon­di­cio­na­dos, la­va­do­ras...

Nos sen­ti­mos in­te­gra­das en una so­cie­dad que, a pe­sar de los avan­ces, si­gue sien­do ma­chis­ta, y es­pe­ra­mos con ga­nas que ca­da mes AR nos sor­pren­da con ideas y re­fle­xio­nes que nos ha­gan sen­tir im­por­tan­tes pa­ra el mun­do y, so­bre to­do, pa­ra no­so­tras mis­mas. Fe­li­ci­da­des! Yo tam­bién soy perennial!

MIRYAM GON­ZÁ­LEZ

BUE­NAS ENER­GÍAS

Me gus­tan las per­so­nas que me trans­mi­ten ener­gía po­si­ti­va, las lec­tu­ras que me emo­cio­nan y que me dan op­ti­mis­mo. Me gus­ta sa­ber que la amis­tad en­tre hom­bres y mu­je­res, de de­re­chas y de iz­quier­das, de un co­lor o de otro, es po­si­ble. Yo con­ser­vo ami­gas de la in­fan­cia to­tal­men­te dis­tin­tas a mí y, aun­que no te­ne­mos mu­cho tiem­po, siem­pre lo­gra­mos sa­car un ra­to pa­ra ver­nos. Esos mo­men­tos nos dan a to­das una vi­ta­mi­na e in­yec­ción de ener­gía mu­tua que com­pen­sa los es­fuer­zos que ha­ce­mos pa­ra po­der coin­ci­dir. Se­gu­ro que ca­si to­das vi­mi­mos en una vo­rá­gi­ne ex­plo­si­va, pe­ro creo que el re­sul­ta­do se­rá bueno si lo ha­ce­mos de co­ra­zón y po­nien­do el al­ma en ello. En de­fi­ni­ti­va, son mu­chas las sen­sa­cio­nes que me pa­san cuan­do leo AR.

ISA­BEL HE­RRE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.