Hannibal La­gu­na

Ves­ti­dos pa­ra la in­vi­ta­da per­fec­ta.

AR - - SUMARIO - Por IVÁN IGLE­SIAS

Una nu­be de fo­cos ro­dean a la es­tre­lla. To­dos quie­ren cap­tar su estela, re­te­ner en una ins­tan­tá­nea una apa­ri­ción ca­si di­vi­na. Un pe­rio­dis­ta pre­gun­ta: “¿De quién es tu ves­ti­do?”. Ella res­pon­de: “Es un Han­ni­ba­li­si­mo”. No ha­ce fal­ta de­cir más. Paz Ve­ga ha vuel­to a con­fiar en su ami­go Hannibal La­gu­na y al día si­guien­te apa­re­ce­rá en la lis­ta de las más ele­gan­tes. “Me eli­gen por­que quie­ren sen­tir­se des­lum­bran­tes, que es muy dis­tin­to a des­lum­brar”, re­co­no­ce el diseñador na­ci­do en Ca­ra­cas, aun­que mi­tad va­len­ciano, mi­tad an­da­luz. Igual que pa­sa en la al­fom­bra ro­ja, hay mu­chas oca­sio­nes en que una mu­jer re­quie­re to­da su maes­tría pa­ra es­tar sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar.

Cuan­do ape­nas te­nía 15 años, Hannibal La­gu­na de­jó su ca­sa pa­ra em­pe­zar a em­pa­par­se de mo­da en to­da Eu­ro­pa. A los 18 es­ta­ba en Milán es­tu­dian­do sas­tre­ría y con 19 abrió su ta­ller y pre­sen­tó su pri­me­ra colección que le va­lió el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. Él fue tam­bién uno de los pri­me­ros que, en la dé­ca­da de los no­ven­ta, di­se­ña­ron una colección mo­no­grá­fi­ca ex­clu­si­va­men­te de­di­ca­da a las no­vias en la Pa­sa­re­la Gau­dí. El mun­do nup­cial en to­da su ex­ten­sión si­gue sien­do a día de hoy uno de sus prin­ci­pa­les desem­pe­ños y, colección a colección, des­cu­bri­mos que la fe­mi­ni­dad y el lu­jo de Hannibal ja­más pa­san de mo­da.

Eres una de las fir­mas más re­co­no­ci­das en el ar­te de ves­tir a las in­vi­ta­das. ¿Por qué crees que eli­gen tus di­se­ños pa­ra sus even­tos más es­pe­cia­les? Des­de mis ini­cios soy fiel a mí mis­mo e in­ten­to se­du­cir con ele­gan­cia por en­ci­ma de ten­den­cias y mo­das. Bus­co el equi­li­brio en­tre el ro­man­ti­cis­mo y la fe­mi­ni­dad a tra­vés de ca­mi­nos es­té­ti­cos que de­fi­nan la be­lle­za de for­ma na­tu­ral y que per­du­ren en el tiem­po.

¿Qué tie­ne que te­ner un buen ves­ti­do de in­vi­ta­da?

Esen­cial­men­te tie­ne que po­ten­ciar la be­lle­za de la mu­jer que lo vis­te, sin ne­ce­si­dad de ador­nos in­ne­ce­sa­rios. Cuan­do ne­ce­si­ta de ellos, es por­que no es un buen ves­ti­do.

¿Qué con­se­jos sue­les dar­les a las in­vi­ta­das de bo­da que acu­den a tu ta­ller?

El look de­be de­fi­nir la per­so­na­li­dad y el es­ti­lo de quien lo lle­va y tie­ne que ser ar­mó­ni­co y acor­de con el en­torno en el que se va a lu­cir. Es imprescindible que los te­ji­dos sean na­tu­ra­les y la con­fec­ción ar­te­sa­nal. En es­tas oca­sio­nes hay que huir de los ves­ti­dos que se fa­bri­can en se­rie. La esen­cia na­ce de la na­tu­ra­li­dad de sen­tir lo que se lle­va co­mo pro­pio y se con­si­gue cuan­do pri­me­ro se vis­te el al­ma y lue­go el cuer­po.

¿Si­gue en vi­gor el pro­to­co­lo que di­ce que el cor­to es pa­ra el día y el lar­go so­lo pa­ra la no­che?

His­tó­ri­ca­men­te el cor­to se apli­ca a ce­re­mo­nias de día y el lar­go so­lo cuan­do el even­to se ce­le­bra a la caí­da del sol. Pe­ro el lar­go mi­di, muy ha­bi­tual en mis co­lec­cio­nes, ya sea por en­ci­ma del to­bi­llo oa me­dia pier­na, es un cor­te muy apro­pia­do pa­ra

am­bas oca­sio­nes.

¿Qué pren­da o ac­ce­so­rio no le pon­drías nun­ca a una in­vi­ta­da?

No me gus­tan los ves­ti­dos lar­gos con to­ca­dos. En Es­pa­ña es ha­bi­tual es­ta com­bi­na­ción, pe­ro yo so­lo la con­ci­bo en ca­sos muy ex­cep­cio­na­les y siem­pre que la in­vi­ta­da ten­ga un pro­ta­go­nis­mo re­le­van­te, co­mo es el ca­so de la ma­dre del no­vio o la no­via.

¿Cuá­les son las nue­vas ten­den­cias en ves­ti­dos de fies­ta pa­ra 2018?

Hay to­do un uni­ver­so de vo­lú­me­nes va­po­ro­sos, muy li­via­nos, don­de los pro­ta­go­nis­tas son los ves­ti­dos ro­mán­ti­cos de cin­tu­ras pro­nun­cia­das y lí­neas ele­gan­tes.

Fal­das cor­ta­das al bies, a ba­se

de nes­gas y ca­pas, fal­sas

trans­pa­ren­cias, se­duc­to­res es­co­tes en la es­pal­da, ma­ra­vi­llo­sos tra­ba­jos con bor­da­dos, di­mi­nu­tos plie­gues y pli­sa­dos que es­ti­li­zan la si­lue­ta. En de­fi­ni­ti­va, ve­re­mos una má­gi­ca ar­mo­nía en­tre la be­lle­za y la se­duc­to­ra fra­gi­li­dad, es una colección ro­mán­ti­ca, de­li­ca­da y, a la vez, lle­na de ener­gía.

¿Có­mo con­ci­bes a las ma­dri­nas?

Cuan­do un ves­ti­do ne­ce­si­ta de ador­nos es por­que no es un buen ves­ti­do

¿Te gus­ta la ten­den­cia de los ves­ti­dos de fies­ta en co­lo­res cla­ros, ca­si blan­cos? La gran ma­yo­ría de las bo­das se ce­le­bran en pri­ma­ve­ra/ve­rano y los co­lo­res cla­ros son muy fa­vo­re­ce­do­res. No obs­tan­te, siem­pre los com­bi­na­ría con com­ple­men­tos de co­lor pa­ra res­pe­tar el pro­ta­go­nis­mo de la no­via. ¿Qué com­ple­men­tos son los más apro­pia­dos pa­ra una in­vi­ta­da? Es­to de­pen­de del mo­men­to, la per­so­na y el ves­ti­do. Pe­ro lo que siem­pre hay que te­ner en cuen­ta es que los com­ple­men­tos tie­nen que su­mar al to­tal look. Si no es así, de­ben ser neu­tros o in­clu­so pres­cin­dir de ellos. Es un mo­men­to úni­co y ellas aca­pa­ran el pro­ta­go­nis­mo jun­to con los no­vios. Ele­gan­cia an­tes que es­tri­den­cia y no­to­rie­dad an­tes que neu­tra­li­dad. Una ma­dri­na no de­be pa­sar des­aper­ci­bi­da, pe­ro tam­po­co de­be res­tar­le pro­ta­go­nis­mo a la no­via. Creo que en el equi­li­brio es­tá el éxi­to. ¿Crees que se pue­de uti­li­zar un ves­ti­do de in­vi­ta­da en el día a día? El tra­je de in­vi­ta­da es­tá to­tal­men­te ren­ta­bi­li­za­do con las de­ce­nas de fo­tos que in­mor­ta­li­zan ese mo­men­to. Pen­sar des­de el ini­cio en los fu­tu­ros usos es in­tere­san­te pe­ro no de­be­ría ser el úni­co fin, por­que pue­de ha­cer que nues­tro es­ti­lis­mo, fi­nal­men­te, re­sul­te de­ma­sia­do ano­dino pa­ra un día tan es­pe­cial. ¿Re­cuer­das al­gu­na anéc­do­ta de al­gu­na in­vi­ta­da que te ha­ya pe­di­do al­go bas­tan­te di­fe­ren­te? Sí, re­cuer­do una in­vi­ta­da que me di­jo que la vis­tie­ra con el úni­co fin de en­con­trar un no­vio en la bo­da y así lo hi­ce. Lo en­con­tró y aho­ra es­ta fe­liz­men­te ca­sa­da. Tam­bién le hi­ce su ves­ti­do de no­via. Mu­chas anéc­do­tas en es­tos 30 años en la mo­da. ¿Qué te si­gue apor­tan­do es­ta pro­fe­sión? Ejer­cer la di­rec­ción crea­ti­va de una fir­ma de mo­da du­ran­te tres dé­ca­das es un tra­ba­jo apa­sio­nan­te. Mi re­to, du­ran­te to­do es­te tiem­po, ha si­do do­tar a la mar­ca de una iden­ti­dad propia, re­co­no­ci­da y re­co­no­ci­ble.

Una sa­tis­fac­ción personal que no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin el apo­yo de un gran equi­po de pro­fe­sio­na­les y los me­jo­res in­dus­tria­les del sec­tor. Des­de el pun­to de vis­ta personal, la mo­da y su fre­né­ti­ca evo­lu­ción me apor­tan una ener­gía vi­tal, que di­fí­cil­men­te en­cuen­tro en nin­gu­na otra ac­ti­vi­dad. ¿Con qué re­cuer­do te que­das de to­dos los even­tos que hi­cis­teis por el tri­gé­si­mo aniver­sa­rio? Las ce­le­bra­cio­nes real­men­te no han ter­mi­na­do. Va a ser un año mar­ca­do por ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con el aniver­sa­rio de la fir­ma, pe­ro, has­ta aho­ra, sin du­da, los mo­men­tos más emo­ti­vos los vi­vi­mos du­ran­te la ce­le­bra­ción de la ce­na Han­ni­ba­lis­si­mo, en el Ho­tel San­to Mau­ro. Me que­do con el ca­ri­ño de tan­tos y tan­tos ami­gos y com­pa­ñe­ros. El rit­mo no pa­ra. ¿Cuá­les son tus nue­vas pro­pues­tas pa­ra es­ta tem­po­ra­da? Aho­ra di­ri­gi­mos nues­tra mi­ra­da ha­cia el Es­te, en un via­je des­de Tai­lan­dia a Ja­pón, ha­cia ese lu­gar don­de na­ce el sol, pa­ra ver flo­re­cer con ilu­sión los pro­yec­tos de es­ta nue­va eta­pa. Por una par­te subimos a la pa­sa­re­la la colección Orient Bloom y, por otra, pre­sen­ta­mos la pri­me­ra colección ur­ba­na de prêt-àpor­ter de la fir­ma en el sa­lón Mo­mad Ma­drid. Es­ta lí­nea su­po­ne un sal­to ex­po­nen­cial, que pro­yec­ta­rá nues­tra filosofía es­té­ti­ca en una pro­pues­ta pa­ra ves­tir el nue­vo All Day de la mar­ca. Am­bas son co­lec­cio­nes con re­fe­ren­cias ex­plí­ci­tas e im­plí­ci­tas al exó­ti­co y fas­ci­nan­te Orien­te, a sus aro­mas y co­lo­res y a la be­lle­za flo­ral de sus jar­di­nes an­ces­tra­les. San­dra Iba­rra, Mar­ta Sán­chez, Ta­ma­ra, So­nia Fe­rrer, Che­noa... son mu­chas las es­tre­llas fans de ese Han­ni­ba­lis­si­mo que se in­ven­tó Paz Ve­ga. ¿Qué te gus­ta de es­tas mu­je­res? To­das son ma­ra­vi­llo­sas ami­gas a las que ad­mi­ro pro­fun­da­men­te y que he lle­ga­do a co­no­cer gra­cias a mi tra­ba­jo. Com­par­ti­mos nues­tro amor por la mo­da, la fe­mi­ni­dad y el ro­man­ti­cis­mo. Me gus­ta que sean co­mo son, au­ten­ti­cas equi­li­bris­tas en­tre lo hu­mano y lo di­vino. Eso las ha­ce úni­cas.

Me gus­ta que mis clien­tas sean co­mo son: au­tén­ti­cas equi­li­bris­tas en­tre lo hu­mano y lo di­vino. Eso las ha­ce úni­cas

Hannibal La­gu­na y su mu­sa, Cla­ra Cou­rel, con un ves­ti­do de la nue­va colección en el ate­lier del diseñador.

El diseñador en su ate­lier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.