Ins­ta­gram, el es­ca­pa­ra­te de las nue­vas di­se­ña­do­ras

No lle­gan a la trein­te­na pe­ro sus per­fi­les so­bre­pa­san los 100.000 se­gui­do­res. La pa­sión por la mo­da y el di­se­ño de Ma­ría Pas­cual, Lau­ra Cor­si­ni y Na­ta­lia Oso­na ha ha en­con­tra­do en la red so­cial su ca­ta­pul­ta ha­cia el éxi­to.

AR - - SUMARIO - Por NE­REA PANICELLO

A quién se­guir en la red so­cial.

MA­RÍA PAS­CUAL, LA JOYERA DE INS­TA­GRAM “Me gus­ta pen­sar que ca­da una de las pie­zas acom­pa­ña­rá a mis clien­tas mu­cho tiem­po”

Con­se­guir que ins­ta­gra­mers de la ta­lla de Dul­cei­da o Co­lla­ge Vin­ta­ge se con­fie­sen adic­tas a tus joyas no es ta­rea fá­cil. De­trás de es­tas ma­ra­vi­llo­sas crea­cio­nes do­ra­das se en­cuen­tra la di­se­ña­do­ra Ma­ría Pas­cual (29 años). La ca­ta­la­na cuen­ta con una co­mu­ni­dad de más de 160.000 se­gui­do­res pe­ro su per­fil tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad que lo ha­ce úni­co y di­fe­ren­te al res­to: al con­tra­rio de lo que sue­le su­ce­der en es­ta red so­cial, ella pre­fie­re man­te­ner­se al mar­gen “y mos­trar las fo­to­gra­fías de las in­fluen­cers de ver­dad”, re­co­no­ce.

To­do co­men­zó ha­ce diez años, po­co des­pués de mu­dar­se a Lon­dres pa­ra es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra en la es­cue­la Cen­tral Saint Mar­tins: “Yo crea­ba joyas co­mo hob­bie y, po­co a po­co, mis alle­ga­dos em­pe­za­ron a in­tere­sar­se por ellas. Un día de­ci­dí in­ver­tir y me fui a la In­dia pa­ra crear mi pri­me­ra colección. Y, aun­que el éxi­to vino de ma­ne­ra pro­gre­si­va, to­da­vía hoy me sor­pren­do cuan­do voy a un fes­ti­val de mú­si­ca o a to­mar al­go y veo a clien­tas con las joyas. ¡Me en­can­ta!”, con­fie­sa. ¿Su ins­pi­ra­ción? Un via­je, un re­cuer­do o in­clu­so una con­ver­sa­ción pue­den ser el pun­to de par­ti­da de sus di­se­ños. Sus pie­zas son 100% Ma­de in Spain y la fir­ma es­tá cons­tan­te­men­te re­no­ván­do­se con nue­vos col­gan­tes, pen­dien­tes, pul­se­ras y ani­llos con un pre­cio muy por de­ba­jo de los cien eu­ros. La di­se­ña­do­ra des­ta­ca el ca­rác­ter atem­po­ral de sus crea­cio­nes: “Me gus­ta pen­sar que ca­da una de las pie­zas acom­pa­ña­rá a mis clien­tas mu­cho tiem­po”. Tras la co­la­bo­ra­ción con Sa­ra Es­cu­de­ro, la fa­mo­sa au­to­ra del blog

Co­lla­ge Vin­ta­ge en 2016, Ma­ría re­co­no­ce que le en­can­ta­ría po­der tra­ba­jar con al­gu­nas de las in­fluen­cers que ha­bi­tual­men­te lle­van sus di­se­ños en Ins­ta­gram, co­mo Dul­cei­da o Ju­lie Sa­ri­ña­na (Sin­ce­rely Ju­les). ¿Su pró­xi­mo re­to? In­ter­na­cio­na­li­zar su mar­ca y ex­por­tar al mun­do sus crea­cio­nes. “Aun­que no te­ne­mos pri­sa, las co­sas con ca­be­za y po­co a po­co”, sen­ten­cia la di­se­ña­do­ra.

LAU­RA COR­SI­NI, BÁ­SI­COS CON IDEN­TI­DAD PROPIA “Quie­ro que mis pren­das en­ca­jen en el ar­ma­rio de cual­quier mu­jer”

Pa­ra co­no­cer el al­ma de es­ta di­se­ña­do­ra, so­lo ne­ce­si­ta­mos echar un ojo a su colección: blu­sas, ca­mi­sas, ves­ti­dos… con­fec­cio­na­dos en cre­pé con pa­tro­nes bá­si­cos, ele­gan­tes y ver­sá­ti­les. Lau­ra Cor­si­ni (28 años), la di­se­ña­do­ra que se en­cuen­tra de­trás de la mar­ca Bi­ma­ni13, ha con­se­gui­do crear to­das y ca­da una de las pren­das que siem­pre ha­bía so­ña­do te­ner en su ar­ma­rio.

Es­ta ma­dri­le­ña se for­mó en Em­pre­sa­ria­les, con la es­pi­ni­ta de la mo­da cla­va­da. Tras ter­mi­nar la ca­rre­ra, via­jó a Chi­na sin sa­ber que se­ría el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de su propia fir­ma. “Fue en Shang­hái, en el Mer­ca­do de la Se­da, don­de en­con­tré nues­tro te­ji­do má­gi­co. Me pro­pu­sie­ron di­se­ñar­me al­go y ahí se creó la pri­me­ra ca­mi­sa de la mar­ca”, re­cuer­da. Hoy tie­ne dos tien­das en Ma­drid (Pa­seo de la Ha­ba­na, 87, y Ve­láz­quez, 43) con una colección en la que po­de­mos en­con­trar des­de blu­sas y tops has­ta za­pa­tos, pa­san­do por pan­ta­lo­nes, ves­ti­dos y abri­gos, con pre­cios que os­ci­lan en­tre los 30 y los 200 eu­ros. “Quie­ro que mis pren­das en­ca­jen en el ar­ma­rio de cual­quier mu­jer”, con­fie­sa. Aun­que una co­sa tie­ne cla­ra: sin Ins­ta­gram na­da de es­to hu­bie­ra si­do po­si­ble. “Pon­go la mano en el fue­go por que nues­tra mar­ca no hu­bie­ra exis­ti­do”, ex­pli­ca. Aho­ra, mien­tras pla­nea abrir otra tien­da fí­si­ca en Es­pa­ña, aca­ba de crear Di­bo Socks, una fir­ma de cal­ce­ti­nes jun­to a la mar­ca de za­pa­tos Di­plo­ma­tic. Mien­tras sue­ña con que Oli­via Pa­ler­mo y la rei­na Le­tiz ia vis­tan sus ca­mi­sas, no des­car­ta crear una fun­da­ción pa­ra cau­sas so­cia­les tras un via­je a Se­ne­gal. “Bi­ma­ni ya va ro­da­do y quie­ro ha­cer co­sas nue­vas”.

NA­TA­LIA OSO­NA, PA­SIÓN POR LAS TEN­DEN­CIAS “An­tes te­nía­mos en el pun­to de mi­ra a ac­tri­ces y mo­de­los; aho­ra, a gen­te nor­mal”

Es­tu­dian­te de De­re­cho y Ad­mi­nis­tra­ción y di­rec­ción de em­pre­sas, ins­ta­gra­mer, em­pre­sa­ria, di­se­ña­do­ra e imagen de su fir­ma de mo­da, Glo­ria’s. En es­ta mez­cla re­si­de la cla­ve del éxi­to de Na­ta­lia Oso­na (26 años). En tan so­lo tres años, es­ta jo­ven ma­dri­le­ña ha con­se­gui­do col­gar el car­tel de sold out en mu­chas pren­das de su e-shop y abrir una tien­da en Ma­drid (Clau­dio Coe­llo, 113). El 60% de la colección son pie­zas di­se­ña­das por ella. “Si ten­go que de­fi­nir con una pa­la­bra mi mar­ca es ‘ten­den­cia’. La mo­da que se con­su­me aho­ra no son pren­das que se que­dan en el ar­ma­rio du­ran­te mu­cho tiem­po, por lo que mis di­se­ños son a pre­cios low cost y muy ver­sá­ti­les. Sir­ven tan­to pa­ra el día co­mo pa­ra la no­che”, ex­pli­ca. Es­tas crea­cio­nes son las que mues­tra ella mis­ma des­de 2014 en su per­fil de Ins­ta­gram, don­de ya cuen­ta con ca­si 200.000 se­gui­do­res: “Es un con­cep­to nue­vo. Me cos­tó un mon­tón que la gen­te lo en­ten­die­ra. Pe­ro, hoy en día, sa­ben que ten­go una tien­da, pe­ro tam­bién soy ins­ta­gra­mer”, ex­pli­ca. Y, aun­que des­car­te la pa­la­bra ‘in­fluen­cer’ de su vo­ca­bu­la­rio, es cons­cien­te del cam­bio que se ha pro­du­ci­do en la so­cie­dad. “An­tes te­nía­mos en el pun­to de mi­ra a ac­tri­ces y mo­de­los; aho­ra, a gen­te nor­mal con la que te iden­ti­fi­cas más”.

¿Sus re­fe­ren­tes? Pues­tas a ima­gi­nar, a la ma­dri­le­ña le en­can­ta­ría lan­zar una colección con Ken­dall Jen­ner o Gi­gi Ha­did. Aun­que hay otro an­he­lo que se ha que­da­do en el tin­te­ro: opo­si­tar pa­ra juez: “Lo que es­toy vi­vien­do aho­ra es un sue­ño. No era exac­ta­men­te lo que que­ría, pe­ro es me­jor”.

Ma­ría Pas­cual es la au­to­ra de los com­ple­men­tos fa­vo­ri­tos

de mu­chas in­fluen­cers.

Pen­dien­te in­di­vi­dual, 35 €.

Bra­za­le­te, 35 €.

Ani­llo, 40 €.

Ves­ti­do

Ma­ris­ta,

119 €.

Za­pa­tos mas­cu­li­nos con pla­ta­for­ma, 24,90 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.