¿QUÉ NE­CE­SI­TA TU ME­LE­NA?

AR - - AR Y L’ORÉAL PARIS -

Ca­da cabello tie­ne unas ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas se­gún el ti­po, co­lor y ca­li­dad. Pa­ra en­con­trar res­pues­tas per­so­na­li­za­das y la me­jor for­ma de cui­dar­lo en­tra­mos en el la­bo­ra­to­rio L’Oréal Pa­ris, el más gran­de de Eu­ro­pa, y des­cu­bri­mos la cien­cia que ava­la sus no­ve­da­des.

Evi­tar que se rom­pa al ce­pi­llar­lo, con­se­guir que crez­ca más rá­pi­do, cal­mar el cue­ro ca­be­llu­do sen­si­ble y apren­der a apli­car co­rrec­ta­men­te los acei­tes ca­pi­la­res se han con­ver­ti­do en los cua­tro pun­tos de in­te­rés de las mu­je­res res­pec­to al pe­lo, da­do que ocu­pan los pri­me­ros pues­tos de nues­tras bús­que­das en In­ter­net. Pa­ra en­con­trar res­pues­ta a to­das ellas, en el Glo­bal Hair Re­search Center (Pa­rís), uno de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción ca­pi­lar más im­por­tan­tes del mun­do, pro­pie­dad de L’Oréal Pa­ris, cuen­tan con dos sis­te­mas de diag­nós­ti­co pa­ten­ta­dos –Hair Diag­nos­tic Sys­tem HDS y Elec­tro­nic Mi­cros­copy Sem– ca­pa­ces de vi­sua­li­zar y ana­li­zar al mi­lí­me­tro el pe­lo. “El pri­me­ro es un dis­po­si­ti­vo por­tá­til in­te­li­gen­te que es­tu­dia los há­bi­tos del con­su­mi­dor y las pro­pie­da­des de su cue­ro ca­be­llu­do y cabello. Y el se­gun­do es un sis­te­ma de mi­cros­co­pía elec­tró­ni­ca de ba­rri­do que ad­quie­re imá­ge­nes de al­ta pre­ci­sión y mag­ni­fi­ca­ción del pe­lo, pa­ra eva­luar el gra­do del da­ño”, ex­pli­ca Jac­ques Le Clai­re, quí­mi­co y Director Cien­tí­fi­co de la ca­sa. To­dos es­tos datos, una vez va­lo­ra­dos y com­par­ti­dos con el de­par­ta­men­to de I + D, sir­ven pa­ra dar con fór­mu­las pun­te­ras que imi­tan los com­po­nen­tes es­truc­tu­ra­les del pe­lo.

¿PUE­DE EL PE­LO CRE­CER MÁS RÁ­PI­DO?

En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, el cabello cre­ce 1 cm por mes, pe­ro exis­ten mi­tos –co­mo que ayu­da cor­tar­lo más a me­nu­do– que no tie­nen nin­gún fun­da­men­to cien­tí­fi­co. “No es po­si­ble ace­le­rar la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to na­tu­ral del cabello, pe­ro sí se pue­de for­ta­le­cer su lon­gi­tud y se­llar las pun­tas pa­ra evi­tar que se abran y ten­gan ese as­pec­to de­bi­li­ta­do”, ase­gu­ra Pas­ca­le Gu­yon­net De­ber­sac, Director de Co­mu­ni­ca­ción Cien­tí­fi­ca. ¿Có­mo? Se­gún las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes, exis­te un trío de ac­ti­vos ga­na­do­res que se com­po­ne de acei­te de ri­cino ca­paz de se­llar las pun­tas abier­tas en tiem­po ré­cord; que­ra­ti­na ve­ge­tal ri­ca en ami­noá­ci­dos que se fi­jan a las zo­nas da­ña­das del pe­lo y lo sua­vi­zan; y pro­vi­ta­mi­na B5 que pro­te­ge e hi­dra­ta la fi­bra ca­pi­lar. To­dos ellos es­tán pre­sen­tes en la nue­va ga­ma

El­vi­ve Dream Long. En cual­quier ca­so, con­vie­ne saber que el se­bo es un ‘abri­go’ na­tu­ral de lípidos que pro­te­ge la fi­bra ca­pi­lar con­tra los agen­tes ex­ter­nos. Y en ese mo­men­to, cuan­do la fi­bra se se­ca por fal­ta de esa gra­sa na­tu­ral (por fac­to­res me­dioam­bien­ta­les u hor­mo­na­les), es cuan­do en­tra en jue­go el best-se­ller de los pro­duc­tos ca­pi­la­res: el acei­te. “La prin­ci­pal fun­ción de los acei­tes es cu­brir el pe­lo con una pe­lí­cu­la li­pí­di­ca que no de­je as­pec­to gra­so pe­ro sí apor­te un ex­tra de pro­tec­ción”, ex­pli­ca Elo­die Saint-Fé­lix, Ge­ren­te Se­nior de Desa­rro­llo. Y exis­ten acei­tes ve­ge­ta­les, co­mo el de co­co, que nu­tren, re­cu­pe­ran el bri­llo, for­ta­le­cen y cal­man al mis­mo tiem­po, co­mo su­ce­de con el Acei­te

Ex­tra­or­di­na­rio de L’Oréal Pa­ris.

SEN­SI­BI­LI­DAD, EL GRAN ENEMI­GO

Se­gún datos ofi­cia­les, al­re­de­dor del 60% de las mu­je­res tie­nen el cue­ro ca­be­llu­do sen­si­ble. ¿La so­lu­ción? Evi­tar cual­quier pro­duc­to que con­ten­ga sul­fa­tos, pa­ra­be­nos, si­li­co­nas, co­lo­ran­tes... y apos­tar en cam­bio por los de for­mu­la­cio­nes sen­ci­llas. “El acei­te esen­cial de la­van­da or­gá­ni­ca de la Pro­ven­za que uti­li­za­mos en Bo­ta­ni­cals, jun­to con al­gu­nos acei­tes bo­tá­ni­cos, co­mo los de co­co y so­ja, cal­man el cue­ro ca­be­llu­do e hi­dra­tan lo necesario”, ase­gu­ra Ca­ro­li­ne Wes­trich, Ge­ren­te de Desa­rro­llo. En lo que se re­fie­re a la elas­ti­ci­dad, “el cabello pue­de ex­pan­dir­se has­ta un 30% de su lon­gi­tud ori­gi­nal cuan­do es­tá mo­ja­do”, ase­gu­ra Da­mien We­lle­man, de Eva­lua­ción Clí­ni­ca. La ex­po­si­ción dia­ria a agre­sio­nes ex­ter­nas ha­ce que des­apa­rez­ca el ‘ce­men­to’ in­ter­ce­lu­lar del que es­tá he­cha la fi­bra ca­pi­lar (unos lípidos lla­ma­dos ‘ce­ra­mi­das’) y que el pe­lo se vuel­va se­co, opa­co y que­bra­di­zo. “En la­bo­ra­to­rio se ha crea­do una ce­ra­mi­da bio­mi­mé­ti­ca que imi­ta ese ce­men­to y de­vuel­ve la elas­ti­ci­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.