Ben­ja­min Bio­lay

El repu­tado can­tan­te vuel­ve al ci­ne co­mo ac­tor en la adap­ta­ción de una no­ve­la de Mar­gue­ri­te Du­rás.

AR - - SUMARIO -

El can­tan­te fran­cés vuel­ve al ci­ne.

Asus 45 años, Ben­ja­min Bio­lay es uno de los más re­co­no­ci­dos mú­si­cos fran­ce­ses, con­si­de­ra­do por la crí­ti­ca el le­gí­ti­mo su­ce­sor de la chan­son fran­ce­sa, en especial de Ser­ge Gains­bourg. Ca­ris­má­ti­co, atrac­ti­vo y con fa­ma de bon vi­vant, el que fue­ra ma­ri­do de Chia­ra Mas­troian­ni de­rro­cha ta­len­to, tam­bién en la gran pan­ta­lla, don­de de­bu­tó co­mo ac­tor en 2004. “El ci­ne sur­gió co­mo un bo­nus, co­mo al­go ex­tra. Una vez hi­ce de mí mis­mo en una pe­lí­cu­la, gus­tó, y des­pués em­pe­cé con pa­pe­les más dra­má­ti­cos”, afir­ma. Des­de en­ton­ces, eli­ge ca­da fil­me pen­san­do en si se­ría una cin­ta que le gus­ta­ría ver. Es la li­ber­tad que le da no vi­vir de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca: “No ten­go que acep­tar un pa­pel pa­ra pa­gar mis cuen­tas”.

La úl­ti­ma pro­duc­ción que cuen­ta con su pre­sen­cia es El do­lor, ins­pi­ra­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Mar­gue­ri­te Du­rás. En ella, Ben­ja­min da vi­da al ma­ri­do de la es­cri­to­ra, miem­bro de la Re­sis­ten­cia en la Fran­cia ocu­pa­da por los naz is de 1944. La his­to­ria nos na­rra la lu­cha desesperada de Mar­gue­ri­te pa­ra con­se­guir el re­gre­so de su amado cuan­do él fue de­por­ta­do por la Ges­ta­po a Bu­chen­wald y Da­chau (de su ex­pe­rien­cia en los cam­pos de con­cen­tra­ción na­ció su li­bro La es­pe­cie hu­ma­na). In­ten­sa y muy cui­da­da, la pe­lí­cu­la se abre a nues­tros ojos co­mo un gran tes­ti­mo­nio so­bre el con­fic­to mo­ral y po­lí­ti­co de la jus­ti­cia en una épo­ca de ven­ce­do­res y ven­ci­dos. Es­tá cla­ro que la sen­si­bi­li­dad ex­qui­si­ta de Ben­ja­min pa­ra in­ter­pre­tar te­mas co­mo Ton Hé­ri­ta­ge al­can­za tam­bién a su gus­to por las his­to­rias bien con­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.