CUAN­DO ELLOS SON MÁS JÓVENES

AR - - INSPIRACIÓN - Por Do­lo­res Con­que­ro

Co­mo tan­tas mu­je­res, he te­ni­do dos vi­das. En una ‘ju­gué’ a ser la per­fec­ta ma­dre, y la per­fec­ta es­po­sa, a la vez que in­ten­ta­ba dar lo me­jor de mí co­mo pro­fe­sio­nal. En la otra, una vez di­vor­cia­da, sim­ple­men­te me preo­cu­pé de ser fe­liz. Y en es­ta se­gun­da vi­da en­con­tré a un hom­bre que pa­re­cía pre­des­ti­na­do pa­ra mí. Pe­ro ¡ay! Ha­bía un pe­que­ño pro­ble­ma: te­nía diez años me­nos que yo. En teo­ría, no im­por­ta­ba: es­toy har­ta de oír y de de­cir que no hay que preo­cu­par­se por lo que pien­sen los de­más. Suena muy bo­ni­to, pe­ro no es ver­dad cuan­do tie­nes pa­dres o hi­jos, cuan­do vas por la ca­lle y al­guien te ta­la­dra con la mi­ra­da, cuan­do vi­ves en una so­cie­dad ob­se­sio­na­da con la ju­ven­tud y la be­lle­za. ¿Qué pa­sa­rá cuan­do yo ten­ga 48 y él 38, me pre­gun­ta­ba a me­nu­do, ¿y cuan­do sean 50 o 60?

Fue en­ton­ces cuan­do me di cuen­ta de que, en una épo­ca en la que he­mos su­pe­ra­do in­nu­me­ra­bles pre­jui­cios, el he­cho de que una mu­jer sal­ga con un hom­bre más jo­ven si­gue sien­do un ta­bú. Da igual que de vez en cuan­do apa­rez­ca en la pren­sa al­gu­na fa­mo­sa con una pa­re­ja más jo­ven o un ca­so tan me­diá­ti­co co­mo el de Emmanuel Ma­cron. Pre­ci­sa­men­te la ma­ne­ra de tra­tar esas no­ti­cias y los co­men­ta­rios que ge­ne­ran (ri­sas gra­tui­tas, crí­ti­cas), con­fir­man que en ab­so­lu­to es un te­ma su­pe­ra­do, y más to­da­vía cuan­do se com­pa­ra con el ca­so con­tra­rio, el de un hom­bre que sa­le con una mu­jer bas­tan­te más jo­ven. Y qué bien les vie­ne a ellos que es­to sea así, cuán­to alar­gan así su po­ten­cial vi­da amo­ro­sa.

Aquí es­tá el ori­gen de Amo­res con­tra el tiem­po, un li­bro que re­tra­ta la vi­da de nue­ve mu­je­res de di­ver­sas épo­cas que se atre­vie­ron a desafiar es­te pre­jui­cio y que a ve­ces lo pa­ga­ron muy ca­ro. Por­que en mi afán por no sen­tir­me so­la me de­di­qué a in­ves­ti­gar có­mo lo ha­cían otras y, so­bre to­do, có­mo lo ha­bían he­cho. Ja­más ima­gi­né la pri­me­ra vez que su­pe, por ejem­plo, que Do­lo­res Ibá­rru­ri, Pa­sio­na­ria –esa mu­jer que lle­gó a lo más al­to en

el mun­do de la po­lí­ti­ca y te­nía pin­ta de abue­li­ta–, hu­bie­ra vi­vi­do un amor lo­co con Fran­cis­co An­tón, un ca­ma­ra­da que te­nía 14 años me­nos que ella. Aún me­nos po­día ima­gi­nar los pro­ble­mas que tu­vo por eso: bá­si­ca­men­te, que com­pa­ñe­ros del par­ti­do qui­sie­ran apro­ve­char es­ta cir­cuns­tan­cia pa­ra in­ten­tar apar­tar­la del po­der (y de pa­so ocu­par­lo ellos, cla­ro).

Hay otra mu­jer cu­ya his­to­ria me con­mue­ve pro­fun­da­men­te. Es la de la cien­tí­fi­ca Ma­rie Cu­rie. Cuan­do, ya viu­da, se enamo­ró de un co­le­ga que se es­ta­ba di­vor­cian­do y era más jo­ven que ella, se ge­ne­ró una cam­pa­ña en su con­tra que le pro­vo­có una pro­fun­da de­pre­sión. Y es que no so­lo vio su vi­da ex­pues­ta en to­dos los ta­bloi­des de la épo­ca, sino que fue juz­ga­da y con­si­de­ra­da cul­pa­ble de ha­ber ini­cia­do ese ro­man­ce, por­que, cla­ro, él era un po­bre in­ge­nuo y ella una ar­pía (y a los que di­cen que no hay que preo­cu­par­se de lo que di­ga la gen­te les pre­gun­to qué ha­rían ellos si, co­mo Ma­rie Cu­rie, tu­vie­ran a gen­te in­cre­pán­do­la a la puer­ta de su ca­sa o ti­ran­do to­ma­tes a sus hi­jas a la sa­li­da del co­le­gio).

Y ha­blan­do de ar­pías, hay una que pa­ra la opi­nión pú­bli­ca ha si­do la rei­na de ellas: Ga­la, la es­po­sa de Sal­va­dor Da­lí. Du­ran­te años se la ha te­ni­do por egoís­ta y ava­ra, una mu­jer fría y vi­vi­da –te­nía diez años más que él y es­ta­ba ca­sa­da cuan­do lo co­no­ció–. Pe­ro re­sul­ta que la cal­cu­la­do­ra Ga­la ha­cía co­sas co­mo ayu­dar eco­nó­mi­ca­men­te a su ex­ma­ri­do y a la nue­va pa­re­ja de es­te, y du­ran­te la gue­rra y la pos­gue­rra hi­zo lle­gar co­mi­da y me­di­ca­men­tos a la fa­mi­lia de Da­lí en Es­pa­ña... ¿Por qué las mu­je­res que se sa­len de la nor­ma car­gan so­bre sus hom­bros con eti­que­tas des­pec­ti­vas?

Y eso me re­cuer­da que an­te te­mas co­mo es­te, que son cla­ro re­fle­jo del pa­triar­ca­do del que to­dos so­mos hij@s, son mu­chas las vo­ces que sos­tie­nen que en el fon­do la cul­pa es nues­tra, que so­mos las pri­me­ras en juz­gar y en per­pe­tuar dichos pre­jui­cios. Y yo me veo obli­ga­da a re­cor­dar que no, que el pa­triar­ca­do nos afec­ta a to­dos, a hom­bres y mu­je­res.

Bas­ta ya de cul­par­nos de to­do, por fa­vor. Eso sí que es ha­cer­le jue­go al ma­chis­mo. No so­mos cul­pa­bles de ha­ber na­ci­do en la so­cie­dad en que he­mos na­ci­do, aun­que cla­ro que po­de­mos ha­cer al­go por cam­biar­la. Vi­vir un amor cuan­do la vi­da nos lo re­ga­la se­ría lo pri­me­ro, por su­pues­to. Des­pués, no dejar que la ti­ra­nía de la ju­ven­tud de­ci­da nues­tras vi­das. Por­que, sí, va­mos su­peran­do cier­tos pre­jui­cios, pe­ro su lu­gar lo van ocu­pan­do otros. De to­dos ellos, el que dic­ta que una mu­jer no es nunca lo su­fi­cien­te­men­te jo­ven ni es­tá lo su­fi­cien­te­men­te del­ga­da, que di­ría Co­co Cha­nel –otra de las pro­ta­go­nis­tas de Amo­res con­tra el

tiem­po y qui­zá la más li­bre de to­das–, es qui­zá el más cas­tran­te. Ella, que tu­vo va­rios amo­res más jóvenes in­clu­so cuan­do ya era una mu­jer de con­si­de­ra­ble edad (ade­más de al­gu­nos ami­gos ín­ti­mos co­mo Ser­ge Li­far), su­po des­de siem­pre que el amor era otra co­sa. Co­mo lo su­po Agat­ha Ch­ris­tie, quien se ca­só en se­gun­das nup­cias con Max, 14 años más jo­ven que ella. La es­cri­to­ra vi­vió una exis­ten­cia fe­liz y apa­sio­na­da jun­to a él, y no de­jó que ese ‘pe­que­ño’ de­ta­lle se in­ter­pu­sie­ra en el pro­fun­do amor que ella y su ma­ri­do se te­nían.

Una vez oí a Ma­ru­ja To­rres de­cir que la igual­dad so­lo se lo­gra­ría cuan­do una mu­jer ton­ta ocu­pa­ra un al­to car­go y no pa­sa­ra na­da (no co­mo aho­ra, que tie­ne que de­mos­trar que es ex­cep­cio­nal pa­ra jus­ti­fi­car que es­tá don­de es­tá). Del mis­mo mo­do, qui­zá en el te­ma de las pa­re­jas la igual­dad so­lo se­rá real cuan­do nos pa­rez­ca nor­mal que un hom­bre sal­ga con una mu­jer vi­si­ble­men­te ma­yor que él por­que da­re­mos por he­cho que tie­ne al­go especial, más allá de sus pier­nas o de su ca­pa­ci­dad re­pro­duc­to­ra. Ellos lle­van si­glos ha­cién­do­lo, ¿por qué no pue­de ser así pa­ra no­so­tras?

La igual­dad se­rá real cuan­do nos pa­rez­ca nor­mal que un

hom­bre sal­ga con una mu­jer ma­yor por­que da­re­mos por he­cho que tie­ne al­go especial

1. La re­la­ción de Fio­na Camp­be­llThys­sen (41 años, se­pa­ra­da y con dos hi­jos) y Ale­xan­der Onas­sis (24 años) nunca tu­vo el vis­to bueno del pa­dre de él. To­do ter­mi­nó cuan­do Ale­xan­der mu­rió en un ac­ci­den­te.

2. Co­co Cha­nel y Ser­ge Li­far, en la por­ta­da de Amo­res con­tra el tiem­po

(Pla­ne­ta). 3. Sal­va­dor Da­lí y Ga­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.