Vi­vir se­pa­ra­dos

AR - - SUMARIO - Por Mª ÁN­GE­LES ARA­GO­NE­SES

¿El se­cre­to de la fe­li­ci­dad?

Di­vor­cia­dos, con hi­jos, e in­mer­sos en una nue­va re­la­ción en­ca­be­zan la lis­ta de adep­tos. Vi­vir en ca­sas se­pa­ra­das pa­ra que to­do flu­ya sin el des­gas­te de la con­vi­ven­cia em­pie­za a ser una ten­den­cia al al­za que ya triun­fa en­tre mu­chas pa­re­jas. ¿Te apun­ta­rías?

Du­ran­te su ma­tri­mo­nio, He­le­na Bon­ham Car­ter y Tim Bur­ton siem­pre vi­vie­ron en ca­sas se­pa­ra­das co­nec­ta­das a tra­vés de un pa­si­llo pa­ra que sus dos hi­jos pu­die­ran es­tar con am­bos pro­ge­ni­to­res sin que ellos per­die­ran su par­ce­la de in­ti­mi­dad. Más re­cien­te­men­te, Sa­rah Jes­si­ca Par­ker y su ma­ri­do, Mat­hew Bro­de­rick, tam­bién han reconocido que son fir­mes de­fen­so­res de es­te es­ti­lo de vi­da. Ellos son las ca­ras más co­no­ci­das de un fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co que ca­da vez tie­ne más adep­tos.

Son las lla­ma­das re­la­cio­nes LAT (Li­ving Apart To­get­her), “o lo que es lo mis­mo, ‘vi­vir se­pa­ra­dos pe­ro es­tan­do jun­tos’. Re­la­cio­nes en las que los miem­bros de la pa­re­ja vi­ven en dis­tin­tos ho­ga­res pe­ro son con­si­de­ra­dos ‘pa­re­ja’ tan­to por ellos mis­mos co­mo por su círcu­lo ín­ti­mo. Son mo­nó­ga­mas e im­pli­can un ma­yor com­pro­mi­so y es­ta­bi­li­dad que una re­la­ción ca­sual”, se­ña­la Te­re­sa Mar­tín Gar­cía, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de Cien­cias Hu­ma­nas y So­cia­les (CCHS) del Cen­tro Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC). Una pa­re­ja en to­dos

los sen­ti­dos, ex­cep­to en uno: ja­más vi­vi­rán ba­jo el mis­mo te­cho. ¿Se­rá la fór­mu­la ma­gis­tral pa­ra aque­llos que no quie­ren re­nun­ciar a su in­de­pen­den­cia y desean a to­da cos­ta aho­rrar­se los pro­ble­mas de la con­vi­ven­cia? ¿O un sín­to­ma del in­di­vi­dua­lis­mo y el mie­do al com­pro­mi­so ac­tual? Pe­pa Mar­cos, autora de la co­lum­na El amor en

tiem­pos de Tin­der en Har­per­sBa­zaar.es y Cos­mo­po­li­tan. es, lo re­su­me así: “Creo que pro­ba­ble­men­te el com­pro­mi­so sea más sin­ce­ro cuan­do no es­tás obli­ga­do a con­vi­vir con esa per­so­na. He de de­cir que vi­vir se­pa­ra­da de mi pa­re­ja ha­ce que cuan­do nos vea­mos de­di­que­mos ese tiem­po a es­tar ple­na­men­te el uno con el otro, cir­cuns­tan­cia que no se da cuan­do ves a tu pa­re­ja a dia­rio, que es­tás a mil co­sas tam­bién. Si lo pien­sas, qui­zá vi­váis ba­jo el mis­mo te­cho, pe­ro en reali­dad no os ha­céis ni ca­so”.

CUAN­DO (CA­SI) TO­DO SON VEN­TA­JAS

“Las re­la­cio­nes LAT se han ido ex­ten­dien­do a lo lar­go de las dos úl­ti­mas dé­ca­das en Es­pa­ña, con­ver­gien­do así con los paí­ses del cen­tro y el nor­te de Eu­ro­pa”, ex­pli­ca la in­ves­ti­ga­do­ra del CSIC. “No con­ta­mos (aún) con da­tos ac­tua­li­za­dos, pe­ro el per­fil so­cio­de­mo­grá­fi­co de es­te ti­po de pa­re­jas es­tá cam­bian­do –has­ta aho­ra la ma­yor par­te de aque­llos que vi­vían se­pa­ra­das era por­que aún per­ma­ne­cían en el ho­gar pa­terno–. El au­men­to de la ta­sa de di­vor­cio ha he­cho que un nú­me­ro im­por­tan­te de per­so­nas eli­jan re­la­cio­nes LAT pa­ra se­gun­das (o su­ce­si­vas) unio­nes, so­bre to­do si tie­nen hi­jos me­no­res, man­te­nien­do in­de­pen­dien­tes sus ho­ga­res y su au­to­no­mía”, se­ña­la Te­re­sa Mar­tín.

¿Se­rá la res­pues­ta per­fec­ta a aque­llos se­pa­ra­dos con hi­jos que no quie­ren con­ver­tir­se en una nue­va ver­sión de Los Se­rrano? “Exac­to. Qui­zá es muy egoís­ta ‘obli­gar’ a otra per­so­na a con­vi­vir y con­tri­buir a la crian­za de tus hi­jos. Si que­re­mos man­te­ner una re­la­ción sa­na, qui­zá es ho­ra de em­pe­zar a se­pa­rar a nues­tros hi­jos de nues­tro no­vio o no­via. Si la re­la­ción no du­ra, se pro­du­ce una nue­va rup­tu­ra, los ni­ños su­fren… Tam­bién es una ma­ne­ra de pro­te­ger su es­ta­bi­li­dad”, de­fien­de la autora de El amor en tiem­pos de Tin­der.

Sin du­da el gran atrac­ti­vo de es­te ti­po de re­la­cio­nes es la au­sen­cia de con­vi­ven­cia y, por en­de, de los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la mis­ma. “La ven­ta­ja prin­ci­pal es, por su­pues­to, la au­to­no­mía. ¿Cuán­tas dis­cu­sio­nes se tie­nen por cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la con­vi­ven­cia? Las ta­reas, la lim­pie­za… Ca­da una de las de­ci­sio­nes del ho­gar de­ben es­tar con­sen­sua­das en­tre dos y, o lo tie­nen su­per­bién de­fi­ni­do o se pa­san el día dis­cu­tien­do has­ta por la mar­ca del sua­vi­zan­te. Las de­ci­sio­nes las to­mas tú, te aho­rras dis­cu­sio­nes y so­fo­co­nes”, re­su­me Mar­cos.

¿To­do son ven­ta­jas, en­ton­ces? “Es cier­to que cuan­do la con­vi­ven­cia se bo­rra del ma­pa el des­gas­te de la pa­re­ja tam­bién es me­nor, que los de­fec­tos del otro pa­san des­aper­ci­bi­dos con más fa­ci­li­dad y du­ran­te más tiem­po, y eso per­mi­te dis­fru­tar más del enamo­ra­mien­to ro­mán­ti­co que tan gra­fi­ti­can­te nos re­sul­ta”, se­ña­la la psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta de pa­re­ja Ana Vi­lla­rru­bia. “Sin em­bar­go, re­nun­cian­do a es­ta es­fe­ra tam­bién vi­vi­mos más ex­pues­tos a la so­le­dad, se pier­de al­go de ese com­po­nen­te de ‘equi­po’ y nos pri­va­mos de ese apo­yo o es­cu­cha emo­cio­nal tan cer­ca­nos que la pa­re­ja pro­por­cio­na al fi­nal del día... Es más com­ple­jo cons­truir una ver­da­de­ra re­la­ción de in­ti­mi­dad, es más di­fí­cil jus­ti­fi­car cier­tas re­nun­cias y ajus­tes, y es po­si­ble que la his­to­ria no tras­pa­se nun­ca cier­tos um­bra­les de su­per­fi­cia­li­dad”. Pe­pa Mar­cos se mues­tra de acuer­do so­lo en par­te: “Sí, uno de los in­con­ve­nien­tes es no te­ner ayu­da o al­guien que nos con­for­te cuan­do te­ne­mos un mal día. Pe­ro si pon­go en un pla­to de la ba­lan­za las dis­cu­sio­nes que tu­ve con mi pa­re­ja, y en otro las ve­ces en que me pue­do sen­tir su­pe­ra­da por la car­ga… pre­fie­ro es­tar so­la, sin du­da”. Por otra par­te, la autora de El amor en tiem­pos de

Tin­der po­ne el fo­co en lo di­fí­cil que su­po­ne man­te­ner esa in­de­pen­den­cia: “La so­cie­dad es­tá cons­trui­da pa­ra que los ho­ga­res se man­ten­gan con dos suel­dos. Vi­vir se­pa­ra­dos es más ca­ro. Los pa­dres y ma­dres que te­ne­mos cus­to­dia com­par­ti­da no te­ne­mos nin­gún ti­po de ven­ta­ja

fis­cal ni ayu­das”.

LAS RE­GLAS DEL JUE­GO

¿Cuá­les de­be­rían ser las pau­tas a te­ner en cuen­ta? “Sean las que sean las re­glas, han de es­tar bien de­fi­ni­das. En pa­re­ja no pue­de de­jar­se na­da al azar, y mu­cho me­nos al mi­la­gro. Si el otro no sa­be lo que nos gus­ta o lo que nos ofen­de, la frus­tra­ción y el agra­vio es­tán ase­gu­ra­dos. Más aún en es­tos ca­sos, cuan­do una re­la­ción sin con­vi­ven­cia ge­ne­ra más in­cer­ti­dum­bre”, se­ña­la la psi­có­lo­ga. Pa­ra Pe­pa Mar­cos, el res­pe­to es la cla­ve: “Uno siem­pre es el in­vi­ta­do en ca­sa del otro. En mi ca­so, mi pa­re­ja tie­ne lla­ves de mi ca­sa, pe­ro no las usa. So­lo con­vi­vi­mos los fi­nes de se­ma­na que no ten­go la cus­to­dia de mi hi­jo o du­ran­te va­ca­cio­nes. Tie­ne al­gu­nas co­sas en mi ca­sa, co­mo úti­les de aseo, al­go de ro­pa… al igual que yo en la su­ya, por pu­ra co­mo­di­dad”.

¿Una pa­re­ja con es­te for­ma­to tie­ne fu­tu­ro o na­ce con la fe­cha de ca­du­ci­dad mar­ca­da? ¿O tie­ne las mis­mas po­si­bi­li­da­des que cual­quier otra? “Eso de­pen­de de que sea la me­jor op­ción pa­ra am­bos, y am­bos man­ten­gan tam­bién es­ta de­ci­sión en el tiem­po, y a pe­sar de los cam­bios. Es de­cir, que no se tra­te de la de­ci­sión de uno de los dos y la op­ción a la que no le que­da más re­me­dio que adap­tar­se al otro, por­que es la úni­ca for­ma de no per­der a su com­pa­ñe­ro”, ar­gu­men­ta Vi­lla­rru­bia. Mar­cos no lo tie­ne tan cla­ro: “Tie­ne exac­ta­men­te las mis­mas po­si­bi­li­da­des que cual­quier otra. A lo me­jor pue­de que has­ta du­re más, pre­ci­sa­men­te por­que no se des­gas­ta con la con­vi­ven­cia. A mí me es­tá yen­do bien, pe­ro es que he apren­di­do que las re­la­cio­nes tie­nen que ser día a día: los pla­nes a fu­tu­ro nun­ca re­sul­tan co­mo ima­gi­ná­ba­mos. Hay que cen­trar­se en el aho­ra. El tiem­po di­rá”.

CUAN­DO CON­VI­VEN­CIA SE BO­RRA DEL MA­PA EL DES­GAS­TE ES ME­NOR

Mat­hew Bro­de­rick y Sa­rah Jes­si­ca Par­ker son de­fen­so­res de es­te ti­po de re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.