Oasis de ciu­dad

Al no­roes­te de Ma­drid se en­cuen­tra es­ta ca­sa que enamo­ra por su gran per­so­na­li­dad y la per­fec­ta com­bi­na­ción de pie­zas clá­si­cas y con­tem­po­rá­neas. Un can­to a la ar­mo­nía, la ca­li­dez y la luz.

AR - - SUMARIO - Por SANDRA MUÑOZ Fo­tos BELÉN IMAZ y CAR­LOS MUNTADAS

Una ca­sa de ensueño en la ca­pi­tal.

Un re­fu­gio en ple­na na­tu­ra­le­za pe­ro cer­ca de la ciu­dad, fun­cio­nal y muy ver­sá­til, ca­paz de re­fle­jar la per­so­na­li­dad de quie­nes lo ha­bi­tan y trans­mi­tir sen­sa­ción de ho­gar. Así es es­ta ca­sa si­tua­da al no­roes­te de la ciu­dad de Ma­drid, que tras la re­for­ma in­te­gral lle­va­da a ca­bo por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tos Ába­ton en co­la­bo­ra­ción con Ba­ta­via, se ha con­ver­ti­do en un es­pa­cio en per­fec­ta ar­mo­nía con el en­torno, en el que ca­da es­tan­cia es un ejer­ci­cio de ele­gan­cia y buen gus­to.

Sus pro­pie­ta­rios, un ma­tri­mo­nio con cin­co hi­jos, par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te en el di­se­ño de la re­for­ma de es­ta vi­vien­da cons­trui­da en los años se­sen­ta y con un mag­ní­fi­co jardín. Él, aman­te de la ar­qui­tec­tu­ra y del di­se­ño, “que­ría con­ser­var e in­te­grar pie­zas de mo­bi­lia­rio que per­te­ne­cían a la fa­mi­lia y, por otro la­do, apor­tar ca­li­dez y re­fe­ren­cias al di­se­ño da­nés que tan­to le gus­ta”, ex­pli­ca Bea­triz Ló­pez Vi­lal­ta, di­rec­to­ra de Ba­ta­via.

ARROPADA POR LA VE­GE­TA­CIÓN

Co­mo en to­dos los pro­yec­tos de Ába­ton, la ca­sa se in­te­gra a la per­fec­ción en el en­torno que la ro­dea: “Qui­si­mos ‘agu­je­rear­la’ pa­ra ge­ne­rar no tan­to que se aso­me al jardín, sino más bien que la ve­ge­ta­ción en­tre den­tro de la cons­truc­ción”, ex­pli­can des­de Ába­ton. Por ejem­plo, la es­ca­le­ra prin­ci­pal for­ma par­te del ex­te­rior y la co­ci­na tie­ne con­ti­nui­dad en el pro­pio por­che, y no se en­tien­de co­mo un es­pa­cio in­te­rior. Los co­lo­res de ca­da una de las es­tan­cias se han ele­gi­do te­nien­do en cuen­ta las es­pe­cies y flo­ra­ción que se ven a tra­vés de las ven­ta­nas y los sue­los de ma­de­ra y la luz na­tu­ral “son he­rra­mien­tas pa­ra ge­ne­rar una vi­vien­da vin­cu­la­da en­tre sí y con los es­pa­cios ex­te­rio­res, uti­li­za­da en to­da su am­pli­tud y pro­yec­ta­da

pa­ra adap­tar­se y fa­ci­li­tar las cos­tum­bres fa­mi­lia­res”, de­ta­lla Ca­mino Alonso, di­rec­to­ra crea­ti­va del es­tu­dio Ába­ton. La vi­vien­da se di­vi­de en dos plan­tas: en la ba­ja se ubi­can los sa­lo­nes y el co­me­dor, la co­ci­na, el aseo de cor­te­sía y un am­plio des­pa­cho de tra­ba­jo, y en la plan­ta su­pe­rior se si­túan los dor­mi­to­rios.

ES­PA­CIOS ABIER­TOS A LA VI­DA

Ese in­te­rés por plas­mar el es­pí­ri­tu de quie­nes vi­ven en ella que­da pa­ten­te en uno de los sa­lo­nes, pre­si­di­do por un gran ven­ta­nal, una al­fom­bra de la­na y se­da ro­ja de Ba­ta­via y so­fá y co­ji­nes de Ro­che Bo­bois: “Es un es­pa­cio en el que no hay te­le­vi­sión y es­tá des­ti­na­do a reunio­nes con la fa­mi­lia y ami­gos ín­ti­mos. Que­ría­mos que la per­so­na­li­dad de la pro­pie­ta­ria, lle­na de vi­da y ale­gría, es­tu­vie­ra pre­sen­te y que se ge­ne­ra­ra un am­bien­te in­for­mal y dis­ten­di­do”, ex­pli­ca Bea­triz Ló­pez Vi­lal­ta. Con­tras­ta con el co­me­dor, pre­si­di­do por una gran me­sa de no­gal y lám­pa­ras de te­cho en co­bre, di­se­ño de Jørn Ut­zon, un es­pa­cio con un ca­rác­ter más for­mal y so­lem­ne que se tie­ne que adap­tar a to­do ti­po de vi­si­tas. La co­ci­na-co­me­dor es otro de los es­pa­cios de uso fa­mi­liar y tie­ne con­ti­nui­dad en un mag­ní­fi­co por­che te­cha­do por una lo­sa de hor­mi­gón ar­qui­tec­tó­ni­co so­bre un sis­te­ma de pi­la­res ins­pi­ra­do en el maes­tro Mies van der Rohe. Se­pa­ra­do de la co­ci­na por un lu­mi­no­so pa­tio in­te­rior se en­cuen­tra uno de los mu­chos rin­co­nes lle­nos de encanto que guar­da la vi­vien­da: un lu­gar pa­ra la lectura pre­si­di­do por una bu­ta­ca ama­ri­lla de ori­gen da­nés, una lám­pa­ra del di­se­ña­dor Mi­chael Anas­tas­sia­des, una es­tan­te­ría de di­se­ño con­tem­po­rá­neo ita­lia­na y una me­si­ta ho­lan­de­sa. To­das es­tas pie­zas han si­do se­lec­cio­na­das una a una pa­ra es­te pro­yec­to en los via­jes que Bea­triz rea­li­za pa­ra ver pro­vee­do­res y vi­si­tar fe­rias in­ter­na­cio­na­les.

En la plan­ta su­pe­rior se en­cuen­tran los dor­mi­to­rios, don­de se ha apos­ta­do por am­bien­tes con fon­do neu­tro. Las no­tas de co­lor, siem­pre en to­nos op­ti­mis­tas, co­mo los pro­pie­ta­rios, las po­nen los tex­ti­les y ac­ce­so­rios pa­ra po­der mo­di­fi­car­los más fá­cil­men­te e ir cam­bian­do el ca­rác­ter de ca­da es­tan­cia, de la mis­ma ma­ne­ra que mu­ta el pai­sa­je que se ve a tra­vés de ella. El re­sul­ta­do es una ca­sa fa­mi­liar y abier­ta siem­pre en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

El ba­ño se pro­yec­ta so­bre la ar­bo­le­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.