GOL­PE DE EFEC­TO

ARAL - - EDITORIAL -

In­mer­sos ya en la an­da­du­ra de 2017, to­ca ha­cer ba­lan­ce del gran con­su­mo en el pa­sa­do año. Al­go que, se­gún la fuen­te que se use, pi­vo­ta en­tre con­cluir que 2016 fue el me­jor de los úl­ti­mos ocho años, a si­tuar al sec­tor en nú­me­ros ro­jos. En pa­ra­le­lo a los aná­li­sis de mer­ca­do, los ope­ra­do­res del po­dium de la dis­tri­bu­ción en Es­pa­ña han co­men­za­do a mos­trar sus car­tas. Mer­ca­do­na vuel­ve, así, a sor­pren­der con unos re­gis­tros que la si­túan más lí­der si ca­be, tras con­se­guir el úl­ti­mo año un cre­ci­mien­to en sus ven­tas del 3,9% y al­can­zar los 21.623 mi­llo­nes de eu­ros. Ca­rre­four Es­pa­ña, mien­tras, en la sen­da de la re­cu­pe­ra­ción, con­se­guía su­bir fac­tu­ra­ción un 1,2%, in­cre­men­to que se ele­va­ría al 2,3% en da­tos com­pa­ra­bles. Y Gru­po DIA, con un au­men­to mo­des­to en el mer­ca­do es­pa­ñol, su­ma­ba un 0,9% más en sus ven­tas, aun­que con un des­cen­so del 42% en los be­ne­fi­cios. Fal­ta­rían, pa­ra te­ner una fo­to­gra­fía más diá­fa­na del mer­ca­do, los re­gis­tros en 2016 de Lidl y Eros­ki; aun­que de la ale­ma­na se es­pe­ra un buen desem­pe­ño, tras su úl­ti­mo ejer­ci­cio, ce­rra­do en fe­bre­ro de 2016, en el que cre­ció un 12%. En tan­to, Eros­ki con­fía en su vuel­ta al te­rreno po­si­ti­vo, tras sie­te años de pér­di­das.

Vol­vien­do a Mer­ca­do­na, tras el bri­llan­te re­sul­ta­do de es­te ejer­ci­cio, pa­re­ce que a su avan­ce ayu­da tan­to la cri­sis co­mo la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca; y más te­nien­do en cuen­ta que sus previsiones pa­ra 2016 se han vis­to cla­ra­men­te su­pe­ra­das. La com­pa­ñía ha lo­gran­do unos be­ne­fi­cios ne­tos de 636 mi­llo­nes de eu­ros -un 4% más- y con­tra­ta­do a 4.000 nue­vos tra­ba­ja­do­res, lo que su­po­ne un 3,8% del em­pleo crea­do el úl­ti­mo año en Es­pa­ña, pa­ra su­mar ya una plan­ti­lla de 79.000 per­so­nas. Pe­ro, le­jos de la au­to­com­pla­cen­cia, Juan Roig da­ba su par­ti­cu­lar gol­pe de efec­to anun­cian­do pa­ra 2017 y, qui­zá tam­bién, pa­ra 2018, una ba­ja­da del be­ne­fi­cio. Mer­ca­do­na es­tá dis­pues­ta a con­for­mar­se con ga­nar “so­lo”

200 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra do­tar con has­ta 1.200 mi­llo­nes a su plan de in­ver­sio­nes: el do­ble que en 2016 y más de lo que nun­ca ha gas­ta­do en su his­to­ria. Y aun­que Mer­ca­do­na tie­ne una ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra en­vi­dia­ble de ca­si 5.000 mi­llo­nes de eu­ros de ca­ja su pre­si­den­te de­fien­de la de­ci­sión co­mo un pa­so ade­lan­te, acor­de con el cam­bio de prio­ri­da­des que aho­ra tie­ne la em­pre­sa, y en las que “el Ca­pi­tal” pa­sa a es­tar por de­ba­jo de

“el Je­fe”, “los Em­plea­dos” y “los Pro­vee­do­res”. Se sa­cri­fi­ca­rá be­ne­fi­cio in­me­dia­to en aras de dar ve­lo­ci­dad a la trans­for­ma­ción de la com­pa­ñía. Y Roig es­tá con­ven­ci­do de que, más allá de 2018, su de­ci­sión am­plia­rá las ga­nan­cias, por­que Mer­ca­do­na se­rá una em­pre­sa aún más con­so­li­da­da.

No hay de­ta­lle muy por­me­no­ri­za­do de a qué irán des­ti­na­dos los 1.200 mi­llo­nes , más allá de lo evi­den­te, en una ho­ja de ru­ta pa­ra 2017 en la que apa­re­ce la re­for­ma de 126 tien­das pa­ra adap­tar­las al nue­vo mo­de­lo; la in­ver­sión pa­ra la im­plan­ta­ción del ne­go­cio en Por­tu­gal, a tra­vés de “Ir­ma­do­na”; y el avan­ce en la cons­truc­ción de las dis­tin­tas in­fra­es­truc­tu­ras lo­gís­ti­cas y de tec­no­lo­gía ya en mar­cha… Pe­ro tam­bién ha­brá una par­ti­da des­ti­na­da al desa­rro­llo del es­pe­ra­do pro­yec­to on­li­ne que, aho­ra sí, re­ci­bi­rá la aten­ción ne­ce­sa­ria, una vez que Roig se ha con­ven­ci­do de que tam­bién pue­de ga­nar di­ne­ro con él. Es­pe­ra te­ner­lo lis­to a prin­ci­pios de 2018.

Con to­das estas de­ci­sio­nes -y al­gu­nas más que, a buen se­gu­ro, aguar­dan en la re­cá­ma­ra-, se evi­den­cia que Mer­ca­do­na bus­ca re­for­zar­se mu­cho más; y rein­ven­tar­se pa­ra en­ca­rar con ga­ran­tías un fu­tu­ro que Roig ad­mi­te va a ser muy di­fe­ren­te del pre­sen­te. El pre­si­den­te de la ca­de­na no tie­ne en men­te la ju­bi­la­ción, ase­gu­ra sen­tir­se fuer­te y fe­liz ha­cien­do ca­da día su tra­ba­jo, y por eso es­tá de­ci­di­do a pi­sar el ace­le­ra­dor, en pri­me­ra per­so­na, pa­ra se­guir pi­lo­tan­do la trans­for­ma­ción que quie­re pa­ra la Mer­ca­do­na de los pró­xi­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.