Los gran­des pro­ce­sos de in­no­va­ción en la dis­tri­bu­ción

LAS RE­LA­CIO­NES CON LA CA­DE­NA ALI­MEN­TA­RIA, LA DI­GI­TA­LI­ZA­CIÓN Y LA LO­GÍS­TI­CA MAR­CAN LA EVO­LU­CIÓN EN EL SEC­TOR

ARAL - - SUMARIO - Ig­na­cio Gar­cía Ma­gar­zo DI DE RECTOR GE­NE­RAL DISTR | ASEDAS (ASO­CIA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA AUTOSE SU­PE IBUIDORES, RVICIOS Y RMERCADOS)

La úl­ti­ma dé­ca­da del sec­tor de la dis­tri­bu­ción es­pa­ñol ha si­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te in­ten­sa en la in­no­va­ción de pro­ce­sos, con un no­ta­ble desa­rro­llo y mo­der­ni­za­ción de las re­la­cio­nes em­pre­sa­ria­les en­tre pro­duc­to­res y dis­tri­bui­do­res. La vi­sión in­te­gra­da de la ca­de­na de va­lor ha per­mi­ti­do apli­car nue­vas tec­no­lo­gías, prác­ti­cas y mo­de­los de ne­go­cio más avanzados que configuran un mo­de­lo ejem­plar en la bús­que­da de la efi­cien­cia y del ga­nar-ga­nar. El for­ma­to del su­per­mer­ca­do, sus­ten­tan­do en una gran di­ver­si­dad de com­pa­ñías de ám­bi­to na­cio­nal y re­gio­nal, fa­mi­lia­res, coope­ra­ti­vas y em­pre­sas co­ti­za­das, ha sa­bi­do res­pon­der con de­ci­sión a las de­man­das de la so­cie­dad y con­ver­tir­se en com­pa­ñías mo­der­nas y com­pe­ti­ti­vas, con un cla­ro en­fo­que ha­cia las ne­ce­si­da­des del clien­te.

La con­cep­ción de la ca­de­na ali­men­ta­ria co­mo un to­do in­ter­de­pen­dien­te, en el que se im­po­ne la co­la­bo­ra­ción en­tre to­dos los ac­to­res im­pli­ca­dos, mar­ca, en buena me­di­da, el gran pro­ce­so evo­lu­ti­vo de los su­per­mer­ca­dos en l os úl­ti­mos años. Es­te he­cho se m ate­ria­li­za de m uy di­ver­sas form as, des­de la fir­ma de acuer­dos de bue­nas prác­ti­cas com er­cia­les a com par­tir m ejor la i nform ación so­bre el com­por­ta­mien­to del con­su­mi­dor, que se en­cuen­tra en el fo­co de am­bos, pa­san­do por la in­cor­po­ra­ción de no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas que ha­cen ca­da vez más ágil la co­mu­ni­ca­ción en­tre es­la­bo­nes y el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción.

Otro ti­po de téc­ni­cas, com o la ob­ser­va­ción y me­di­ción del com­por­ta­mien­to del con­su­mi­dor, per­mi­ten tras­la­dar a los fa­bri­can­tes y pro­duc­to­res las ten­den­cias de con­su­mo con una ra­pi­dez nun­ca vis­ta has­ta aho­ra. Es­to se tra­du­ce en una al­ta ca­pa­ci­dad de reac­ción an­te la de­man­da que po­si­bi­li­ta op­ti­mi­zar cos­tes y, so­bre to­do, po­ner a dis­po­si­ción de la so­cie­dad una oferta cohe­sio­na­da que res­pon­de a sus in­quie­tu­des de con­su­mo ali­men­ta­rio, que se ba­sa en la in­for­ma­ción re­co­gi­da por los dis­tri­bui­do­res en el pun­to de ven­ta.

La di­gi­ta­li­za­ción no es so­lo com­pra on­li­ne

El co­mer­cio elec­tró­ni­co, por su par­te, ga­na pe­so tras su­pe­rar el im­pac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca, que nos ha de­vuel­to un con­su­mi­dor más di­gi­ta­li­za­do, pe­ro, a la vez, más exi­gen­te e in­for­ma­do. Pe­ro nos equi­vo­ca­ría­mos en el diag­nós­ti­co si pen­sá­ra­mos que la di­gi­ta­li­za­ción de la dis­tri­bu­ción ali­men­ta­ria es so­lo ven­ta on­li­ne. De he­cho, se pue­de de­cir que el co­mer­cio elec­tró­ni­co es so­lo la pun­ta del ice­berg de es­te fe­nó­meno. El nue­vo con­su­mi­dor se ca­rac­te­ri­za, co­mo de­cía­mos, por es­tar más in­for­ma­do y co­nec­ta­do, pe­ro la di­gi­ta­li­za­ción vie­ne a in­tro­du­cir otros cam­bios más pro­fun­dos en el con­jun­to de la ca­de­na ali­men­ta­ria y uno de los más vi­si­bles es

la ne­ce­si­dad de al­can­zar al con­su­mi­dor a tra­vés de la “om­ni­ca­na­li­dad”. Es­to su­po­ne que, en los mo­men­tos pre­vios o pos­te­rio­res a la ven­ta –on­li­ne o fí­si­ca-, se dan mul­ti­tud de opor­tu­ni­da­des de in­ter­ac­tuar con un con­su­mi­dor ca­da vez más cons­cien­te de sus ne­ce­si­da­des y de­seos. En opi­nión de la pro­fe­so­ra Glo­ria Apa­ri­cio, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co y ga­lar­do­na­da con el II Pre­mio ASEDAS al me­jor ar­tícu­lo de la re­vis­ta Dis­tri­bu­ción y Con­su­mo, ser om­ni­ca­nal su­po­ne te­ner un am­plio sur­ti­do en la web, pe­ro tam­bién ofre­cer com­ple­tas y va­ria­das op­cio­nes lo­gís­ti­cas pa­ra po­der sa­tis­fa­cer a los con­su­mi­do­res en el mo­men­to de la en­tre­ga. La dis­tri­bu­ción tie­ne el re­to de me­dir bien las apor­ta­cio­nes de to­do ello y coor­di­nar­lo ade­cua­da­men­te pa­ra in­ter­ac­tuar con un con­su­mi­dor que bus­ca cuan­tos más pun­tos de con­tac­to me­jor. El eco­sis­te­ma di­gi­tal de la ca­de­na de su­mi­nis­tro in­clu­ye, adem ás, cla­ves com o la efi­ca­cia y efi cien­cia ener­gé­ti­ca de la lo­gís­ti­ca di­rec­ta e in­ver­sa –de­vo­lu­cio­nes, re­uti­li­za­ción o re­ci­cla­do…-, la re­duc­ción del des­per­di­cio ali­men­ta­rio o la ra­cio­na­li­za­ción del en­va­sa­do, en­tre otros. Y lle­ga­mos así al otro gran pi­lar de la in­no­va­ción: la l ogí sti c a . La evol u ci ón de las pla­ta­for­mas lo­gís­ti­cas –tan re­le­van­te en los úl­ti­mos años- im­pli­ca mul­ti­tud de nue­vos desa­rro­llos y pro­ce­sos. Uno de ellos, es su­pe­rar el ges­to, apa­ren­te­men­te sen­ci­llo e in­cor­po­ra­do ya a nues­tra tra­di­ción tec­no­ló­gi­ca, de pa­sar los có­di­gos de ba­rras por el lec­tor de la ca­ja, has­ta lle­gar al con­trol to­tal de los mo­vi­mien­tos del li­neal per­ma­nen­te­men­te ac­tua­li­za­do y al­can­zar al­tos gra­dos de efi­ca­cia en la ges­tión del sur­ti­do ba­sa­da en el con­trol de los stocks. Es­pe­cial­men­te com­pli­ca­da en la lo­gís­ti­ca de los pro­duc­tos fres­cos, la rá­pi­da ad­mi­nis­tra­ción de los pe­di­dos ayu­da tam­bién a re­du­cir las dis­tan­cias en­tre pro­duc­tor y con­su­mi­dor, per­mi­tien­do que la de­man­da que ge­ne­ran las tien­das lle­gue en tiem­po real a los pro­duc­to­res y, de es­tos, a los su­per­mer­ca­dos en un pla­zo no su­pe­rior a 24 ho­ras, al­go que el con­su­mi­dor de­be­ría co­no­cer me­jor y apre­ciar más aún.

Por to­do ello, en mi opi­nión, de­be­mos ser cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de ex­pli­car me­jor que, si el sec­tor de la dis­tri­bu­ción en Es­pa­ña es uno de los más efi­cien­tes de Eu­ro­pa y cum­ple de for­ma ex­ce­len­te su ob­je­ti­vo de ha­cer ac­ce­si­ble pa­ra los ciu­da­da­nos una ali­men­ta­ción sa­na, va­ria­da y a pre­cios tan com­pe­ti­ti­vos, es­to se de­be, en­tre otros fac­to­res, a un es­fuer­zo cons­tan­te por in­no­var en los pro­ce­sos que im pli­can a la to­ta­li­dad de la ca­de­na ali­men­ta­ria, a los que en los úl­ti­mos años se han in­cor­po­ra­do no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas y sis­te­mas de in­for­ma­ción que con­tri­bu­yen, tam­bién, a si­tuar­nos en­tre las me­jo­res dis­tri­bu­cio­nes co­mer­cia­les de Eu­ro­pa.

LA VI­SIÓN IN­TE­GRA­DA DE LA CA­DE­NA DE VA­LOR HA PER­MI­TI­DO APLI­CAR NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS, PRÁC­TI­CAS Y MO­DE­LOS DE NE­GO­CIO MÁS AVANZADOS QUE CONFIGURAN UN MO­DE­LO EJEM­PLAR EN LA BÚS­QUE­DA DE LA EFI­CIEN­CIA Y DEL GA­NAR-GA­NAR”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.