Ali­men­tos Free From y Bio

ALI­MEN­TOS SIN, FUNCIONALES Y ECO­LÓ­GI­COS RE­CLA­MAN MA­YOR ES­PA­CIO

ARAL - - SUMARIO - Por Ja­vier Li­be­ral

El consenso es ca­si ab­so­lu­to a la ho­ra de men­cio­nar las prin­ci­pa­les ten­den­cias por las que tran­si­ta y tran­si­ta­rá el con­su­mo ali­men­ta­rio: to­das aque­llas ali­nea­das ba­jo los con­cep­tos na­tu­ral y sa­lu­da­ble. Una so­cie­dad en cons­tan­te cam­bio, y un ni­vel de exi­gen­cia del con­su­mi­dor que cre­ce a dia­rio, fo­men­ta la re­crea­ción de un en­torno ca­si per­fec­to pa­ra la apa­ri­ción de nue­vas ten­den­cias que abren ma­yo­res po­si­bi­li­da­des a las empresas pa­ra in­ves­ti­gar y desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos con los que in­cre­men­tar el di­na­mis­mo de las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías del sec­tor del gran con­su­mo. Otros, co­mo son los ali­men­tos SIN, de­ri­van de la obli­ga­ción de dar res­pues­ta a pro­ble­mas de sa­lud li­ga­dos a de­ter­mi­na­das in­to­le­ran­cias.

Las ten­den­cias “light”, su­pe­ra­das y ya en de­cli­ve, han da­do pa­so a un con­cep­to de nu­tri­ción sa­lu­da­ble -ca­li­fi­ca­da des­de cier­tos fo­ros co­mo “po­si­ti­va”- uni­da a los dri­vers “na­tu­ral” (vin­cu­la­do a lo or­gá­ni­co, eco­ló­gi­co, bio­ló­gi­co…) y “sa­lu­da­ble” (li­ga­do a los ali­men­tos free o sin…). Dos con­cep­tos a los que ha­bría que aña­dir tam­bién el de los “ali­ca­men­tos” (o ali­men­tos funcionales). Con­cep­tos ade­más no es­tan­cos, no ce­rra­dos, sino con va­sos co­mu­ni­can­tes co­mo es el ca­so de los ali­men­tos Eco­ló­gi­cos Sin Glu­ten. Ten­den­cias to­das ellas que vie­nen a cu­brir las de­man­das, en­tre otros, de los dos tar­gets con ma­yor po­ten­cial de cre­ci­mien­to a cor­to y me­dio pla­zo: los mi­llen­nials –con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, co­mo son la “an­sie­dad”, el gus­to por lo pre­mium, la sen­si­bi­li­dad por la éti­ca y lo sos­te­ni­ble o su “in­fi­de­li­dad”- y los se­niors –un seg­men­to al que se le su­po­ne un al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, con un ele­va­do po­ten­cial de cre­ci­mien­to en el nú­me­ro de sus in­te­gran­tes, una ele­va­da atrac­ción por re­cu­pe­rar sa­bo­res “per­di­dos”, la obli­ga­ción por cui­dar su sa­lud y su “fi­de­li­dad”-.

Cui­da tu sa­lud, cui­da tu sa­lud, cui­da tu sa­lud… un man­tra que sue­na a to­das ho­ras del día y que ha ca­la­do en los con­su­mi­do­res es­pa­ño­les: la preo­cu­pa­ción por su sa­lud es ya la prin­ci­pal mo­ti­va­ción pa­ra cam­biar su ali­men­ta­ción. De acuer­do con el es­tu­dio “La Ali­men­ta­ción Sos­te­ni­ble en Es­pa­ña” -ela­bo­ra­do por IPSOS pa­ra la Fun­da­ción Da­niel & Nina Ca­ras­so-, que ana­li­za las cos­tum­bres y preo­cu­pa­cio­nes de los es­pa­ño­les en torno a la ali­men­ta­ción, la preo­cu­pa­ción por la sa­lud, con un 61%, es el prin­ci­pal mo­ti­vo que ale­ga­mos pa­ra to­mar la de­ci­sión de lle­var a ca­bo ese cam­bio de há­bi­tos. La se­gun­da mo­ti­va­ción más im­por­tan­te es la pér­di­da de sa­bor de los ali­men­tos (35%) y la ter­ce­ra los efec­tos me­dioam­bien­ta­les de­ri­va­dos del ac­tual sis­te­ma ali­men­ta­rio (24%). La com­po­si­ción de los pro­duc­tos es uno de los fac­to­res que más preo­cu­pa a los es­pa­ño­les y que ha­ce que desechen con­su­mir cier­tos ali­men­tos, se­gún del men­cio­na­do in­for­me de IPSOS. El por­cen­ta­je de azú­ca­res, sa­les y gra­sas (70%), la pre­sen­cia de adi­ti­vos co­mo con­ser­van­tes y co­lo­ran­tes (61%) o pes­ti­ci­das (60%) son los com­po­nen­tes que más fre­nan la com­pra. Y pe­se a que más del 70% de los en­cues­ta­dos afir­ma­ba con­fiar en las eti­que­tas y cer­ti­fi­ca­dos de ca­li­dad, am­bien­ta­les o éti­cos que apa­re­cen en los en­va­ses de los ali­men­tos que con­su­men ha­bi­tual­men­te, una am­plia ma­yo­ría opi­na que ese eti­que­ta­do ca­re­ce de in­for­ma­ción su­fi­cien­te es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te a su im­pac­to me­dioam­bien­tal (87%), so­cial (81%) y, de nue­vo, so­bre la sa­lud (79%).

En un 25% de ho­ga­res al­gún miem­bro su­fre al­gu­na aler­gia o in­to­le­ran­cia Es­tos ele­va­dos por­cen­ta­jes de preo­cu­pa­ción por la sa­lud, que po­drían in­clu­so lle­var a pen­sar en po­si­bles sín­dro­mes de hi­po­con­dría, tie­nen fun­da­men­tos rea­les. Se­gún el in­for­me in­ter­na­cio­nal “Con­su­mi­dor sen­si­ti­vo” rea­li­za­do por Niel­sen en los pri­me­ros me­ses de 2016 –en el que par­ti­ci­pa­ron de for­ma on­li­ne 30.000 con­su­mi­do­res de 63 paí­ses de Asia-Pa­cí­fi­co, Eu­ro­pa, Amé­ri­ca La­ti­na, Orien­te Me­dio, Áfri­ca y Amé­ri­ca del Nor­te-, en uno de ca­da cua­tro ho­ga­res al­gún miem­bro su­fre aler­gia o in­to­le­ran­cia a al­gún ali­men­to o in­gre­dien­te, mien­tras que en uno de ca­da tres se si­gue una die­ta que res­trin­ge o evi­ta el con­su­mo de al­gún pro­duc­to.

En el ca­so de las aler­gias e in­to­le­ran­cias, de acuer­do con el in­for­me, la más co­mún es la lac­to­sa, ya que en uno de ca­da diez ho­ga­res hay al­gún miem­bro que no la to­le­ra, mien­tras que en un 5% exis­te un pro­ble­ma si­mi­lar con el glu­ten, los fru­tos se­cos o el ma­ris­co.

No obs­tan­te, los cam­bios en la die­ta, apun­ta el in­for­me de Niel­sen, no tie­nen por qué es­tar aso­cia­dos a una pres­crip­ción mé­di­ca o a un pro­ble­ma de sa­lud, “sino que en oca­sio­nes es la pro­pia per­so­na la que por vo­lun­tad pro­pia res­trin­ge o eli­mi­na de su die­ta de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos. En es­te sen­ti­do, uno de ca­da tres ho­ga­res ac­túa de es­ta ma­ne­ra en Es­pa­ña, sien­do de to­dos ellos una die­ta ba­ja en gra­sas (18%) la más co­mún, se­gui­da de las die­tas ba­jas en azú­car (12%), ba­jas en so­dio (7%) y sin lac­to­sa (6%)”.

Si bien el ca­so del glu­ten su eli­mi­na­ción de la die­ta es obli­ga­da por pres­crip­ción mé­di­ca, en la li­mi­ta­ción en la in­ges­ta de lac­to­sa un 42% de los con­su­mi­do­res la evi­tan en su die­ta por elec­ción pro­pia. Se­gún el di­rec­tor ge­ne­ral de Niel­sen Ibe­ria, Gus­ta­vo Nú­ñez, “más allá de cues­tio­nes mé­di­cas, los con­su­mi­do­res es­tán ca­da vez más con­cien­cia­dos con su sa­lud y, de he­cho, to­dos los pro­duc­tos que per­ci­be co­mo sa­lu­da­bles y que les ayu­dan a cui­dar­se es­tán te­nien­do muy buen com­por­ta­mien­to. Y es­to es pre­ci­sa­men­te un ni­cho de mer­ca­do muy pro­pi­cio pa­ra la in­no­va­ción. Un pro­duc­to in­no­va­dor tie­ne que cu­brir ne­ce­si­da­des no sa­tis­fe­chas y hay mu­cho mar­gen de cre­ci­mien­to cuan­do en una ter­ce­ra par­te de los ho­ga­res, por ejem- plo, se si­gue al­gún ti­po de die­ta es­pe­cial que hay que ayu­dar a cu­brir”.

En­tre las prin­ci­pa­les ten­den­cias en food & drink

Ali­men­ta­ción y sa­lud, co­mo ve­ni­mos ex­po­nien­do, van ca­da vez más de la mano, creciendo en im­por­tan­cia los pro­duc­tos sin azú­ca­res aña­di­dos, sin con­ser­van­tes, sin adi­ti­vos, sin glu­ten…

De ahí que en­tre las prin­ci­pa­les ten­den­cias en food & drink que apun­tan di­fe­ren­tes ex­per­tos, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y con­sul­to­ras es­pe­cia­li­za­das se en­cuen­tren las fór­mu­las ve­ge­ta­ria­nas y ve­ga­nas, los pro­duc­tos free (li­bres de glu­ten, de azú­car, de lac­to­sa, de con­ser­van­tes, de adi­ti­vos, etc.) o los pro­duc­tos or­gá­ni­cos y sos­te­ni­bles (di­fe­ren­tes con­sul­to­ras pro­nos­ti­can que las ven­tas de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y Es­ta­dos Uni­dos se mul­ti­pli­ca­rán por tres has­ta al­can­zar el año 2025), en­tre otras. En es­te sen­ti­do, el lla­ma­do “boom de lo sa­lu­da­ble” se tra­du­ce, se­gún la con­sul­to­ra Min­tel en su es­tu­dio Food & Drink Trends 2017, en una ma­yor de­man­da de pro­duc­tos sin o eco­ló­gi­cos, in­clu­so en ca­te­go­rías me­nos ha­bi­tua­les co­mo los pro­duc­tos de lim­pie­za o hi­gie­ne. Ha­ce unos me­ses, Min­tel des­ta­ca­ba có­mo las re­fe­ren­cias sin glu­ten ha­bían pa­sa­do de 280 a 1.500 en la dis­tri­bu­ción glo­bal en so­lo 4 años, con unos cre­ci­mien­tos anua­les de do­ble e, in­clu­so, tri­ple dí­gi­to.

A un ni­vel más lo­cal, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Dis­tri­bui­do­res, Au­to­ser­vi­cios y Su­per­mer­ca­dos (Ase­das) apun­ta­ba re­cien­te­men­te las nue­ve ten­den­cias de con­su­mo que mar­ca­rán el pre­sen­te año 2017, en­tre las que des­ta­ca­ba “la de­man­da de pro­duc­tos sa­lu­da­bles, de ca­li­dad y a buen pre­cio; el au­ge de los pro­duc­tos pa­ra ve­ge­ta­ria­nos y ve­ga­nos; y los pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da ne­ce­si­dad, co­mo los an­ti­alér­gi­cos”. Es­ta “ebull­ción por lo sa­lu­da­ble” tu­vo un pun­to de en­cuen­tro ha­ce es­ca­sas fe­chas con oca­sión de la ce­le­bra­ción de Free From/ Fun­ctio­nal Food Ex­po 2017 en Bar­ce­lo­na, un even­to que co­bra ca­da año (es­ta ha si­do su quin­ta edi­ción) una ma­yor im­por­tan­cia den­tro del calendario del sec­tor de ali­men­tos y be­bi­das. Un pun­to de en­cuen­tro en el pro­duc­to­res de ali­men­tos es­pe­cí­fi­cos sin glu­ten, por ejem­plo, se dan a co­no­cer en nues­tro país, pue­den ac­ce­der a vías de co­mer­cia­li­za­ción y así abrir el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des pa­ra las per­so­nas ce­lía­cas. En es­ta oca­sión, más de 300 ex­po­si­to­res

de 25 na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas mos­tra­ron pro­duc­tos de di­ver­sas ca­te­go­rías co­mo su­per­ali­men­tos, pro­teí­nas ve­ge­ta­les, snacks y hor­nea­dos, pro­duc­tos sin lac­to­sa, sin glu­ten, pas­te­le­ría y dul­ces sin azú­car, que­sos y em­bu­ti­dos ve­ga­nos, pas­ta sin hue­vo o so­ja.

Los “sin lac­to­sa”, la es­tre­lla

En ese fo­ro, Ha­mish Ren­ton, di­rec­tor de HRA Food&Drink Con­sul­tants, re­cal­có la bue­na sa­lud del mer­ca­do “Free From”, o de los pro­duc­tos “sin”, que es­tán te­nien­do un cre­ci­mien­to “del or­den del 26-27%. Un re­sul­ta­do es­pec­ta­cu­lar, so­bre to­do cuan­do se com­pa­ra con el cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo y el es­tan­ca­mien­to que se ob­ser­va en otras ca­te­go­rías de bie­nes de con­su­mo de al­ta ro­ta­ción”. Y ese cre­ci­mien­to, se­gún Ren­ton, “aho­ra mis­mo, no tie­ne freno. El in­te­rés de los con­su­mi­do­res por la sa­lud va a con­ti­nuar. El co­no­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios del Free From es­tá creciendo a me­di­da que la edu­ca­ción y la pu­bli­ci­dad de mar­ca ac­túan en es­te sen­ti­do. Ade­más, en la in­dus­tria de la sa­lud, ca­da vez se acep­ta más la fun­ción de los pro­duc­tos sin glu­ten, lo que tam­bién se de­du­ce ana­li­zan­do los nú­me­ros del sec­tor. Sin em­bar­go, es pro­ba­ble que el cre­ci­mien­to sea ma­yor en el seg­men­to ‘es­ti­lo de vi­da sin’ que en el de los pro­duc­tos pa­ra ce­lía­cos”. El úni­co “pe­ro”, que el di­rec­tor de HRA Food&Drink Con­sul­tants ca­li­fi­ca co­mo “desafío”, es el de la “ne­ce­si­dad apre­mian­te pa­ra las mar­cas Free From por me­jo­rar su per­fil nu­tri­cio­nal. De­bi­do a sus di­fi­cul­ta­des de for­mu­la­ción, mu­chos pro­duc­tos Free From tie­nen un per­fil nu­tri­cio­nal sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te peor que sus al­ter­na­ti­vas con­ven­cio­na­les. Las mar­cas de­ben con­ti­nuar el buen tra­ba­jo que es­tán rea­li­zan­do pa­ra re­du­cir los prin­ci­pa­les va­lo­res de ma­cro­nu­trien­tes a tra­vés de la sal y el azú­car en par­ti­cu­lar y, has­ta cier­to pun­to, las gra­sas sa­tu­ra­das”.

Y de en­tre to­do el uni­ver­so Free From, la es­tre­lla que bri­lla con más in­ten­si­dad en opi­nión de Ha­mish Ren­ton es la de los pro­duc­tos sin lac­to­sa: “Sus ín­di­ces de cre­ci­mien­to, el ín­di­ce de de­sa­rro­llo de es­tos pro­duc­tos, la im­por­tan­cia de la in­ver­sión en mar­ke­ting de las mar­cas

lí­de­res y la ex­pan­sión de su dis­tri­bu­ción nos di­cen que es­ta ca­te­go­ría es­tá des­ti­na­da a vi­vir un cre­ci­mien­to muy rá­pi­do. Jun­to a ella, aun­que téc­ni­ca­men­te no per­te­nez­can al mer­ca­do “sin”, tam­bién es­tán creciendo no­ta­ble­men­te las al­ter­na­ti­vas a la le­che, ta­les co­mo be­bi­das de ave­na, al­men­dra, so­ja, ave­lla­na, etc.”. En es­te sen­ti­do, un es­tu­dio rea­li­za­do re­cien­te­men­te pa­ra Eu­ro­mo­ni­tor por Da­vid He­din, ana­lis­ta de ali­men­ta­ción y nu­tri­ción, apun­ta­ba que la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa afec­ta apro­xi­ma­da­men­te al 75% de la po­bla­ción mun­dial. Y co­mo el me­jor mo­do de no pa­de­cer sus efec­tos es, sim­ple­men­te, evi­tar­la, es­tos pro­duc­tos tie­nen un gran po­ten­cial. Se­gún ese in­for­me, se pre­vé que, a ni­vel mun­dial, las ven­tas mi­no­ris­tas de pro­duc­tos sin lac­to­sa au­men­ten de los 25 mi­llo­nes de eu­ros en 2016 a unos 47 mi­llo­nes de eu­ros en 2020.

Un cre­ci­mien­to de los ali­men­tos sin lac­to­sa que, tal co­mo apun­tá­ba­mos en el es­tu­dio so­bre Le­che y Pro­duc­tos lác­teos pu­bli­ca­do en el nú­me­ro 1637 de ARAL, es­tá afec­tan­do al con­su­mo lác­teo en Es­pa­ña. Des­de el año 2000, se­gún InLac y el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te (Ma­pa­ma), el con­su­mo de le­che per cá­pi­ta anual ha pa­sa­do de los 99,93 a los 72,23 li­tros. Y con unas pers­pec­ti­vas no muy ha­la­güe­ñas de­bi­do a que ca­da vez son más los ca­sos de in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa a los que ade­más se su­man nue­vos ex con­su­mi­do­res de le­che por “efec­to con­ta­gio”. Lu­cía Gómez, con­sul­to­ra de IRI, se­ña­la­ba en es­te sen­ti­do que “el mer­ca­do de le­che, en de­cre­ci­mien­to tan­to en va­lor co­mo en vo­lu­men, se ve in­flui­do por la ten­den­cia a la re­duc­ción que lle­van a ca­bo los con­su­mi­do­res. Ade­más de de­tec­tar­se más in­to­le­ran­cias, po­dría exis­tir ese efec­to con­ta­gio por el que si a un fa­mi­liar, ami­go… le detectan una in­to­le­ran­cia, en el ca­so que yo me sien­ta mal lo acha­ca­ré tam­bién a la le­che”.

Bien sea por mo­ti­vos de sa­lud o por ese “efec­to con­ta­gio”, lo cier­to es que el mer­ca­do lác­teo (en la ma­yo­ría de sus ca­te­go­rías, no so­lo en la de le­che) ha ace­le­ra­do la caí­da de sus ven­tas en los úl­ti­mos años de­bi­do a fac­to­res que tie­nen que ver con la sa­lud, con la mo­di­fi­ca­ción que los con­su­mi­do­res han he­cho en su die­ta o con la sus­ti­tu­ción de la le­che por otros pro­duc­tos.

Co­mo es el ca­so de las be­bi­das ve­ge­ta­les, que se po­si­cio­nan, jun­to a los zu­mos, co­mo

la com­pe­ten­cia más di­rec­ta y du­ra pa­ra la le­che. En los úl­ti­mos años, las ve­ge­ta­les man­tie­nen una evo­lu­ción muy po­si­ti­va tan­to en vo­lu­men co­mo en va­lor, apo­ya­do prin­ci­pal­men­te en los seg­men­tos de ave­na y al­men­dra. Se­gún da­tos de la con­sul­to­ra IRI pa­ra el TAM enero de 2017, el cre­ci­mien­to de la ca­te­go­ría de be­bi­das ve­ge­ta­les fue de un 8,9% en vo­lu­men y de un 10,8% en va­lor, al­can­zan­do los 164,8 mi­llo­nes de li­tros y los 217,3 mi­llo­nes de eu­ros. El seg­men­to con ma­yor vo­lu­men y va­lor de ven­tas es el de las be­bi­das de so­ja, se­gui­das de las de ave­na, al­men­dra y arroz. Sin em­bar­go, los da­tos se­ña­lan tam­bién que el avan­ce de las pri­me­ras co­mien­za a ser más con­te­ni­do que en años

an­te­rio­res en fa­vor fun­da­men­tal­men­te de las be­bi­das de ave­na y al­men­dra.

Sin glu­ten, más op­cio­nes pe­ro con un lar­go ca­mino aún por de­lan­te Se­gún la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Ce­lía­cos de Es­pa­ña (FA­CE), en ba­se a los úl­ti­mos da­tos men­cio­na­dos en el úl­ti­mo con­gre­so eu­ro­peo de gas­tro­en­te­ro­lo­gía, las ci­fras de per­so­nas que pa­de­cen en­fer­me­dad ce­lia­ca han po­di­do su­bir de un 1 a un 3%, se­gún las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes. Ade­más, exis­te una nueva pa­to­lo­gía emer­gen­te lla­ma­da sen­si­bi­li­dad al glu­ten no ce­lia­ca (SGNC), so­bre la cual que­dan mu­chos pa­rá­me­tros por de­fi­nir. Las per­so­nas que po­drían pa­de­cer es­ta SGNC

pue­den es­tar en­tre el 5-6% de la po­bla­ción. A la ho­ra de cuan­ti­fi­car las per­so­nas que son ce­lía­cas en Es­pa­ña, el re­cien­te “Es­tu­dio Schär de los tras­tor­nos re­la­cio­na­dos con el glu­ten y la die­ta sin glu­ten den­tro y fue­ra del ho­gar” es­ti­ma que esa ci­fra se acer­ca­ría las 465.000, y que más de cua­tro mi­llo­nes de es­pa­ño­les po­drían ser sen­si­bles al glu­ten o pre­sen­tar al­gún ti­po de in­to­le­ran­cia, pe­se a que no ha­yan si­do pro­pia­men­te diag­nos­ti­ca­dos. Se­gún ese es­tu­dio rea­li­za­do por Schär, en los úl­ti­mos años se han po­pu­la­ri­za­do esos con­cep­tos y cua­dros mé­di­cos, si­tuán­do­se la ci­fra de es­pa­ño­les que afir­ma co­no­cer a al­guien (fa­mi­liar o alle­ga­do) con al­gún ti­po de in­to­le­ran­cia al glu­ten cer­ca del 70% (fren­te al 40,8% de 2015).

Pe­se a que más de un ter­cio de la po­bla­ción con in­to­le­ran­cia al glu­ten (34,8%), afir­ma no te­ner di­fi­cul­ta­des en nin­gu­na de sus co­mi­das dia­rias y que ca­da vez hay más op­cio­nes pa­ra se­guir una die­ta sin glu­ten de ma­ne­ra fá­cil, los da­tos po­nen ne­gro so­bre blan­co las ne­ce­si­da­des, ac­tua­les y fu­tu­ras, de un co­lec­ti­vo ca­da vez más im­por­tan­te de la po­bla­ción y, co­mo con­se­cuen­cia, de una ca­te­go­ría de pro­duc­tos que, pe­se a te­ner más op­cio­nes y al­ter­na­ti­vas, aún tie­ne un lar­go ca­mino por re­co­rrer pe­se a con­tar con años de pre­sen­cia en los li­nea­les.

Bien es cier­to que en los úl­ti­mos años, tal co­mo se ha apun­ta­do an­te­rior­men­te, el nú­me­ro de re­fe­ren­cias ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te (de 280 a 1.500 a ni­vel mun­dial, se­gún Min­tel). A es­te res­pec­to, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Dis­tri­bui­do­res, Au­to­ser­vi­cios y Su­per­mer­ca­dos (Ase­das) hi­zo pú­bli­cos, con oca­sión de la ce­le­bra­ción del Día Na­cio­nal del Ce­lía­co el pa­sa­do 27 de ma­yo, unos da­tos alen­ta­do­res al cal­cu­lar que en el con­jun­to de las re­fe­ren­cias dis­po­ni­bles en un su­per­mer­ca­do, “al­re­de­dor de un 10% son ap­tas pa­ra ce­lía­cos, a los que ha­bría que aña­dir aque­llos pro­duc­tos que, por su pro­pia na­tu­ra­le­za, no lo con­tie­nen”. El nú­me­ro de re­fe­ren­cias sin glu­ten, se­gún Ase­das, ha pa­sa­do “de unas de­ce­nas a más de 1.000 en la úl­ti­ma dé­ca­da, lo que ha au­men­ta­do la ca­pa­ci­dad de elec­ción pa­ra el con­su­mi­dor”.

Las ca­te­go­rías de pro­duc­tos con­ge­la­dos, pan, ga­lle­tas o pas­ta son las más di­ná­mi­cas en cuan­to a la in­tro­duc­ción de pro­duc­tos sin glu­ten, y las que ma­yo­res ven­tas (tan­to en vo­lu­men co­mo en va­lor) re­gis­tran. En el ca­so de los pri­me­ros, el vo­lu­men de ven­tas al­can­zó a lo lar­go del pa­sa­do ejer­ci­cio las 29.135,9 to­ne­la­das por un va­lor de 97,2 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­po­ne un cre­ci­mien­to del 26,6% y del 25,5% res­pec­ti­va­men­te, y re­pre­sen­ta el 73,9% del vo­lu­men to­tal de las ven­tas de los ali­men­tos sin glu­ten en el ca­nal de gran con­su­mo y el 55,2% del va­lor. La ca­te­go­ría de pan lle­gó en ese mis­mo pe­rio­do a las 3.054,6 to­ne­la­das (+24,4%) y a los 26,3 mi­llo­nes de eu­ros (+25,9%), mien­tras que la de ga­lle­tas re­gis­tró un vo­lu­men de 1.688,7 to­ne­la­das (+15%) por un va­lor de 16,3 mi­llo­nes de eu­ros (+15%).

LA VEN­TA DE ALI­MEN­TOS SIN GLU­TEN EN GRAN CON­SU­MO AL­CAN­ZÓ LOS 176,2 MI­LLO­NES DE EU­ROS EL PA­SA­DO EJER­CI­CIO

47% EL DE LOS HO­GA­RES ES­PA­ÑO­LES IN­CLU­YÓ AL­GÚN PRO­DUC­TO ECO­LÓ­GI­CO EN SU CES­TA DE LA COM­PRA EN EL ÚL­TI­MO AÑO

El zu­mo de na­ran­ja eco­ló­gi­ca Don Si­món de J. GAR­CÍA CA­RRIÓN es­tá ela­bo­ra­do ex­clu­si­va­men­te con fru­ta fres­ca pro­ce­den­te de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca cul­ti­va­da, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, en el Va­lle del An­da­rax, una co­mar­ca al­me­rien­se de gran tra­di­ción ci­trí­co­la. La ma­yo­ría de las par­ce­las es­tán muy cer­ca de la plan­ta de ela­bo­ra­ción, tam­bién ubi­ca­da en Al­me­ría, lo que per­mi­te que la fru­ta se ex­pri­ma in­me­dia­ta­men­te des­pués de la re­co­lec­ción, en óp­ti­mas con­di­cio­nes. El pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y en­va­sa­do del zu­mo eco­ló­gi­co Don Si­món (100% zu­mo di­rec­to, que no pro­ce­de de con­cen­tra­do, y sin alér­ge­nos) es­tá su­per­vi­sa­do por una en­ti­dad in­de­pen­dien­te, au­to­ri­za­da por la Unión Eu­ro­pea, que rea­li­za au­di­to­rías pe­rió­di­cas y aná­li­sis de la ma­te­ria pri­ma y del pro­duc­to en­va­sa­do. La em­pre­sa de dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos or­gá­ni­cos LA FINESTRA SUL CIE­LO aca­ba de lan­zar a los mer­ca­dos es­pa­ñol y por­tu­gués su nueva lí­nea de ali­men­tos re­fri­ge­ra­dos. La ga­ma se com­po­ne de bá­si­cos de pro­teí­na ve­ge­tal, ham­bur­gue­sas, pla­tos pre­pa­ra­dos y cre­mas de las mar­cas Vi­vi­bio y Ger­mi­nal Bio, con el ori­gen 100% ve­ge­tal co­mo de­no­mi­na­dor co­mún. En el ca­so de los pla­tos pre­pa­ra­dos, se pro­po­ne una am­plia va­rie­dad de com­bi­na­cio­nes de in­gre­dien­tes ve­ge­ta­les pro­ce­den­tes de cul­ti­vo eco­ló­gi­co. Tre­ce re­ce­tas -sie­te ba­jo la mar­ca Vi­vi­bio y seis con la mar­ca Ger­mi­nal Bio- con una im­por­tan­te pre­sen­cia en to­das ellas de pro­teí­nas ve­ge­ta­les pro­ce­den­tes del sei­tán, el tem­peh o la quí­noa de­pen­dien­do de la re­fe­ren­cia. En el ca­so de los con­ge­la­dos, las piz­zas sin glu­ten fue­ron las que ex­pe­ri­men­ta­ron un me­jor com­por­ta­mien­to den­tro de su seg­men­to de mer­ca­do, con un al­to ni­vel de in­tro­duc­ción de nue­vas re­fe­ren­cias. Ello les lle­vó a ex­pe­ri­men­tar un cre­ci­mien­to de un 27,3% en el vo­lu­men de ven­tas y de un 34,9% en el va­lor (se­gún da­tos apor­ta­dos por IRI), con un buen po­si­cio­na­mien­to de las MDD al al­can­zar una cuo­ta en vo­lu­men del 65% y del 57,5% en va­lor.

Los “su­per­foods” o “ali­ca­men­tos”

En el año 2030, la es­pe­ran­za de vi­da en al­gu­nos paí­ses desa­rro­lla­dos su­pe­rará los 90 años, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. En Es­pa­ña, esa ex­pec­ta­ti­va de vi­da se­rá en 83,47 años en los hom­bres y 88,07 años en las mu­je­res. Un da­to in­tere­san­te y que su­po­ne que en ape­nas 20 años la es­pe­ran­za de vi­da en nues­tro país au­men­ta­rá cin­co años en el ca­so de los hom­bres y cua­tro en el ca­so de las mu­je­res.

Ade­más de los evi­den­tes avan­ces mé­di­cos, el afán por ve­lar in­di­vi­dual­men­te por nues­tra sa­lud in­ci­de, en ma­yor o me­nor me­di­da, en que ca­da año esa “tasa es­pe­ran­za­do­ra” va­ya in­cre­men­tán­do­se. Y uno de los ejes cen­tra­les que he­mos ele­gi­do pa­ra que nos ayu­den a cum­plir la de­ci­sión de cui­dar­nos más es la ali­men­ta­ción: un 27% de los es­pa­ño­les, se­gún el in­for­me “Con­fian­za del Con­su­mi­dor Q2 2016” ela­bo­ra­do por Niel­sen, ma­ni­fies­ta su in­ten­ción de au­men­tar el con­su­mo de su­per­ali­men­tos, “su­per­foods” o “ali­ca­men­tos”. De he­cho, la que Niel­sen de­no­mi­na co­mo “sú­per ces­ta de la com­pra” cre­ce “el do­ble que el mer­ca­do de gran con­su­mo en su con­jun­to”.

Los “su­per­foods” que in­te­gran esa ces­ta in­te­gran 25 ca­te­go­rías di­fe­ren­tes de pro­duc­tos con unas pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les su­pe­rio­res. “Al­gu­nos pro­duc­tos –se­ña­la el es­tu­dio- son au­tén­ti­cos clá­si­cos de la die­ta me­di­te­rrá­nea co­mo el acei­te de oli­va vir­gen -que mu­chas ve­ces el con­su­mi­dor no eti­que­ta co­mo su­per­ali­men­to cuan­do en reali­dad sí lo es-, pe­ro tam­bién hay una se­rie de pro­duc­tos ‘emer­gen­tes’ que se han co­la­do en la lis­ta de la com­pra de los es­pa­ño­les, que no es que sean nue­vos, pe­ro sí no­ve­do­sos en nues­tras des­pen­sas. Es el ca­so de la chía y la qui­noa, que cre­cen más de un 1.000% ca­da uno de ellos. Otros su­per­ali­men­tos ele­gi­dos son los arán­da­nos, la co­li­flor y el bró­co­li, que crecieron do­ble dí­gi­to; mien­tras que los fru­tos se­cos au­men­ta­ron sus ven­tas por en­ci­ma del 5%”.

Pe­ro, a la vez que se amplía la lis­ta de nue­vos su­per­ali­men­tos y au­men­tan los lan­za­mien­tos de nue­vos pro­duc­tos que los in­clu­yen en sus for­mu­la­cio­nes -se­gún la con­sul­to­ra Min­tel en su in­for­me Glo­bal New Pro­ducts Da­ta­ba­se, el nú­me­ro de ali­men­tos ba­jo es­ta eti­que­ta se in­cre­men­tó en un 202% en­tre 2011 y 2015-, ¿qué ca­rac­te­rís­ti­cas de­ben te­ner pa­ra ser con­si­de­ra­dos co­mo ta­les, qué dri­vers im­pul­san a los con­su­mi­do­res en sus die­tas y cuá­les son las ten­den­cias en el de­sa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos que los in­clu­yen en­tre sus in­gre­dien­tes?

Se­gún Bea­triz Pé­rez, del cen­tro tec­no­ló­gi­co AINIA, los su­per­ali­men­tos re­ci­ben es­te nom­bre por “tra­tar­se de fuen­tes su­pe­rio­res de an­ti­oxi­dan­tes y nu­trien­tes esen­cia­les ne­ce­sa­rios pa­ra un ade­cua­do fun­cio­na­mien­to fi­sio­ló­gi­co del or­ga­nis­mo. De he­cho, só­lo po­de­mos con­si­de­rar que un su­per­ali­men­to lo es, cuan­do de for­ma na­tu­ral pre­sen­ta una den­si­dad muy ele­va­da de nu­trien­tes con­cen­tra­dos en pe­que­ñas can­ti­da­des”.

Los dri­vers que im­pul­san a los con­su­mi­do­res a aña­dir­los a sus die­tas, apun­ta Bea­triz Pé­rez en ba­se al in­for­me Glo­bal New Pro­ducts Da­ta­ba­se de Min­tel, son:

- “Sa­lud y bie­nes­tar. Pa­ra el 59% de los con­su­mi­do­res en­cues­ta­dos es­ta es la ra­zón prin­ci­pal pa­ra adop­tar nue­vos ali­men­tos con pro­pie­da­des sa­lu­da­bles. Por su par­te, un ter­cio de los con­su­mi­do­res eu­ro­peos de Fran­cia, Ale­ma­nia Ita­lia y Es­pa­ña es­tán dis­pues­tos a cam­biar sus es­ti­los de vi­da pa­ra que és­tos sean más sa­nos, lo que in­clu­ye pro­duc­tos na­tu­ra­les.

- Na­tu­ra­li­dad. A es­te res­pec­to, 7 de 10 con­su­mi­do­res de los paí­ses ci­ta­dos pre­fie­ren los pro­duc­tos na­tu­ra­les ca­pa­ces de apor­tar

be­ne­fi­cios a su sa­lud an­tes que pro­duc­tos pro­ce­sa­dos con be­ne­fi­cios funcionales aña­di­dos.

- In­te­rés por nue­vos sa­bo­res con tra­di­ción. A los dri­vers sa­lud y na­tu­ra­li­dad de­be­mos aña­dir­le el com­po­nen­te he­dó­ni­co. Se­gún Min­tel, el in­te­rés por los nue­vos sa­bo­res ha­ce aún más atrac­ti­vos pa­ra el con­su­mi­dor a los su­per­ali­men­tos, que en mu­chos ca­sos pro­vie­nen de otras cul­tu­ras. Al mis­mo tiem­po, el con­su­mi­dor se mues­tra in­tere­sa­do por la his­to­ria de es­tos su­per­ali­men­tos en sus paí­ses de ori­gen y su uso tra­di­cio­nal en as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la sa­lud”.

Y en cuan­to a las ten­den­cias en el de­sa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos ali­men­ti­cios a par­tir de su­per­ali­men­tos, el in­for­me de Min­tel in­di­ca que ba­yas y fru­tas os­ten­tan el pri­mer pues­to en cuan­to a po­pu­la­ri­dad en los sa­bo­res de los prin­ci­pa­les lan­za­mien­tos mun­dia­les (25%), a las que se van acer­can­do la uti­li­za­ción de fru­tos se­cos (20%) y ve­ge­ta­les (15%). “Por otro la­do, co­men­ta Pé­rez, tal co­mo ana­li­za­mos en el ar­tícu­lo ‘Su­per­foods, ali­men­ta­ción y sa­lud to­do en uno’, es re­le­van­te el im­pul­so que las es­pe­cies, le­gum­bres, ce­rea­les an­ti­guos y se­mi­llas es­tán to­man­do en los nue­vos lan­za­mien­tos de ali­men­tos y be­bi­das. En­tre las es­pe­cies des­ta­ca la cúr­cu­ma, uti­li­za­da co­mo su­ple­men­to en el de­sa­rro­llo de ali­men­tos y be­bi­das funcionales. Los gra­nos y ce­rea­les an­ti­guos, por su par­te, es­tán ofre­cien­do nue­vas al­ter­na­ti­vas al tri­go, que ade­más de nu­trien­tes ofre­cen una nueva ga­ma de sa­bo­res y tex­tu­ras y en mu­chos ca­sos son in­gre­dien­tes sin glu­ten. En­tre ellos des­ta­can los lan­za­mien­tos que in­clu­yen chía (70%), ka­mut (33%), teff (31%) y el em­mer y la qui­noa con un 27% ca­da uno. Las le­gum­bres (en­tre las que so­bre­sa­len gui­san­tes ver­des, len­te­jas co­ra­li­nas y gar­ban­zos) son otro de los su­per­ali­men­tos des­ta­ca­bles en­tre los nue­vos lan­za­mien­tos. Y, pa­ra fi­na­li­zar, no hay que ol­vi­dar la im­por­tan­cia de las mi­cro­al­gas co­mo su­per­ali­men­to emer­gen­te. Si bien las mi­cro­al­gas acu­mu­lan de for­ma na­tu­ral com-

LOS PRO­DUC­TOS ECO­LÓ­GI­COS SI­GUEN GA­NAN­DO TE­RRENO EN EL CA­NAL DE GRAN CON­SU­MO CON UN CRE­CI­MIEN­TO, TAN­TO EN VO­LU­MEN CO­MO EN VA­LOR, CER­CANO AL 19%

pues­tos de va­lor co­mer­cial pa­ra la in­dus­tria de la ali­men­ta­ción, en la ac­tua­li­dad es aún es­ca­so su cul­ti­vo pa­ra ta­les fi­nes. Sin em­bar­go, nue­vos pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción –co­mo el proyecto Al­gae for Healtty World, en el que AINIA co­la­bo­ra- tie­nen co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal avan­zar en el de­sa­rro­llo de las mi­cro­al­gas pa­ra el con­su­mo hu­mano”.

Ten­den­cia eco­friendly

Sa­lud, sa­bor y con­cien­cia eco­ló­gi­ca. Es­tas son las tres ra­zo­nes por las que los con­su­mi­do­res es­pa­ño­les gastan al año del or­den de 1.500 mi­llo­nes de eu­ros en la com­pra de pro­duc­tos or­gá­ni­cos, bio­ló­gi­cos o eco­ló­gi­cos, con un rit­mo de cre­ci­mien­to es­ti­ma­do del 24% anual, se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio so­bre el sec­tor pu­bli­ca­do por el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te (Ma­pa­ma). Si bien su evo­lu­ción es im­por­tan­te, y su po­ten­cial aún ma­yor, to­da­vía hay de­ter­mi­na­das cues­tio­nes que fre­nan un de­sa­rro­llo más rá­pi­do. En­tre ellas, se­gún el In­for­me so­bre el Sec­tor Eco­ló­gi­co en Es­pa­ña rea­li­za­do por la con­sul­to­ra EcoLo­gi­cal, los con­su­mi­do­res se­ña­lan dos prin­ci­pal­men­te: el di­fe­ren­cial to­da­vía exis­ten­te en el pre­cio con sus ho­mó­ni­mos con­ven­cio­na­les, y su con­te­ni­da pe­ne­tra­ción en los li­nea­les de la dis­tri­bu­ción mo­der­na (al­go que, co­mo ve­re­mos más ade­lan­te, co­mien­za a cam­biar). Ca­rre­four, que ce­le­bra el 15 aniver­sa­rio de la im­plan­ta­ción allá por el año 2002 de su mar­ca Ca­rre­four BIO, aca­ba de ela­bo­rar un es­tu­dio en co­la­bo­ra­ción con GFK que con­clu­ye que “ca­si la mi­tad de los ho­ga­res es­pa­ño­les (el 47,2%) in­clu­ye al­gún pro­duc­to BIO en su ces­ta de la com­pra, y el 39,8% afir­ma ha­ber ad­qui­ri­do más ar­tícu­los de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en el úl­ti­mo año”. Da­tos que con­fir­man la “ex­plo­sión” del mun­do ECO y que se apo­yan, so­bre to­do, en los con­su­mi­do­res menores de 30 años ca­be­zas de fa­mi­lia (un 62% ad­quie­ren es­tos pro­duc­tos) y los miem­bros de ho­ga­res con per­so­nas que pa­de­cen al­gu­na in­to­le­ran­cia ali­men­ta­ria (61,1%). Los que más se re­sis­ten, por aho­ra, son los ma­yo­res de 65 años, ya que “so­lo” un 36% los in­cor­po­ran a su ces­ta de la com­pra.

De acuer­do con las con­clu­sio­nes del es­tu­dio, la mo­ti­va­ción prin­ci­pal pa­ra com­prar pro­duc­tos BIO es la sa­lud: un 68,8% de los es­pa­ño­les con­si­de­ra que los ali­men­tos eco-

ló­gi­cos son im­por­tan­tes pa­ra lle­var a ca­bo una die­ta sa­lu­da­ble. Ade­más, un 25,4% men­cio­na co­mo cau­sa pa­ra su con­su­mo la fal­ta de adi­ti­vos, pes­ti­ci­das, etc., y otro 19,2% apun­ta a la ca­li­dad de los mis­mos. La ca­te­go­ría que más ven­tas en va­lor acu­mu­ló en el TAM abril de 2017, se­gún da­tos fa­ci­li­ta­dos por IRI, de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos fue la de ali­men­ta­ción se­ca, con 94,1 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra un vo­lu­men de 12.401,2 to­ne­la­das, lo que su­po­ne un in­cre­men­to en va­lor del 18,4% (pa­ra una cuo­ta so­bre el to­tal del 42,4%) y del 14,5% en vo­lu­men (y una cuo­ta del 14,3%). En vo­lu­men, la ca­te­go­ría que más ven­tas re­co­gió fue la de lác­teos, de­ri­va­dos y que­sos con 25.560,3 to­ne­la­das (+9,1%, el 29,4% del vo­lu­men de ven­tas to­tal), con un va­lor de 63,5 mi­llo­nes de eu­ros (+11%, el 28,6% del to­tal). La ca­te­go­ría de be­bi­das, por su par­te, fue la que re­gis­tró avan­ces más im­por­tan­tes, con un 45,2% en vo­lu­men (has­ta las 13,389,1 to­ne­la­das) y un 30,3% en va­lor (21,2 mi­llo­nes de eu­ros).

Si bien es ver­dad que el con­su­mo es­tá creciendo gra­cias al des­cen­so en el di­fe­ren­cial de los pre­cios y a que su ma­yor pre­sen­cia en los li­nea­les ha­ce más sen­ci­lla su com­pra (Es­pa­ña ocu­pa ac­tual­men­te el no­veno pues­to en la lis­ta mun­dial de con­su­mo de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos), tam­bién es cier­to que to­da­vía fal­tan ela­bo­ra­do­res. Se­gún el in­for­me “El mun­do de la Agri­cul­tu­ra Eco­ló­gi­ca 2017” ela­bo­ra­do por el FiBL, uno de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción so­bre agri­cul­tu­ra bio­ló­gi­ca más im­por­tan­tes del mun­do, aun­que Es­pa­ña es­tá a la ca­be­za en pro­duc­ción y el nú­me­ro de ela­bo­ra­do­res no pa­ra de cre­cer, se­gui­mos sin ser lí­de­res en la in­dus­tria de trans­for­ma­ción ali­men­ta­ria (a la ca­be­za es­tán Ita­lia, Ale­ma­nia y Fran­cia). De acuer­do con el úl­ti­mo In­for­me Agri­cul­tu­ra Eco­ló­gi­ca, Es­ta­dís­ti­cas ela­bo­ra­do por el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te (Ma­pa­ma), en 2015 ope­ra­ban un to­tal de 3.492 empresas ela­bo­ra­do­ras/trans­for­ma­do­ras en ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca, un 27,1% más que en 2010.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.