Ges­tio­nar la in­cer­ti­dum­bre del Bre­xit

UNO DE LOS SEC­TO­RES MÁS AFEC­TA­DOS VA A SER EL AGROA­LI­MEN­TA­RIO

ARAL - - SUMARIO - Jor­ge Vi­lla­rino (VI NCES, MADRI D) Lau­ren­ce Mo­dre­go (VI NCES, BR USELAS) VINCES (CON­SUL­TO­RA ES­PA­ÑO­LA DE ASUN­TOS PÚ­BLI­COS)

El pa­sa­do 29 de mar­zo, la Pri­me­ra Mi­nis­tra Bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, ac­ti­vó el po­pu­lar­men­te lla­ma­do Bre­xit (for­mal­men­te el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de la Unión Eu­ro­pea) abrien­do el ma­yor re­to al que se ha en­fren­ta­do el pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio des­de su exis­ten­cia. Las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas, so­cia­les y eco­nó­mi­cas pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra se han po­di­do di­men­sio­nar. En el plano po­lí­ti­co nos en­con­tra­mos an­te los re­tos de que un so­cio, muy par­ti­cu­lar sin du­da, quie­ra aban­do­nar un club por desafec­ción de sus ciu­da­da­nos. En el ám­bi­to so­cial, el fu­tu­ro de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos pre­sen­tes en el Reino Uni­do (po­la­cos prin­ci­pal­men­te, pe­ro tam­bién ir­lan­de­ses, por­tu­gue­ses, fran­ce­ses o es­pa­ño­les) su­po­ne uno de los prin­ci­pa­les re­tos. Y la di­men­sión eco­nó­mi­ca, en to­das sus ver­tien­tes y sec­to­res, tie­ne unas pro­yec­cio­nes enor­mes.

Uno de los sec­to­res más afec­ta­dos va a ser, sin lu­gar a du­das, el sec­tor agroa­li­men­ta­rio. Así lo re­fle­ja el in­for­me ela­bo­ra­do por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ir­lan­dés el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre (UKEU Exit: Tra­de Ex­po­su­res of Sec­tor soft he Irish Eco­nomy ina Eu­ro pean Con text) que si­tua­ba los pro­duc­to sa­gra­rios, par­ti­cu­lar­men­te los ir­lan­de­ses, co­mo los que más van a su­frir por es­te pro­ce­so. En par­ti­cu­lar, en el re­fe­ri­do in­for­me, des­ta­can los ce­rea­les, los pre­pa­ra­dos de ce­rea­les y las fru­tas y hor­ta­li­zas, con un ni­vel de ex­po­si­ción ex­tre­ma­da­men­te al­to.

Es­pa­ña tam­bién es de los paí­ses que tie­ne unos ni­ve­les de ex­po­si­ción más al­tos. A ni­vel glo­bal, el Reino Uni­do es el cuar­to des­tino de nues­tras ex­por­ta­cio­nes, con una ci­fra su­pe­rior a los 18.000 mi­llo­nes de eu­ros en 2016. En el ca­so con­cre­to del sec­tor agroa­li­men­ta­rio, nues­tro vo­lu­men de ex­por­ta­cio­nes, con da­tos de 2015, su­peró los 3.500 mi­llo­nes de eu­ros, si­tuán­do­se co­mo el se­gun­do en im­por­tan­cia tras el sec­tor au­to­mo­vi­lís­ti­co; y con una es­pe­cial men­ción al sub­sec­tor de las fru­tas, hor­ta­li­zas y ver­du­ras, que cons­ti­tu­yen más de la mi­tad de nues­tras ex­por­ta­cio­nes. Sen­ta­das la reali­dad del im­pac­to pa­ra nues­tro sec­tor pri­ma­rio, ¿dón­de es­ta­mos? En es­tos mo­men­tos vi­vi­mos un ha­lo de in­cer­ti­dum­bre en el fon­do y en los tiem­pos. En el plano ma­te­rial, “Bre­xit sig­ni­fi­ca Bre­xit”. Es­ta fue la fa­mo­sa fra­se pro­nun­cia­da du­ran­te mu­chos me­ses por The­re­sa May y que ha­ce ape­nas un mes fue igual­men­te pro­nun­cia­da por el ne­go­cia­dor eu­ro­peo Mi­chel Bar­nier. Sin em­bar­go, la Pri­me­ra Mi­nis­tra May pro­nun­cia­ba re­cien­te­men­te en Flo­ren­cia -al­go muy sim­bó­li­co- un dis­cur­so que ape­la­ba a un pe­rio­do de tran­si­ción has­ta el 2021, asu­mien­do la com­ple­ji­dad po­lí­ti­ca y téc­ni­ca que tie­ne es­te pro­ce­so.

Y es que, co­mo de­ci­mos, lo temporal tam­bién es­tá in­for­ma­do por la fal­ta de cer­te­za. Las ne­go­cia­cio­nes se han plan­tea­do en una do­ble fa­se. Una pri­me­ra que de­be aten­der a las obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras, los de­re­chos de los ciu­da­da­nos o la muy re­le­van­te cues­tión de la fron­te­ra con Ir­lan­da. Lue­go ven­dría la se­gun­da fa­se, en la que se en­tra­rá en las fu­tu­ras re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses. La pri­me­ra fa­se de­be­ría con­cluir en el mes de oc­tu­bre, y sin em­bar­go, co­mo ha afir­ma­do el Pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, so­lo un mi­la­gro va a per­mi­tir que es­to sea así. La in­cer­ti­dum­bre cons­ti­tu­ye uno de los ma­yo­res pe­li­gros a los que se en­fren­te cual­quier sec­tor eco­nó­mi­co y el sec­tor agroa­li­men­ta­rio es­pa­ñol tam­po­co se lo pue­de per­mi­tir. Des­de Es­pa­ña se ha in­ten­ta­do dar res­pues­ta des­de el pun­to de vis­ta or­gá­ni­co con la crea­ción en el Eje­cu­ti­vo de una Co­mi­sión In­ter­mi­nis­te­rial (om­ni­mi­nis­te­rial po­dría­mos de­cir an­te la pre­sen­cia de la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los departamentos mi­nis­te­ria­les), y la cons­ti­tu­ción de una Po­nen­cia de Es­tu­dio en el seno de las Cor­tes Ge­ne­ra­les.

Pe­ro en pa­ra­le­lo a es­ta res­pues­ta de los po­de­res pú­bli­cos, se ha­ce más que nun­ca ne­ce­sa­ria la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va del sec­tor con una tri­ple fi­na­li­dad: ga­ran­ti­zar que los men­sa­jes que se tras­la­dan son los ade­cua­dos, ase­gu­rar­se de que esos men­sa­jes lle­gan a la pun­ta de lan­za del equi­po de Bar­nier, y vi­gi­lar que el sec­tor no se cons­ti­tu­ya en nin­gún ca­so en una mo­ne­da de cam­bio en el seno de las ne­go­cia­cio­nes.

So­lo una par­ti­ci­pa­ción proac­ti­va del sec­tor va a per­mi­tir que el im­pac­to en la PAC den­tro de las pró­xi­mas pers­pec­ti­vas fi­nan­cie­ras, ci­fra­do por el Co­mi­sa­rio Ho­gan en 3.600 mi­llo­nes de eu­ros, se vea com­pen­sa­do de al­gún mo­do. So­lo un tra­ba­jo es­truc­tu­ra­do va a po­der con­tri­buir a re­du­cir la in­cer­ti­dum­bre en as­pec­tos cla­ve co­mo la fu­tu­ra le­gis­la­ción ali­men­ta­ria, la pro­tec­ción de nues­tras de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen o el gra­do de com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tros pro­duc­tos an­te las muy pro­ba­bles di­fi­cul­ta­des que se de­ri­van de que el Reino Uni­do pa­se a ser un ter­cer Es­ta­do, ca­so de los as­pec­tos lo­gís­ti­cos o, có­mo no, los de­re­chos aran­ce­la­rios.

Nues­tros re­sul­ta­dos en el mercado se ven be­ne­fi­cia­dos si re­du­ci­mos la in­cer­ti­dum­bre en el no mercado (en los en­tor­nos po­lí­ti­co, re­gu­la­to­rio y so­cial). Más que nun­ca la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da en pro del in­te­rés ge­ne­ral se ha­ce ne­ce­sa­ria. Es ne­ce­sa­rio el in­ter­cam­bio sin­ce­ro de in­for­ma­ción y la trans­pa­ren­cia por par­te de los po­de­res pú­bli­cos, eli­mi­nan­do el rui­do que ro­dea un pro­ce­so de es­te ca­la­do. Pe­ro es igual­men­te im­pe­ra­ti­vo que des­de el sec­tor pri­va­do se ofrez­ca to­do el apo­yo, y no me­ra­men­te el dis­cur­so reivin­di­ca­ti­vo -que tam­bién- pa­ra que se pue­dan de­fen­der nues­tros in­tere­ses con la ma­yor so­li­dez ar­gu­men­tal en Bru­se­las. Bre­xit sig­ni­fi­ca Bre­xit, pe­ro to­dos que­re­mos que los pro­duc­tos es­pa­ño­les si­gan ga­nan­do po­si­cio­nes en un país tan re­le­van­te co­mo el Reino Uni­do.

"SO­LO UN TRA­BA­JO ES­TRUC­TU­RA­DO VA A PO­DER CON­TRI­BUIR A RE­DU­CIR LA IN­CER­TI­DUM­BRE EN AS­PEC­TOS CLA­VE”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.