Dé­jà vu en Men­di­zo­rro­za

Cris­tiano ali­via con sus tres go­les y Key­lor Na­vas con sus pa­ra­das el dis­cre­tí­si­mo jue­go del equi­po

AS (Aragon) - - Real Madrid -

El Ma­drid sa­lió en Men­di­zo­rro­za a la ca­za del gol, mo­da­li­dad en la que siem­pre se ha dis­tin­gui­do. Le so­bran ca­ño­ne­ros. El jue­go fue po­ca co­sa, ni fu, ni fa, en el me­jor de los ca­sos. Es una asig­na­tu­ra que le que­da pen­dien­te des­de los pri­me­ros par­ti­dos. Irrum­pió en la Li­ga con es­ti­lo y go­les. En Anoe­ta ali­men­tó ex­pec­ta­ti­vas que ha cum­pli­do más con los re­sul­ta­dos que con el pu­ro fút­bol.

Cris­tiano Ro­nal­do con­cre­tó la ca­za con tres go­les, la co­se­cha que ne­ce­si­ta­ba para sen­tir­se fe­liz. Sin go­les, se amar­ga. Es una re­la­ción que va mu­cho más allá de los re­ma­ta­do­res con su pro­fe­sión. A Cris­tiano le ob­se­sio­na el gol y no lo ocul­ta. En tér­mi­nos clí­ni­cos se­ría una pa­to­lo­gía. En cues­tio­nes fut­bo­lís­ti­cas es una ben­di­ción, el mo­tor que ja­más se de­tie­ne en la carrera de un de­lan­te­ro que siem­pre ha­rá go­les. Dor­mi­do, tam­bién.

Cris­tiano ha aban­do­na­do ca­si to­da su in­fluen­cia en el jue­go. Nun­ca fue un es­tra­te­ga, pe­ro su apo­teó­si­ca ener­gía le ser­vía para ganar par­ti­dos des­de zo­nas que aho­ra le re­sul­tan prohi­bi­ti­vas. Aho­ra ca­si to­do re­sul­ta más or­to­do­xo en el Real Ma­drid. Los cen­tro­cam­pis­tas ima­gi­nan y los de­lan­te­ros ata­can. Só­lo Mar­ce­lo se sa­le del guion, y al equi­po le con­vie­ne.

Reu­bi­ca­do co­mo de­lan­te­ro, ca­da vez más cer­ca de las po­si­cio­nes na­tu­ra­les del de­lan­te­ro cen­tro, Cris­tiano se las in­ge­nia­rá para que su pro­duc­ción no de­crez­ca. De­pen­de más que nun­ca de la ayu­da del equi­po, pe­ro a cam­bio mar­ca­rá más go­les que na­die. Se ha­bla­ba de la cri­sis de Cris­tiano y na­die re­pa­ra­ba en las ci­fras de Ba­le y Ben­ze­ma, que es­tán le­jos de los re­gis­tros que se es­pe­ra de ellos.

Cual­quie­ra que sea su con­di­ción y su es­ta­do de áni­mo, Cris­tiano es la me­jor ga­ran­tía de efi­ca­cia en un equi­po que su­fre pro­ble­mas de ar­mo­nía en el jue­go. El de­lan­te­ro por­tu­gués mar­có go­les a la an­ti­gua, es de­cir, los que tan­tas veces con­ce­dían la vic­to­ria al Ma­drid en ac­tua­cio­nes de me­dio pe­lo.

La otra fi­gu­ra so­lía ser el por­te­ro. Al­go de eso ocu­rrió el pa­sa­do sá­ba­do en Vi­to­ria, don­de Key­lor Na­vas re­cor­dó al por­te­ro de la tem­po­ra­da pa­sa­da. Le­yó per­fec­ta­men­te una ex­ce­len­te ju­ga­da de Ca­ma­ra­sa y le achi­có tan­to la por­te­ría que el cen­tro­cam­pis­ta del Ala­vés se de­pri­mió en el ti­ro.

El ma­dri­dis­mo co­no­ce muy bien esos mo­men­tos de la tem­po­ra­da don­de el Ma­drid se en­tre­ga en bra­zos de Cris­tiano y los por­te­ros. Se fes­te­jan las vic­to­rias, pe­ro se sos­pe­cha del equi­po. Por aho­ra hay coar­ta­das. Las au­sen­cias de Mo­dric y Ca­se­mi­ro han re­cor­ta­do la crea­ti­vi­dad y la fir­me­za del Ma­drid, que aho­ra es bas­tan­te per­mi­si­vo en el as­pec­to de­fen­si­vo. No lo me­jo­ra Da­ni­lo. Jue­ga con la ti­mi­dez de sus pri­me­ros días co­mo ti­tu­lar. El jo­ven Theo le arra­só en el pri­mer tiem­po de Men­di­zo­rro­za.

Las cer­te­zas go­lea­do­ras que siem­pre acom­pa­ñan a Cris­tiano ocul­ta­ron dos ru­ti­nas del Ma­drid. Una se ha re­pe­ti­do to­da la tem­po­ra­da: Morata, Lu­cas Váz­quez y Na­cho fun­cio­nan, pe­ro só­lo fi­gu­ran co­mo ti­tu­la­res en los par­ti­dos sen­ci­llos o en las ope­ra­cio­nes de res­ca­te. Sue­len ser in­ta­cha­bles en su tra­ba­jo (Morata anotó un ex­qui­si­to gol en Vi­to­ria) pe­ro les fal­tan ga­lo­nes. Más pron­to que tar­de, los exi­gi­rá el Ber­na­béu.

La otra ru­ti­na del Real Ma­drid es de ca­rác­ter ad­mi­nis­tra­ti­vo. En Men­di­zo­rro­za im­pi­dió la ali­nea­ción de Mar­cos Llo­ren­te, ce­di­do al Ala­vés en el pa­sa­do ve­rano. Es una decisión in­con­ve­nien­te des­de todos los pun­tos de vis­ta. Pri­va ejer­cer su pro­fe­sión a un pro­fe­sio­nal, al­go que la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal no de­be­ría to­le­rar, y tras­la­da la idea de mie­do al buen ren­di­mien­to del ju­ga­dor ce­di­do. Eso no es pro­pio de un club co­mo el Real Ma­drid.

En reali­dad, son es­ta cla­se de par­ti­dos los que sir­ven para medir la ver­da­de­ra es­ta­tu­ra fut­bo­lís­ti­ca de jó­ve­nes co­mo Mar­cos Llo­ren­te. El Ma­drid per­dió la opor­tu­ni­dad de con­tras­tar­lo en un due­lo de la má­xi­ma exi­gen­cia. Si al­go de­be­ría sen­tir el club es or­gu­llo por la pro­gre­sión de su ju­ga­dor, nun­ca mie­do por el buen par­ti­do que podría rea­li­zar.

Sin bri­llo En Vi­to­ria el jue­go fue po­ca co­sa, ni fu, ni fa, en el me­jor de los ca­sos Cláu­su­la Im­pi­dió que ju­ga­se Mar­cos Llo­ren­te. Una decisión in­con­ve­nien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.