El ar­te de de­fen­der en­tre las som­bras

AS (Aragon) - - Betis-espanyol - DES­DE LA TE­LE A. MAR­TÍ­NEZ

La vic­to­ria se ha­bía con­ver­ti­do en una mon­ta­ña di­fí­cil de es­ca­lar, por mo­ti­vos di­ver­sos, pe­ro en es­ta oca­sión la mo­ne­da ca­yó de su la­do gra­cias al tes­ta­ra­zo de Die­go Re­yes y...

Tri­bu­to a la de­fen­sa. La ca­be­za y la mano de dos Die­gos (Re­yes y Ló­pez) le die­ron al Espanyol tres pun­tos que le sa­ben a glo­ria, re­fuer­zan el tra­ba­jo de­fen­si­vo del equi­po de Qui­que y tran­qui­li­zan el am­bien­te. Ne­ce­si­ta­ba el Espanyol ganar, in­su­flar­le ai­re a su va­cío pul­món, después del es­per­pen­to ante el Ei­bar y de su­mar dos em­pa­tes a ce­ro de for­ma con­se­cu­ti­va. La vic­to­ria se ha­bía con­ver­ti­do en una mon­ta­ña di­fí­cil de es­ca­lar, por mo­ti­vos di­ver­sos, pe­ro en es­ta oca­sión la mo­ne­da ca­yó de su la­do gra­cias al tes­ta­ra­zo de Die­go Re­yes y a la mano iz­quier­da de Die­go Ló­pez que des­vío el re­ma­te de Pez­ze­la al lar­gue­ro en el mi­nu­to 94. Una mano pro­di­gio­sa, ce­le­bra­da co­mo nun­ca por el ga­lle­go y sus com­pa­ñe­ros.

Me­jor a do­mi­ci­lio. Con­quis­tó el equi­po pe­ri­co el Vi­lla­ma­rín co­mo an­tes lo ha­bía he­cho con el Reyno de Na­va­rra. Los blan­quia­zu­les han ga­na­do ya dos par­ti­dos fue­ra y su­man sie­te pun­tos a do­mi­ci­lio por cua­tro en ca­sa. No es ca­sua­li­dad. Es­te ren­di­mien­to de­fi­ne la ma­ne­ra de ju­gar del Espanyol: al con­tra­ata­que, con­vir­tien­do la de­fen­sa en un ar­te, ubi­cán­do­la en cam­po pro­pio, de­jan­do la ini­cia­ti­va al ri­val e in­ten­tan­do apro­ve­char los es­pa­cios. Así es el ADN de es­te equi­po, que em­pie­za a sen­tir­se más se­gu­ro en de­fen­sa pe­ro se man­tie­ne igual de es­té­ril en ata­que. El fa­mo­so equi­li­brio que tan­to cues­ta en­con­trar, pues siem­pre se ado­le­ce de al­go.

La can­te­ra al po­der. Ha­bi­tual en el equi­po ti­tu­lar, Marc Ro­ca jue­ga con cri­te­rio y tra­ba­jo, lo mis­mo que apor­ta Aa­rón Mar­tín en el que fue su se­gun­do par­ti­do de ti­tu­lar en Pri­me­ra. El la­te­ral zur­do le da más na­tu­ra­li­dad a la de­fen­sa, ayer im­po­lu­ta en lí­neas ge­ne­ra­les, con has­ta cin­co ju­ga­do­res en­ce­rra­dos en el área en los úl­ti­mos mi­nu­tos. Aa­rón se con­so­li­da en el equi­po de for­ma si­gi­lo­sa, co­mo tam­bién lo ha he­cho Marc Ro­ca, y co­mo lo pue­de ha­cer Me­len­do en pró­xi­mas se­ma­nas. La can­te­ra, lo me­jor de es­te Espanyol.

La son­ri­sa pí­ca­ra. Que Se­vi­lla vi­ve el fút­bol de una ma­ne­ra especial se pu­do com­pro­bar cuan­do Re­yes en­tró en el cam­po. El ex­se­vi­llis­ta, un de­mo­nio en He­lió­po­lis, no pa­ró de son­reír cuan­do vio co­mo una gra­da en­ce­di­da le re­ci­bía con una bron­ca so­no­ra. Has­ta los ni­ños se su­ma­ron al ho­me­na­je. Una tra­di­ción que pa­sa de pa­dres a hi­jos. El me­dia­pun­ta lle­va ya 12 par­ti­dos seguidos sin per­der en el Vi­lla­ma­rín. Un ta­lis­mán en to­da re­gla.

El si­len­cio. Ha­bla­ba Qui­que en la pre­via de que es ma­ra­vi­llo­so si­len­ciar un es­ta­dio, y el Espanyol lo lo­gró, pe­ro no so­lo ga­nan­do al Betis, sino tam­bién lle­van­do el par­ti­do al te­dio ante un ri­val tam­bién im­po­ten­te, al que le cos­tó un mun­do crear jue­go co­mo al con­jun­to pe­ri­co oca­sio­nes o dar más de tres pa­ses seguidos. Los pe­ri­cos re­pi­tie­ron el guión de otros par­ti­dos, prio­ri­zan­do la de­fen­sa, in­ten­tan­do sa­lir rá­pi­do pe­ro im­pre­ci­sa.

Las som­bras. Tu­vo Qui­que que re­co­lo­car a Da­vid Ló­pez de cen­tral después de no es­tar De­mi­che­lis a la al­tu­ra ante el Ei­bar. Con él y Víc­tor Sán­chez in­crus­ta­do en la za­ga, es im­po­si­ble que el equi­po pue­da dar un pa­so ade­lan­te: cues­tión de ve­lo­ci­da­des. Es por eso que el equi­po es­tá obli­ga­do a ir cre­cien­do des­de los fun­da­men­tos de­fen­si­vos y el con­tra­ata­que. De­be­rá en­con­trar la luz des­de las som­bras. Ese es el re­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.