Sin­ga­pur no em­pa­ña el gran año de la rei­na Ker­ber

La ale­ma­na cie­rra el cur­so co­mo lí­der del ránking mundial

AS (Aragon) - - Más Deporte - N. ALBARRÁN / LA NO­TI­CIA

An­ge­li­que Ker­ber se que­dó a un pa­so de ce­rrar su bri­llan­te tem­po­ra­da de ma­ne­ra histórica. Pe­ro su de­rro­ta en la fi­nal del Mas­ters fe­me­nino no em­pa­ña una tra­yec­to­ria que la con­vier­te en la ac­tual e in­dis­cu­ti­ble rei­na del te­nis. De ha­ber con­se­gui­do el tí­tu­lo en Sin­ga­pur, la ale­ma­na hu­bie­ra lo­gra­do un hi­to que so­lo es­tá al al­can­ce de le­yen­das co­mo Ch­ris Evert, Mar­ti­na Na­vra­ti­lo­va, Mo­ni­ca Se­les o su com­pa­trio­ta Stef­fi Graf: ga­nar al me­nos dos Grand Slam y el tor­neo de Maes­tras en el mis­mo año.

Ker­ber estrenó su pal­ma­rés en Aus­tra­lia y en el US Open y le ha fal­ta­do la guin­da de las WTA Fi­nals, pe­ro con otro tí­tu­lo que su­mó en Stutt­gart y las fi­na­les de Bris­ba­ne, Wim­ble­don, Cin­cin­na­ti y la ci­ta­da de Sin­ga­pur, más la pla­ta de Río 2016, ha con­se­gui­do ce­rrar el cur­so co­mo nú­me­ro uno del ránking mundial con un ba­lan­ce de 63 vic­to­rias y 18 de­rro­tas (78% de triun­fos).

Eso ya na­die po­drá qui­tár­se­lo, al me­nos es­te año. Ni la gran Se­re­na Wi­lliams, que vio co­mo Ker­ber po­nía fin a sus in­creí­bles 186 se­ma­nas se­gui­das de rei­na­do, la me­jor mar­ca de siem­pre que la es­ta­dou­ni­den­se com­par­te con Graf. Fue el 12 de sep­tiem­bre, el día des­pués del triun­fo de la teu­to­na en la fi­nal de Nueva York an­te Ka­ro­li­na Plis­ko­va. Ker­ber se con­ver­tía en la mu­jer más ma­yor en al­can­zar la ci­ma mundial por pri­me­ra vez (28 años), tam­bién en la pri­me­ra zur­da en ha­cer­lo des­de Mó­ni­ca Se­les (1996) y en la se­gun­da ale­ma­na nú­me­ro uno tras Graf.

Trans­for­ma­ción. An­ge­li­que ha­bía pro­ta­go­ni­za­do un 2015 irre­gu­lar, con cua­tro tí­tu­los me­no­res, en el que ba­jó al 16º pues­to pa­ra re­mon­tar has­ta el 10º. To­có fon­do en fe­bre­ro de ese año, en un par­ti­do en Doha con­tra Aza­ren­ka, cuan­do di­jo a su en­tre­na­dor, Ebrahim­za­deh: “No gano un pun­to, mi jue­go no funciona”. Des­de ese día, to­do cam­bió. Ker­ber lla­mó a su an­ti­guo coach, Tor­ben Beltz, y em­pe­zó a vo­lar. Tam­bién cam­bió la mar­ca del cor­da­je de sus ra­que­tas, una anéc­do­ta de su pro­di­gio­sa trans­for­ma­ción has­ta lle­gar al nú­me­ro uno mundial.

FE­LIZ. Ker­ber sal­ta de ale­gría tras al­can­zar el nú­me­ro uno mundial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.