Con To­rres, a por oc­ta­vos

Si­meo­ne con­fir­mó que hoy se­rá ti­tu­lar an­te el Ros­tov

AS (Aragon) - - Atlético De Madrid-Rostov - PATRICIA CAZÓN LA PRE­VIA

Han pa­sa­do 13 días del par­ti­do en Ru­sia y, qui­zá, el de hoy no sea muy di­fe­ren­te al de aquel miér­co­les. O sí, qui­zá sí. Aho­ra es el Ros­tov quien trae las pier­nas can­sa­das tras seis ho­ras de avión. Ese Ros­tov que pre­pa­ró un par­ti­do allá, a 3.500 ki­ló­me­tros, es­pe­so, de po­cos es­pa­cios. Hoy, de nue­vo, im­por­ta­rá más el có­mo que el quién.

La or­den de Berd­yev, el je­fe en la som­bra, aun­que en el ban­co se sien­te Da­ni­liants, se­rá la mis­ma: cin­co de­fen­sas, que Po­lov y Az­moun in­ten­ten apro­ve­char las po­cas que ten­gan y que al Atle­ti le cues­te lle­gar. Un Atle­ti que, por cier­to, pa­só el ecua­dor de su fa­se de gru­pos de Cham­pions con pleno. Tres par­ti­dos, tres vic­to­rias. Y sin des­gas­te. Un gol en ca­da una bas­tó. Fút­bol es fút­bol pe­ro no ga­nar hoy se­ría sor­pre­sa, cho­llo en una apues­ta. El Atle­ti es in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior y, ade­más, jue­ga en ca­sa. No tu­vo via­je es­ta vez. Ni can­san­cio.

Si gana al Ros­tov, ade­más, es­ta­rá en oc­ta­vos. O si em­pa­ta y el PSV em­pa­ta o pier­de. Ca­ra­me­lo go­lo­so. Si­meo­ne in­ten­ta­rá atra­par­lo con un Ni­ño en su

equi­po, To­rres. So­bre­sa­lien­te en Ru­sia, aun­que no mar­ca­ra, es­tu­vo per­fec­to en to­do lo de­más. In­cor­dió, mo­les­tó, se fa­jó, fue cla­ve pa­ra que su equi­po ga­na­ra allí. Hoy Si­meo­ne le pi­de lo mis­mo. La Cham­pions es te­rri­to­rio To­rres.

Su en­tra­da se­rá una de las ro­ta­cio­nes que Si­meo­ne ha­rá en es­te par­ti­do con res­pec­to a Má­la­ga. Habrá más. Fi­li­pe pue­de des­can­sar (no lo hi­zo aún y, aun­que no lo pa­rez­ca, tam­bién es hu­mano), Ko­ke vuel­ve al cen­tro tras la san­ción y Saúl po­dría ocu­par la ban­da. Quien se­rá ra­ro que ro­te es Ca­rras­co.

El bel­ga es­tá de dul­ce. Ca­da par­ti­do, es par­ti­da­zo. Hoy es im­po­si­ble pen­sar que una vez lle­gó del Mó­na­co y no era ti­tu­lar. O que se fi­chó a Gai­tán y se du­dó de si ju­ga­ría. Lo ha­ce. Y ca­da vez me­jor. Ca­rras­co ya es del club de los in­to­ca­bles. O de los

cien, que lo mis­mo es. Griez­mann. Oblak... Los Se­ño­res Lo­bo del Cho­lo, sus so­lu­cio­na­do­res de pro­ble­mas. En Ru­sia fue él. El Ros­tov le re­ci­bió con el campo lleno de pier­nas pe­ro a Ca­rras­co lo mis­mo le dio: la ca­li­dad siem­pre en­cuen­tra un res­qui­cio por el que co­lar­se. Se­gu­ro que hoy, aquí, tam­bién.

Oc­ta­vos El Atle­ti pue­de en­trar hoy si gana o si em­pa­ta y el PSV pier­de o em­pa­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.