“Los ul­tras ma­cha­can la ima­gen del Le­gia...” Ur­ban

AS (Aragon) - - Legia-real Madrid - C. A. FORJANES / LA EN­TRE­VIS­TA

Es un re­fe­ren­te pa­ra el fút­bol po­la­co, don­de aún se re­cuer­da el ‘hat-trick’ que le hi­zo al Ma­drid con Osa­su­na en los 90. Aún pa­sa lar­gas tem­po­ra­das en Pam­plo­na...

¿Có­mo le va? —Aho­ra mis­mo es­toy sin equi­po tras es­tar en­tre­nan­do en el Lech Poz­nan. En Na­vi­dad vol­ve­ré a Pam­plo­na. —Us­ted si­gue sien­do un gran re­fe­ren­te en Po­lo­nia, más des­pués de aquel hat-trick al Ma­drid con Osa­su­na en los 90. —Bueno, aque­llo ya for­ma par­te de la his­to­ria (ri­sas). Aho­ra el fút­bol po­la­co es­tá re­sur­gien­do, se vio en el buen pa­pel que hi­ci­mos en la Eu­ro­co­pa. Y hay po­la­cos que es­tán des­ta­can­do en Eu­ro­pa. In­clu­so el pro­pio Le­gia, que ha vuel­to a la Cham­pions tras vein­te años sin ju­gar­la. —Us­ted ga­nó allí co­mo en­tre­na­dor dos Li­gas, dos Co­pas y una Su­per­co­pa… ¿Có­mo ve al equi­po de aho­ra? —Es­tá te­nien­do pro­ble­mas. Es­te ve­rano su­frió mu­chí­si­mos cam­bios, es­pe­cial­men­te en de­fen­sa. Les ha fal­ta­do tiem­po y los re­sul­ta­dos han si­do ma­los. El 0-6 con­tra el Bo­rus­sia y el 5-1 del Ber­na­béu fue­ron jus­tos, pe­ro un po­co en­ga­ño­sos. No hay tan­ta di­fe­ren­cia. Por­que no es nor­mal que el Le­gia va­ya tan des­col­ga­do en la li­ga po­la­ca. Ha do­mi­na­do los úl­ti­mos años la li­ga. Por plan­ti­lla, in­fra­es­truc­tu­ra y po­de­río eco­nó­mi­co. Ve­nía du­pli­can­do el pre­su­pues­to del si­guien­te, el Lech Poz­nan. Pe­ro aho­ra con los in­gre­sos de la Cham­pions la bre­cha es bas­tan­te ma­yor. —¿Có­mo se­rá un par­ti­do a puer­ta ce­rra­da? —Pa­re­ce­rá un par­ti­do amis­to­so, de esos en los que se oye to­do, has­ta lo que di­cen los ju­ga­do­res. Eso fa­vo­re­ce al equi­po más dé­bil, siem­pre. Es me­jor pa­ra el Le­gia, mi­re lo que le di­go. —¿Es­tán man­chan­do los ul­tras la ima­gen del club? —Por su­pues­to que sí. Nin­gún afi­cio­na­do nor­mal en Po­lo­nia acep­ta lo que es­tán ha­cien­do esos cien o dos­cien­tos ra­di­ca­les que van por ahí bus­can­do pe­lea. Por su cul­pa, otros mi­les lo van a pa­gar. Es­tán man­chan­do la ima­gen del Le­gia. Re­cuer­do que es­tan­do yo de en­tre­na­dor ju­ga­mos con­tra el Steaua de Bucarest y tu­vi­mos que te­ner la gra­da de los ul­tras ce­rra­da. —¿Qué so­lu­ción ve? —El pro­ble­ma es que aún pue­de ha­ber más cas­ti­gos. Mi de­but, en 2007, en Li­tua­nia, fue un par­ti­do de Eu­ro­pa Lea­gue. Se sus­pen­dió me­dia­do el en­cuen­tro y la UEFA nos ex­pul­só y amen­zó con re­ti­rar­nos cin­co años de com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas. Es una pe­na, por­que cuan­do quie­ren, el am­bien­te en el par­ti­do pue­de ser es­pec­ta­cu­lar. —No pue­do de­jar de pre­gun­tar­le por su com­pa­trio­ta, Le­wan­dows­ki. ¿Lo ve­re­mos en el Ma­drid? —En­ca­jar, en­ca­ja­ría. Es un hom­bre-gol. Pe­ro el Ma­drid aho­ra mis­mo tie­ne a Ben­ze­ma. Me da que es­tá con­ten­to en Mú­nich y se­rá com­pli­ca­do.

Ni­vel “El 5-1 del Ber­na­béu fue jus­to, pe­ro en­ga­ño­so; no hay tan­ta di­fe­ren­cia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.