“El ca­ño de Chen­do a Ma­ra­do­na tu­vo el eco del si­len­cio...” Pa­co Bu­yo

AS (Aragon) - - Legia-real Madrid - TO­MÁS RONCERO LA EN­TRE­VIS­TA

Cues­ta en­ten­der un Ma­drid-Ná­po­les a puer­ta ce­rra­da. —Fue un im­pac­to ne­ga­ti­vo pa­ra no­so­tros. Ellos eran el equi­po de mo­da, con Ma­ra­do­na al fren­te. Una no­che eu­ro­pea sin nues­tro fa­mo­so mie­do es­cé­ni­co. To­do ex­tra­ño. —¿Có­mo se pre­pa­ra­ron pa­ra ju­gar en si­len­cio? —Des­de la pre­tem­po­ra­da. Por la ma­ña­na en­tre­ná­ba­mos y por la tar­de ju­gá­ba­mos un par­ti­di­llo an­te equi­pos de Se­gun­da o Se­gun­da B. Sin pú­bli­co. Y en las se­ma­nas pre­vias al par­ti­do con los na­po­li­ta­nos ju­gá­ba­mos con­tra el Cas­ti­lla los jue­ves a puer­ta ce­rra­da en un Ber­na­béu va­cío. —¿Sir­vió de al­go? —Sí. Esos en­sa­yos nos hi­cie­ron va­lo­rar có­mo es el eco del Ber­na­béu. Ca­da vez que gri­ta­bas a un com­pa­ñe­ro se oía mul­ti­pli­ca­do por tres. Y te po­nía los pe­los de pun­ta es­cu­char el gol­pe se­co de la pe­lo­ta. —¿Qué re­cuer­da del par­ti­do? —El ex­tra­ño si­len­cio des­de la sa­li­da por el tú­nel de ves­tua­rios. Fal­ta­ba el ru­gir de la gra­da. Cuan­do po­sa­mos só­lo ha­bía cien per­so­nas en el Pal­co. To­do va­cío. Des­an­ge­la­do. —Ca­ño de Chen­do a Ma­ra­do­na. Los jó­ve­nes creen que es una le­yen­da ur­ba­na. —Fue en un ata­que nues­tro en la por­te­ría del Fon­do Sur. A Chen­do se le acer­có Ma­ra­do­na y le ti­ró el ca­ño con el eco del si­len­cio. Los pa­ja­ri­tos dis­pa­ran­do con­tra las es­co­pe­tas... Lo ja­lea­ron nues­tros em­plea­dos del club, ubi­ca­dos por va­rios an­fi­tea­tros.

En­sa­yos “Ju­gá­ba­mos con el Cas­ti­lla los jue­ves en un Ber­na­béu va­cío”

SIN TES­TI­GOS. Mí­chel mar­có de pe­nal­ti el pri­mer tan­to del par­ti­do en un des­an­ge­la­do Ber­na­béu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.