Brawn ha fir­ma­do pa­ra su­ce­der a Ec­cles­to­ne

El dia­rio ‘Bild’ ase­gu­ra que Ross ha acor­da­do ya su lle­ga­da con Li­berty pa­ra di­ri­gir la F1, aun­que no di­ce qué pa­sa­rá con Ber­nie

AS (Aragon) - - Fórmula 1 - —V. SERRANO

Nun­ca vol­ve­ría a un equi­po. Hi­ce to­do lo que pu­de en ellos, pe­ro me re­pe­tía. Por su­pues­to, tra­tar de ayu­dar a la F-1 a con­ver­tir­se en una me­jor F-1 se­ría atrac­ti­vo. Se­ría lo úni­co que po­dría ser in­tere­san­te. La F-1 ne­ce­si­ta un plan, uno de tres años y otro de cin­co. Mi opi­nión es que no te­ne­mos la es­truc­tu­ra ideal pa­ra crear ese plan y apli­car­lo con tiem­po”. Eso de­cía Ross Brawn ha­ce ape­nas tres días en ‘The Te­le­graph’, que su re­torno a la F-1 no se­ría pa­ra di­ri­gi­rir un equi­po, sino pa­ra en­trar en las al­tas es­fe­ras. Pues su tiem­po, ha lle­ga­do.

El bri­tá­ni­co ya ha fir­ma­do un con­tra­to con Li­berty Me­dia, los nue­vos due­ños ma­yo­ri­ta­rios del de­por­te, pa­ra ser el he­re­de­ro de Ec­cles­to­ne, se­gún afir­ma ‘Bild’. No só­lo ha­bría es­tre­cha­do su mano a Cha­se Ca­rey, sino que tam­bién ha­bría acor­da­do su lle­ga­da con la FIA y su pre­si­den­te, Jean Todt, con el que vi­vió nue­ve años de éxi­tos en Fe­rra­ri (de 1997 a 2006). Lo que no di­ce la pu­bli­ca­ción ale­ma­na es cuán­do se ha­rá ofi­cial el re­gre­so de Brawn al Mun­dial ni en qué lu­gar que­da­rá Ber­nie.

El man­da­más de la F-1 ad­mi­tió que Li­berty le ha­bría ofre­ci­do con­ti­nuar tres años en el de­por­te pa­ra ayu­dar en su ges­tión, pe­ro son va­rios los me­dios que afir­man que co­ge­rá el pe­ta­te al aca­bar la tem­po­ra­da y di­rá adiós a la po­si­ción do­mi­nan­te que ha te­ni­do du­ran­te más de cua­tro dé­ca­das. An­te es­ta po­si­bi­li­dad, los due­ños ame­ri­ca­nos ya em­pe­za­ron a mo­ver­se tras el ve­rano pa­ra en­con­trar a su sus­ti­tu­to, al­go que ya ha­brían he­cho con Brawn, uno de los tres nom­bres que más so­na­ban en las qui­nie­las jun­to al de Whit­marsh y Do­me­ni­ca­li.

Sin em­bar­go, pue­de que Mr. E no ha­ya di­cho su úl­ti­ma pa­la­bra y quie­ra tra­ba­jar co­do con co­do jun­to a Ross, una po­si­bi­li­dad que és­te no ve­ría mal: “No ten­go pro­ble­mas con Ber­nie, lo que te­ne­mos hoy es de­bi­do a su crea­ción. Só­lo me frus­tro por­que mi en­fo­que es me­tó­di­co y es­truc­tu­ra­do y el de él es caó­ti­co e im­pul­si­vo. Si esas dos co­sas se jun­ta­sen se­ría una com­bi­na­ción in­tere­san­te. A ve­ces en­cuen­tro esas idio­sin­cra­sias, esos en­fo­ques di­ver­ti­dos. Si­go gol­pean­do en la puer­ta has­ta que se abre”. No ha­ce fal­ta que si­ga dan­do gol­pes, ya le han da­do la lla­ve…

Brawn “Tra­tar de ayu­dar a me­jo­rar la F-1 po­dría ser in­tere­san­te”

HE­RE­DE­RO. Ross Brawn ocu­pa­ría el pues­to de Ec­cles­ton al fren­te de la F-1 se­gún el dia­rio ‘Bild’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.