El día que Ma­ra­do­na pi­dió ce­nar con Chen­do

AS (Aragon) - - Televisión - LA DUCHA @elia­s_is­rael LA FRA­SE DEL DÍA

El ca­ño que no fue. Del Real Ma­drid–Ná­po­les, dispu­tado en sep­tiem­bre de 1987 a puer­ta ce­rra­da, ade­más del 2-0, al­gu­nos re­cuer­dan los sus­pi­ros, otros las vo­ces de los na­rra­do­res ra­dio­fó­ni­cos y los fut­bo­lis­tas del Ma­drid no ol­vi­dan los gri­tos de Ca­ma­cho des­de el ban­qui­llo. Aquel par­ti­do pa­só a la his­to­ria por aque­llas gra­das huér­fa­nas y por el ex­ce­len­te mar­ca­je de Chen­do al me­jor Ma­ra­do­na. In­clu­so, el hoy de­le­ga­do del Ma­drid le ti­ró un ca­ño al icono del fút­bol mun­dial, pe­ga­do al ban­de­rín de cór­ner (lo pue­den bus­car en Youtu­be). Ese tú­nel no fue lim­pio, pe­ro sí lo fue el im­pre­sio­nan­te mar­ca­je de Chen­do al Pe­lu­sa, un año des­pués de con­sa­grar­se co­mo uno de los me­jo­res de to­dos los tiem­pos en el Mun­dial de Mé­xi­co. Ma­ra­do­na pi­dió a Jor­ge Val­dano, en­ton­ces com­pa­ñe­ro de se­lec­ción, que in­vi­ta­se a ce­nar a su ca­sa a su mar­ca­dor aque­lla mis­ma no­che. Na­da más ver­le le es­pe­tó: “Ja­más me mar­ca­ron tan bien, sin dar­me ni una so­la pa­ta­da”.

‘Mi­ma­do’ Ben­ze­ma. Fa­bio Ca­pe­llo ha di­cho una ob­vie­dad pa­ra in­ten­tar ar­gu­men­tar la que con­si­de­ra bue­na ges­tión de Zi­da­ne en ata­que. El gran pro­ble­ma de Ka­rim es que el par­ti­do que más le cues­ta ju­gar es con­tra sí mis­mo. Va so­bra­do de ta­len­to, pe­ro aho­ra po­ne a prue­ba su fuer­za de vo­lun­tad y su dis­ci­pli­na pa­ra es­tar al ni­vel fí­si­co que re­quie­re es­te Ma­drid. Ben­ze­ma ha es­ta­do tan con­sen­ti­do en el club blan­co, que ha lle­ga­do a no te­ner ni com­pe­ten­cia pa­ra el pues­to. Es­to no tie­ne que ver con re­co­no­cer que, cuan­do es­tá a to­pe, es uno de los cin­co me­jo­res del mun­do en su pues­to. A día de hoy, pa­re­ce le­jos de ese ni­vel.

La ges­tión de Zi­da­ne. El ba­lan­ce del téc­ni­co fran­cés, des­de el re­sul­ta­do, só­lo se pue­de ca­li­fi­car de so­bre­sa­lien­te en sus cien pri­me­ros par­ti­dos, Cas­ti­lla in­clui­do, con el que no cum­plió ob­je­ti­vos: Des­pués, La Un­dé­ci­ma y la Su­per­co­pa de Eu­ro­pa, el li­de­ra­to pro­vi­sio­nal tras un cuar­to de Li­ga y la je­rar­quía en la Cham­pions. La sen­sa­ción es que su ma­ne­jo del ves­tua­rio y del en­torno es ex­cep­cio­nal. Que­da por me­jo­rar el tra­zo del equi­po en mu­chos par­ti­dos, la vul­ne­ra­bi­li­dad de­fen­si­va y la mo­ti­va­ción fren­te a ri­va­les teó­ri­ca­men­te me­no­res. Le ha pues­to una son­ri­sa en el ros­tro al ma­dri­dis­mo.

En­tre Na­cho y Va­ra­ne. Siem­pre ca­be ape­lar a la au­sen­cia de Ca­se­mi­ro en el equi­li­brio de­fen­si­vo o a la de Mo­dric, en la de ma­ne­jar el tem­po del par­ti­do; in­clu­so, a la de Mar­ce­lo que es la sa­li­da lim­pia del jue­go blan­co, pe­ro el mo­men­to de Va­ra­ne es, si ca­be, lo más preo­cu­pan­te pa­ra Zi­da­ne en es­te ini­cio de tem­po­ra­da. Aho­ra, sin Pe­pe ni Ra­mos, es ho­ra de dar un pa­so ade­lan­te y de mos­trar al je­fe que siem­pre se in­tu­yó en el fu­tu­ro de la de­fen­sa blan­ca. Na­cho, por el con­tra­rio, no es sos­pe­cho­so. Cum­ple siem­pre y, ade­más, se atre­ve. Co­mo Lu­cas o co­mo Mo­ra­ta, ge­ne­ra iden­ti­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.