Brychczy, el sol­da­do po­la­co que qui­so fi­char el Ma­drid

Pe­ro fue fiel al Le­gia y al ejér­ci­to

AS (Aragon) - - Legia-real Madrid - POR JA­VIER SILLÉS

La fi­gu­ra de Luc­jan Brychczy (Ru­da Slas­ka, Po­lo­nia, 13 de ju­nio de 1934) des­pun­ta en la icó­ni­ca Var­so­via, cu­yo tra­zo aco­pla to­da­vía los vie­jos in­mue­bles co­mu­nis­tas jun­to a mo­der­nis­tas cons­truc­cio­nes. Un mu­ral de­di­ca­do a su per­so­na, en un edi­fi­cio de diez plan­tas de más de 300 me­tros, so­bre­sa­le en las cer­ca­nías del Es­ta­dio del Ejér­ci­to Po­la­co del Le­gia de Var­so­via. “Nues­tra le­yen­da”, se pue­de leer. Brychczy es la per­so­na­li­dad más re­le­van­te de la his­to­ria del club po­la­co. “Su rol es si­mi­lar al que tu­vo Di Sté­fano en el Real

Ma­drid. Fue un ju­ga­dor bri­llan­te y des­pués fue en­tre­na­dor. To­da­vía es­tá en el staff téc­ni­co, pe­ro por pro­ble­mas de sa­lud no ejer­ce”, ex­pli­ca a AS por co­rreo elec­tró­ni­co Gre­gorz Ka­li­nows­ki, au­tor de la bio­gra­fía y de una pe­lí­cu­la do­cu­men­tal so­bre Brychczy.

Brychczy, un fut­bo­lis­ta to­tal ca­paz de ac­tuar de de­lan­te­ro o en la me­du­lar, com­ple­tó 18 tem­po­ra­das en el Le­gia (1954-72) y es el ju­ga­dor con más par­ti­dos (368) y go­les (182) de la his­to­ria del club. Un pa­sa­je de su bio­gra­fía re­ve­la su po­si­ble fi­cha­je por el Real Ma­drid. El in­te­rés na­ció tras la dispu­ta de un Po­lo­nia-Es­pa­ña de la Eu­ro­co­pa de 1960. Am­bas se­lec­cio­nes que­da­ron em­pa­re­ja­das en los oc­ta­vos de fi­nal, que se dispu­taban a ida y vuel­ta. La Es­pa­ña de He­le­nio He­rre­ra acu­dió con Di Sté­fano, Gen­to y Luis Suá­rez a Chor­zow. De­jó la eli­mi­na­to­ria ca­si sen­ten­cia­da al ga­nar 2-4 (Fran­co prohi­bió ju­gar a la Se­lec­ción los cuar­tos con­tra la

URSS). Brychczy com­ple­tó un par­ti­do no­ta­ble pe­se al re­sul­ta­do, mar­can­do uno de los go­les lo­ca­les. “He­le­nio He­rre­ra que­dó im­pre­sio­na­do. Di Sté­fano y Gen­to tam­bién y ha­bla­ron al club de Brychczy. El Ma­drid tras­la­dó su in­te­rés al Le­gia y al pro­pio ju­ga­dor”, de­ta­lla Ka­li­nows­ki. En ple­na épo­ca del Te­lón de

Ace­ro, la úni­ca op­ción de ju­gar fue­ra de Po­lo­nia pa­ra Brychczy era es­ca­par­se. “Eso era im­po­si­ble. Él era te­nien­te del ejér­ci­to. El Mi­lán tam­bién le qui­so tiem­po des­pués, pe­ro él de­cli­nó to­das las pro­po­si­cio­nes y de­ci­dió que­dar­se”, con­clu­ye Ka­li­nows­ki. Es la his­to­ria del sol­da­do po­la­co que fue fiel al Le­gia y su ejér­ci­to...

UN ICONO. Brychczy (a la de­re­cha), con el pú­gil Ka­se­dows­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.