Un pun­to de son­ro­jo

AS (Aragon) - - Legia-real Madrid - DES­DE LA TE­LE TO­MÁS RON­CE­RO

Fal­tó in­ten­si­dad, mo­vi­mien­to, ga­nas... No ha­ce fal­ta que lo di­ga yo. Lo ase­ve­ró Zi­da­ne, en un ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca ne­ce­sa­rio tras un em­pa­te agó­ni­co que su­po ca­si a de­rro­ta. Muy mal, se­ño­res.

Inex­pli­ca­ble. El Ma­drid de Zi­da­ne re­ci­bió una lec­ción en Varsovia. An­te un estadio con sus gra­das va­cías (y eso que los 300 afi­cio­na­dos que tu­vie­ron per­mi­so pa­ra en­trar al re­cin­to del Ejér­ci­to Po­la­co atro­na­ron con sus gri­tos gra­cias a los mi­cró­fo­nos de am­bien­te), los de ne­gro (ves­ti­men­ta que me da mal fa­rio en la bús­que­da de la Duo­dé­ci­ma) se ex­tra­via­ron en un par­ti­do que tu­vo ga­na­do, des­pués per­di­do y fi­nal­men­te em­pa­ta­do. No me gus­ta uti­li­zar la pa­la­bra so­ber­bia cuan­do ha­blo del equi­po que lle­vo en lo más pro­fun­do de mi co­ra­zón, pe­ro no en­cuen­tro otro pe­ca­do más des­crip­ti­vo pa­ra ex­pli­car qué su­ce­dió des­pués del 0-2. Se­gu­ra­men­te cre­ye­ron que an­te el sex­to de la Li­ga po­la­ca no era ne­ce­sa­rio po­ner más car­ne en el asa­dor. ¿Quién po­día ima­gi­nar que es­tos sol­da­dos con bo­tas del Ejér­ci­to Na­cio­nal po­dían dar la vuel­ta a una tor­ti­lla que pa­re­cía tan es­pa­ño­la? Cier­to que pu­do ser peor. De he­cho, el gol he­roi­co de Ko­va­cic fue bal­sá­mi­co y pue­de que has­ta nos acor­de­mos del croa­ta el día que se cer­ti­fi­que en di­ciem­bre el pa­se pa­ra los oc­ta­vos de fi­nal. Pe­ro el plan no era es­te. Zi­zou, sin du­da, cre­yó que el enemi­go te­nía ba­las de fo­gueo y no car­tu­chos con pól­vo­ra. Qui­so sal­var al sol­da­do Ben­ze­ma y rein­ven­tó una de­lan­te­ra de cua­tro que aca­bó sien­do su cruz. An­te un centro del cam­po ca­pi­ti­dis­mi­nui­do, los le­gio­na­rios del Le­gia em­pe­za­ron a bus­car las cos­qui­llas a una de­fen­sa que mos­tra­ba grie­tas (es­pe­cial­men­te por la ban­da del re­apa­re­ci­do Coen­trao) con un Key­lor in­se­gu­ro que no ha co­gi­do aún la for­ma al re­gre­so de su le­sión. To­do fue­ron ma­los pre­sa­gios...

El re­tro­vi­sor. Cier­to que el de­ba­te se va a in­ten­si­fi­car es­tos pró­xi­mos días en torno al asun­to de la de­lan­te­ra de cua­tro hom­bres y la in­sis­ten­cia en la BBC a cual­quier pre­cio. Pe­ro si an­tes del par­ti­do nos di­cen que el Ma­drid va a me­ter tres go­les, ni un so­lo vi­kin­go hu­bie­se pues­to una ‘X’ en su qui­nie­la. Lo que no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción es re­ci­bir tres go­les por par­te de un Le­gia vo­lun­ta­rio­so y ram­plón que los me­te has­ta de pun­te­ra (¿ver­dad Ra­do­vic?). No quie­ro pen­sar qué hu­bie­ra su­ce­di­do si es­tos tro­to­nes del Le­gia hu­bie­ran con­ta­do en la gra­da con el apo­yo de su mus­cu­la­da y rui­do­sa afi­ción. Me­jor así. Cuan­tos me­nos tes­ti­gos de los su­ce­di­do, me­jor...

Ba­le, OK. El ga­lés jus­ti­fi­có su jus­ta re­no­va­ción de la se­ma­na con un pri­mer tiem­po mo­dé­li­co. En 57 se­gun­dos ya fir­mó un go­la­zo ex­prés de vo­lea que de­bió tum­bar en la lo­na a los po­la­cos. Ga­reth in­sis­tió y de ca­da in­ter­ven­ción su­ya sa­lía un “oooh” de los po­cos pri­vi­le­gia­dos que ha­bía en las tri­bu­nas. De su iner­cia ga­na­do­ra, uni­do al tra­ba­jo in­can­sa­ble de Mo­ra­ta, lle­gó el 0-2 de Ben­ze­ma. Ka­rim, que va vien­do las ore­jas al lo­bo, apre­tó y mos­tró me­jor ac­ti­tud que otros días. Pe­ro des­de el 0-2, apa­gón ge­ne­ral. Se­sión de ba­ño, sau­na y ma­sa­je. Y así lle­ga­ron tres chi­cha­rros se­gui­dos del Le­gia. Ni ellos se lo creían. Nor­mal...

Apu­ro. Con to­do, el Ma­drid de­pen­de de sí mis­mo pa­ra ser pri­me­ro de gru­po (lo con­se­gui­rá si de­rro­ta al Spor­ting en Lis­boa y al Bo­rus­sia en el Ber­na­béu). Pe­ro me mues­tran su preo­cu­pa­ción Nino Ca­pel de Al­box, Pa­co Co­te­ri­llo de la Pe­ña Opor­to, Santi de Val­de­mo­ro, Ser­gio de la Pe­ña El Prat (tran­qui­lo va­lien­te, es­to ten­drá un fi­nal fe­liz), Gar­ci de la Pe­ña Cal­cea­ten­se, y las pe­ñas Águi­la Blan­ca (son po­la­cos y no me­re­cían es­to), Be­gí­jar (Jaén), Pa­ra­cue­llos del Ja­ra­ma, La Gran Fa­mi­lia y Ca­po­te y Mon­te­ra. Es­tos úl­ti­mos vie­ron en la gra­da el fias­co. Y Lu­cas en­vió al lar­gue­ro. ¡Va­ya pa­lo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.