Al Bar­ce­lo­na se le fun­den los plo­mos

El equi­po de Luis En­ri­que no con­si­gue do­mi­nar los par­ti­dos y es víc­ti­ma de unos apa­go­nes que le es­tán cos­tan­do muy ca­ros

AS (Aragon) - - Barcelona - SANTI GI­MÉ­NEZ BAR­CE­LO­NA

Luis En­ri­que ha­bló de 40 mi­nu­tos “de es­cán­da­lo” en el Etihad en los que el Ba­rça pu­do sen­ten­ciar. No lo hi­zo y fue víc­ti­ma de un apa­gón que empieza a ser de lo más fre­cuen­te y que los azul­gra­na es­tán obli­ga­dos a co­rre­gir si no quie­ren ver­se en se­rios pro­ble­mas es­te cur­so.

Empieza a ser una cos­tum­bre pe­li­gro­sa. El mar­tes en el Etihad, an­te el Man­ches­ter City, al Bar­ce­lo­na se le vol­vie­ron a fun­dir los plo­mos. Su­frió un apa­gón ge­ne­ral y, de nue­vo, un par­ti­do que pa­re­cía con­tro­la­do aca­bó en drama. El Bar­ce­lo­na ha­bía ju­ga­do una muy bue­na pri­me­ra par­te en la que Mes­si pa­re­cía do­mi­nar el par­ti­do a su an­to­jo, pe­ro un error en­tre Mas­che­rano y Ser­gi Ro­ber­to pro­vo­có el gol del em­pa­te an­tes del fi­nal de la pri­me­ra par­te y a par­tir de ahí el equi­po de Luis En­ri­que se vio atro­pe­lla­do por un City que le de­vo­ró en la se­gun­da par­te.

Es­tas desconexiones del Bar­ce­lo­na vie­nen sien­do ha­bi­tua­les en los dos úl­ti­mos me­ses. De he­cho, des­de el se­gun­do par­ti­do de Li­ga ju­ga­do el 28 de agos­to en San Ma­més an­te el Ath­le­tic, ra­ro es el día en el que el con­jun­to blau­gra­na no se au­sen­ta del par­ti­do dan­do ai­re a un ri­val al que so­me­te en mu­chas fa­ses del en­cuen­tro gra­cias al ta­len­to de sus ata­can­tes. A ve­ces, es la fal­ta de pa­cien­cia en la cons­truc­ción del jue­go la que ge­ne­ra es­tos apa­go­nes o a ve­ces son erro­res in­di­vi­dua­les. En Bil­bao, sin ir más le­jos, un error de Ter Ste­gen en la sa­li­da del ba­lón a pun­to es­tu­vo de cos­tar muy ca­ro, pe­ro el por­te­ro ale­mán ata­jó el ba­lón con la ca­ra.

Des­de en­ton­ces, la su­ce­sión de par­ti­dos con fal­ta de con­ti­nui­dad ha si­do nor­ma de la ca­sa. En el de­but li­gue­ro en ca­sa co­mo lo­cal an­te el Ala­vés, las ro­ta­cio­nes ma­si­vas afec­ta­ron al equi­po que per­dió su pri­mer par­ti­do de la tem­po­ra­da. Ni la en­tra­da del tri­den­te en la Se­gún El Lar­gue­ro, un ju­ga­dor del Man­ches­ter City (Fer­nan­din­ho se­gún ver­sio­nes) in­cre­pó a Mes­si una vez ter­mi­na­do el par­ti­do y el ar­gen­tino no se que­dó ca­lla­do y le res­pon­dió. “Bo­bo, bo­bo, ven aquí”, ha­bría si­do la res­pues­ta del ju­ga­dor que fue con Car­les Na­val, de­le­ga­do del equi­po, a la puer­ta del ves­tua­rio del City. Agüe­ro sa­lió a me­diar aun­que el de­lan­te­ro, ami­go de Mes­si, le qui­tó hie­rro: “Na­da, no hu­bo na­da. No es­cu­ché bien. Vi que Leo di­jo al­go, pe­ro él no me di­jo na­da y des­pués ha­bla­mos de otros co­sas”. fa­se fi­nal del en­cuen­tro pu­do arre­glar la si­tua­ción.

An­te el Atlé­ti­co de Ma­drid, el par­ti­do pa­re­cía en las ma­nos del Bar­ce­lo­na has­ta que Si­meo­ne me­tió en el par­ti­do a Co­rrea. La en­tra­da del ar­gen­tino pi­lló al Ba­rça con la guar­dia ba­ja, Luis En­ri­que no le­yó el mo­vi­mien­to de su opo­nen­te y Co­rrea lo­gró el em­pa­te al po­co de in­gre­sar en el te­rreno de jue­go.

An­te el Spor­ting, el par­ti­do se de­ci­dió en dos fo­go­na­zos. Uno en la pri­me­ra par­te cuan­do Suá­rez y Ra­fin­ha mar­ca­ron en un lap­so de tres mi­nu­tos. Lue­go, cuan­do el Spor­ting se que­dó con un hom­bre me­nos y el Ba­rça am­plió la dis­tan­cia en el mar­ca­dor con tres go­les en ocho mi­nu­tos. El res­to del tiem­po, el en­cuen­tro es­tu­vo igua­la­do y en el ini­cio de la se­gun­da par­te los as­tu­ria­nos tu­vie­ron in­clu­so el do­mi­nio del due­lo am­plia­men­te. En Cham­pions, an­te el Bo­rus­sia Moen­chen­glad­bach, el Bar­ce­lo­na em­pe­zó per­dien­do y tu­vo que ape­lar a las ju­ga­das de es­tra­te­gia pa­ra vol­tear el mar­ca­dor. Pos­te­rior­men­te, lle­gó en Vi­go el pa­ra­dig­ma de los apa­go­nes. El Cel­ta bo­rró del cam­po al Bar­ce­lo­na en la pri­me­ra par­te, que aca­bó 3-0 pa­ra los de Be­riz­zo. En­tre el mi­nu­to 22 y el 32, el Cel­ta hi­zo los tres go­les. En la se­gun­da, li­de­ra­dos por un Pi­qué al que se le echa mu­cho de me­nos co­mo re­fe­ren­te y lí­der del equi­po, es­tu­vo

Cos­tum­bre Des­de la se­gun­da jor­na­da an­te el Ath­le­tic, se re­pi­te esa fal­ta de con­ti­nui­dad IN­CI­DEN­TE EN LA CA­SE­TA DE MES­SI

a pun­to el Bar­ce­lo­na de re­mon­tar el en­cuen­tro, pe­ro de nue­vo un error del ale­mán Ter Ste­gen frus­tró la re­mon­ta­da de un Ba­rça que ha­bía lo­gra­do so­bre­po­ner­se a la caí­da de ten­sión de la pri­me­ra par­te.

En Va­len­cia, el Ba­rça ganó so­bre la bo­ci­na un par­ti­do que pa­re­cía te­ner con­tro­la­do en la pri­me­ra par­te. En diez mi­nu­tos en el ini­cio de la se­gun­da par­te, pa­só de ga­nar 0-1 a per­der 2-1. Con­tra el City vol­vió a su­ce­der y es­ta vez no hu­bo ca­pa­ci­dad de reac­ción. An­te el Se­vi­lla cual­quier apa­gón re­sul­ta­rá tan le­tal co­mo el su­fri­do el mar­tes en In­gla­te­rra.

Fa­ci­li­da­des El Cel­ta le hi­zo tres go­les en 10’; el Va­len­cia, dos en 5’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.