Nor­ma­li­dad de la vi­ta­mi­na G

AS (Aragon) - - Leganés - JA­VIER MAR­TÍN

Le­ga­nés siem­pre fue la ciu­dad de los pe­pi­nos. Tam­bién la del mons­truo (di­cho­sa bro­mi­ta) y el ma­ni­co­mio (di­cho­sa Isabel II). Tres lu­ga­res co­mu­nes que los na­tu­ra­les de es­ta po­bla­ción lle­va­mos ta­tua­dos en el DNI con más o me­nos dig­ni­dad. Aho­ra es dis­tin­to. Des­de ha­ce un par de me­ses, con el as­cen­so a Pri­me­ra, so­mos, por en­ci­ma to­das las co­sas, el ho­gar del Le­ga. El nue­vo es­ta­tus mola. Tie­ne lus­tre. Co­mo los bue­nos tra­jes que nos com­pra­ban nues­tras ma­dres cuan­do éra­mos pe­que­ños, nos gus­ta lu­cir­los en las gran­des oca­sio­nes. La del do­min­go, en el Ber­na­béu, an­te el Real Ma­drid, es una de ellas.

Es­tos días no hay al­ma re­si­den­te en es­tas fron­te­ras que no se sien­ta tan blan­quia­zul co­mo los lau­re­les del es­cu­do. La efer­ves­cen­cia pe­pi­ne­ra ex­ci­ta al pue­blo. A to­dos me­nos al ca­pi­tán del bar­co. Asier Ga­ri­tano no en­tien­de de ner­vios. No sa­be dis­tin­guir en­tre ci­tas fas­tuo­sas o par­ti­dos pe­que­ños. To­dos im­por­tan. To­dos son de su li­ga. Es la nor­ma­li­dad de la vi­ta­mi­na G, un fár­ma­co car­ga­do de ga­ri­ta­ni­na que cal­ma áni­mos y re­la­ti­vi­za la vi­da. Fue así co­mo el en­tre­na­dor re­la­jó a su tro­pa el día an­tes de as­cen­der a Pri­me­ra en An­du­va. “Ha­ced lo que sa­béis. Sois bue­nos. Sois muy bue­nos. ¡A sa­co!”, les aren­gó en el úl­ti­mo en­tre­na­mien­to.

Aho­ra, 151 días más tar­de, la re­ce­ta del doc­tor Ga­ri­tano si­gue sien­do la mis­ma. Al­tas do­sis de nor­ma­li­dad, de vi­ta­mi­na G, de ga­ri­ta­ni­na, pa­ra asal­tar al ve­cino ga­lác­ti­co, en bus­ca ya no de un em­pa­te, sino del triun­fo. No es co­sa del ma­ni­co­mio. Tam­po­co Asier se cree un mons­truo ca­paz de ha­cer vo­lar a los su­yos co­mo pe­pi­nos. Es la hu­mil­de y obre­ra fór­mu­la del éxi­to con la que ha me­ti­do a un club cu­rran­te de Se­gun­da B en el Olim­po de Pri­me­ra has­ta con­ver­tir­lo en el úni­co y más po­ten­te sím­bo­lo de to­da una ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.