Can­to­na rea­pa­re­ce en Chi­le

El ar­gen­tino Pol sal­ta la va­lla y pa­tea a un hin­cha tras per­der

AS (Aragon) - - Internacional -

Pol. Ocu­rrió el sá­ba­do, al fi­nal del par­ti­do en­tre Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y Au­dax Ita­liano (4-1). Una vez pi­tó el ár­bi­tro, y en mi­tad de un en­cres­pa­do fin de fies­ta an­tes de en­trar en los ves­tua­rios, uno de los ju­ga­do­res de­rro­ta­dos, el ar­gen­tino Se­bas­tián Pol, es­ca­ló la va­lla (en el fút­bol chi­leno to­da­vía se usan pa­ra se­pa­rar a los afi­cio­na­dos del cés­ped) y des­de lo al­to pro­pi­nó una pa­ta­da a un hin­cha que lo in­cre­pa­ba. La coz pa­re­cía bus­car la ca­be­za, aun­que só­lo acer­tó con el bra­zo. Una suer­te de Can­to­na pe­ro con me­nos pun­te­ría. Dio lo mis­mo: el fut­bo­lis­ta fue apre­sa­do por los ca­ra­bi­ne­ros y con­du­ci­do es­po­sa­do has­ta la co­mi­sa­ría. En Chi­le, te lla­mes co­mo te lla­mes y jue­gues al de­por­te que jue­gues, pa­sas la noche en el ca­la­bo­zo por es­te ti­po de ac­cio­nes im­pre­sen­ta­bles. A la ma­ña­na si­guien­te, for­man­do fi­la con el res­to de de­lin­cuen­tes del día (y así fue fo­to­gra­fia­do pa­ra su es­car­nio) pres­tó de­cla­ra­ción an­te el juez (“só­lo que­ría asus­tar­le, no pe­gar­le”, se de­fen­dió) y que­dó en li­ber­tad has­ta que se dic­te sen­ten­cia. Pe­ro sin po­der pi­sar un estadio mien­tras no ha­ya pe­na. Al mar­gen de la jus­ti­cia, tam­bién ac­tua­rá el fút­bol y su co­mi­té de com­pe­ti­ción. A Can­to­na le ca­ye­ron ocho me­ses y unas cuan­tas ho­ras de tra­ba­jos so­cia­les. Pol es­pe­ra aún su cas­ti­go.

Bor­ja. Es el go­lea­dor que vie­ne, ca­da vez hay me­nos du­das. Jue­ga en el equi­po con­ti­nen­tal de mo­da, el Atlé­ti­co Na­cio­nal, cam­peón de la úl­ti­ma Li­ber­ta­do­res y se­mi­fi­na­lis­ta por aho­ra de la Co­pa Sud­ame­ri­ca­na (nin­gún con­jun­to ha lo­gra­do ese do­ble­te en el mis­mo año). Y es un pro­di­gio del ol­fa­to y el re­ma­te. Mi­guel Án­gel Bor­ja eli­mi­nó per­so­nal­men­te a Co­ri­ti­ba con tres go­les y, so­bre to­do, de­jó al per­so­nal con la bo­ca abier­ta en el se­gun­do: un acro­bá­ti­co re­ma­te a la sa­li­da de un cór­ner, una ti­je­re­ta la­te­ral, lla­ma­do a ser el me­jor re­ma­te del año. An­te Ce­rro Por­te­ño tu­vo me­nos suer­te y fue ex­pul­sa­do de for­ma ri­gu­ro­sa. En di­ciem­bre se las ve­rá con el Ma­drid en el Mun­dial de Clu­bes. Y muy pron­to lo dis­fru­ta­rán más cer­ca. El nue­vo Falcao es car­ne in­mi­nen­te de Eu­ro­pa.

As­pri­lla. Pi­só el cés­ped por el que aho­ra co­rre Bor­ja, aun­que con otro es­ti­lo. Y le­van­tó un asom­bro si­mi­lar an­tes de cru­zar el Atlán­ti­co y lle­gar a más. Po­si­ble­men­te es el me­jor de­lan­te­ro que ha da­do el fút­bol co­lom­biano. Hoy Faus­tino As­pri­lla es una voz au­to­ri­za­da del ba­lón, que des­plie­ga co­mo co­men­ta­ris­ta en ESPN, y tam­bién de las re­la­cio­nes se­xua­les. Gra­cias a una vie­ja fo­to con la que le cap­ta­ron du­ran­te un par­ti­do a lo Bu­tra­gue­ño, con su vi­ri­li­dad a la vis­ta, su nom­bre se hi­zo po­pu­lar no só­lo por los re­ma­tes. Tan­to que ha pues­to su nom­bre a una mar­ca de pre­ser­va­ti­vos (Con­do­nes Tino), que pre­sen­tó pú­bli­ca­men­te ha­ce unos días. Di­ce que no só­lo lo ha­ce por ne­go­cio, sino por com­pro­mi­so so­cial, por ayu­dar a los jó­ve­nes. El gol y sus de­ri­va­dos.

Pro­me­sa Bor­ja, de Atlé­ti­co Na­cio­nal, apun­ta a ser el ‘nue­vo Falcao’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.