EM­PA­TE CAÓ­TI­CO

El Ma­drid em­pe­zó bien, pe­ro cuan­do el Le­gia des­cu­brió sus de­bi­li­da­des en­tró en pá­ni­co

AS (Aragon) - - Portada - LUIS NIE­TO

Ma­len­ten­dió el Ma­drid que un par­ti­do sin al­ma, a puer­ta ce­rra­da y fren­te a un ri­val desahu­cia­do, me­re­cía el tra­to de un bo­lo. Con la ten­sión y la alineación des­com­pen­sa­das per­dió dos pun­tos en Varsovia. Fue un em­pa­te ab­sur­do, cas­ti­go a la fri­vo­li­dad del on­ce de Zi­da­ne, que por ha­cer al­ta po­lí­ti­ca al­te­ró los prin­ci­pios de pro­por­cio­na­li­dad, y al des­or­den ge­ne­ral. El Le­gia, uno de los equi­pos low

cost de es­ta Cham­pions, al que los re­sul­ta­dos ad­ver­sos no le ha­cen per­der el hu­mor ni amu­ra­llar­se, in­vi­tó a Zi­da­ne a po­li­ti­quear im­pru­den­te­men­te. Ce­dió a la pre­sión po­pu­lar de dar­le voz a Mo­ra­ta, sin com­pro­mi­so de per­ma­nen­cia y sin des­ca­bal­gar a Ben­ze­ma, en la creen­cia de que el úni­co tra­ta­mien­to po­si­ble con su com­pa­trio­ta es la in­sis­ten­cia. Res­pon­dió a la cor­te­sía con un gol a pa­lo se­co. El Ma­drid se des­ple­gó en un 4-2-4 pa­ra dar gus­to a to­dos. Un di­bu­jo que só­lo ve­re­mos es­te cur­so en si­tua­cio­nes lí­mi­te. Un di­bu­jo que le hi­zo per­der el equi­li­brio. Por­que es­te Le­gia ele­men­tal que ni si­quie­ra po­ne alam­bra­das per­dió a su afi­ción pe­ro no el or­gu­llo. Zi­da­ne es­ta­ba se­gu­ro de que a los po­la­cos les ga­na­ría con esos on­ce o con los que lo vie­ron des­de el ban­qui­llo o des­de Ma­drid. Un no­ta­ble error de cálcu­lo.

A los 57 se­gun­dos pa­re­cía el Le­gia lis­to de pa­pe­les. Un vo­león de Ba­le aca­bó en la es­cua­dra de Ma­larz. Y con ese gol se aba­ni­có el Ma­drid, al que no hi­zo más ofen­si­va la mon­to­ne­ra de ata­can­tes lla­ma­dos a fi­las, con Ba­le y Mo­ra­ta en las bandas y Ben­ze­ma y Cris­tiano en pun­ta. En reali­dad, el de­rro­che ofen­si­vo no le sa­có bri­lló a la fa­cha­da, por­que a Mo­ra­ta, al que se le si­gue dan­do el tra­to de be­ca­rio ilus­tra­do, le fal­tó es­pa­cio y por­que de la BBC só­lo Ba­le es­tá en má­xi­mos.

El par­ti­do de­jó tam­bién el avi­so de que sin Mo­dric na­die ma­ne­ja el li­bro de es­ti­lo y de que sin Ca­se­mi­ro na­die se ocu­pa del al­can­ta­ri­lla­do. En el tan­to de Odid­ja-Ofoe, res­pues­ta al 0-2 de Ben­ze­ma, Ko­va­cic, el me­jor cen­tro­cam­pis­ta, se de­sen­ten­dió es­can­da­lo­sa­men­te. Al pri­mer re­cor­te aban­do­nó la per­se­cu­ción. Tam­po­co tran­qui­li­zó el re­gre­so de Coen­trao. Le sal­vó del pe­nal­ti la ma­la vis­ta del ár­bi­tro en un de­rri­bo a Ra­do­vic (que tea­tra­li­zó en ex­ce­so), pe­ro se tra­gó sin mas­ti­car el ama­go del ser­bio. A la in­con­ti­nen­cia le si­guió la im­pru­den­cia de man­dar­le al sue­lo.

El em­pa­te de Ra­do­vic, que de­jó en mal lu­gar a Key­lor, hi­zo caer al Ma­drid en la cuen­ta de que aque­llo no era un amis­to­so. En­tró Lu­cas Váz­quez, un reac­ti­vo natural, un ex­tre­mo, que nun­ca es­tá de más. Y el Le­gia hi­zo dos pe­nal­tis (uno por mano y otro por em­pu­jón a Cris­tiano) que tam­bién se sal­tó Kra­lo­vec an­tes de que Zi­da­ne me­tie­se a Asen­sio por Coen­trao, au­men­tan­do las res­tric­cio­nes de­fen­si­vas. El efec­to fue que se vio por de­trás en el mar­ca­dor, en el ter­cer ti­ro le­jano que su­peró a Key­lor. Ko­va­cic fir­mó el mal me­nor y Lu­cas Váz­quez tu­vo el 3-4, pe­ro el Ma­drid per­dió el li­de­ra­to y se pu­so en evi­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.