Si­meo­ne, Zi­da­ne y Luis En­ri­que op­tan a ‘The Best’

Es­tán en­tre los diez can­di­da­tos a me­jor en­tre­na­dor del año pa­ra la FIFA

AS (Aragon) - - Portada - AL­FRE­DO RE­LA­ÑO

Zi­da­ne politiqueó y lo pa­gó. Sa­có a Mo­ra­ta, ava­la­do por la afi­ción y por sus pro­pios méritos, pe­ro sin to­car la intocable BBC. Así que cua­tro de­lan­te­ros, dos me­dios y cua­tro de­fen­sas, co­mo se ju­ga­ba en los se­sen­ta. Se fia­ba, cla­ro, de la su­pe­rio­ri­dad natural de los ju­ga­do­res del Ma­drid so­bre los del Le­gia, va­pu­lea­dos ya en el Ber­na­béu, y en su pro­pio cam­po por el Dort­mund. Al prin­ci­pio pa­re­ció fun­cio­nar, y no só­lo por el gol de sa­li­da de Ba­le, mag­ní­fi­co. Mo­ra­ta y Ba­le ha­cían apa­ren­tes es­fuer­zos ha­cia atrás y Ben­ze­ma se mo­vía con sol­tu­ra por arri­ba. Así que a pe­sar de la noche es­pe­sa de Cris­tiano, el Ma­drid se pu­so có­mo­da­men­te 0-2. Pe­ro el fút­bol admite he­re­jías has­ta cier­to pun­to. Con tan bue­na ven­ta­ja, el Ma­drid se aban­do­nó en su su­pe­rio­ri­dad y le per­dió la ca­ra al par­ti­do, de mo­do que no fue ex­tra­ño lo que ocu­rrió des­pués: el Le­gia se le su­bió a las bar­bas, des­cu­brió que po­día re­co­rrer la pra­de­ra del me­dio cam­po sin obs­tácu­los y fue crean­do di­fi­cul­ta­des re­cien­tes. Así fue­ron ca­yen­do sus go­les, has­ta dar la vuel­ta al par­ti­do. Zi­da­ne reac­cio­nó con pru­den­cia pri­me­ro (Lu­cas Váz­quez por Ben­ze­ma) y con ner­vio­sis­mo cre­cien­te des­pués, cuan­do aún con 2-2 des­ar­mó la de­fen­sa co­mo si ano­che mis­mo se ju­ga­ra la eli­mi­na­ción. Así, en pleno des­pe­lo­te de­fen­si­vo, en­ca­jó el 3-2. El asun­to no aca­bó en desas­tre por el gol de Ko­va­cic (que es­tu­vo a to­do, en un par­ti­do mag­ní­fi­co), e in­clu­so pu­do aca­bar muy bien, si lle­ga a en­trar en el úl­ti­mo ins­tan­te un ca­ño­na­zo de Lu­cas Váz­quez que res­ta­lló en el lar­gue­ro. De he­cho, el em­pa­te no es una ca­tás­tro­fe en la ta­bla, pe­ro la sen­sa­ción de un Zi­da­ne pa­ti­nan­do so­bre las cua­tro rue­das y man­te­nien­do fi­nal­men­te a du­ras pe­nas el co­che en la ca­rre­te­ra va a tar­dar en bo­rrar­se. Ano­che le sa­lió una man­cha a su pres­ti­gio. Em­pe­zó el par­ti­do con Ben­ze­ma y Mo­ra­ta jun­tos y aca­bó sin nin­guno de los dos y con Ma­riano en el cam­po. La con­se­cuen­cia fi­nal fue un em­pa­te caó­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.