Sam­pao­li, otro ‘biel­sis­ta’ ame­na­za a Luis En­ri­que

Be­riz­zo y Guar­dio­la, fie­les de ‘El Lo­co’, ya le han de­rro­ta­do

AS (Aragon) - - Barcelona - JUAN JI­MÉ­NEZ BAR­CE­LO­NA

Jor­ge Sam­pao­li, otro biel­sis­ta con­ven­ci­do, ame­na­za a Luis En­ri­que es­te fin de se­ma­na en Se­vi­lla. Eduar­do Be­riz­zo y Guar­dio­la, dos de los que be­bie­ron en las fuen­tes de El Lo­co, ya han ga­na­do al as­tu­riano es­ta tem­po­ra­da. Su for­ma de en­ten­der el jue­go, la pre­sión al­ta y la pre­ten­sión por te­ner el ba­lón y ser pro­ta­go­nis­ta en el jue­go, as­fi­xió y pro­vo­có erro­res en el Bar­ce­lo­na, que en esos dos par­ti­dos en­ca­jó sie­te go­les, cua­tro en Ba­laí­dos (4-3 fi­nal) y tres en el Etihad Sta­dium (3-1).

Es cu­rio­so có­mo Mar­ce­lo Biel­sa es el ne­xo co­mún que vin­cu­la a Be­riz­zo, Guar­dio­la y Sam­pao­li. Al hoy en­tre­na­dor del Cel­ta se le atri­bu­ye una fra­se de lo más pa­ra­dig­má­ti­ca: “Los enemi­gos de Biel­sa son mis enemi­gos”. Es él, Be­riz­zo, quien sus­ti­tu­yó a Luis En­ri­que en Vi­go. Com­pró la pro­pues­ta del as­tu­riano y la re­to­có a su ma­ne­ra. Así, al­can­zó Eu­ro­pa en su pri­me­ra tem­po­ra­da. La his­to­ria de Biel­sa y Be­riz­zo al­can­za tér­mi­nos emo­ti­vos. El Lo­co que­dó pren­da­do de él en un tor­neo en Ca­sil­da (lo­ca­li­dad don­de pre­ci­sa­men­te se for­mó Sam­pao­li). Biel­sa en­tre­na­ba a los Sub-14 de Ne­well’s y Be­riz­zo era un ni­ño que ju­ga­ba en el New­ber­ton de Cruz Al­ta. Biel­sa no pa­ró has­ta que se lo lle­vó a La Le­pra. Jun­tos con­quis­ta­ron el tí­tu­lo ar­gen­tino y lle­ga­ron a la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res.

En Guar­dio­la, mien­tras, siem­pre se ha ele­va­do la ter­tu­lia de on­ce ho­ras que man­tu­vo con Biel­sa en el ran­cho del ar­gen­tino a las afue­ras de Ro­sa­rio des­pués de com­par­tir un asa­do. Guar­dio­la lle­gó a de­cla­rar en 2012 an­tes de un Ath­le­tic-Bar­ce­lo­na: “Es­ta­mos an­te el me­jor en­tre­na­dor del pla­ne­ta”. Sin em­bar­go, po­dría de­cir­se que Sam­pao­li es el biel­sis­ta más ra­di­cal de los tres. “Lle­vo la Bi­blia y el Nue­vo Tes­ta­men­to”, lle­gó a de­cir­le un día a un vian­dan­te cuan­do en reali­dad lo que leía eran dos libros con pen­sa­mien­tos del exen­tre­na­dor del Ath­le­tic. Sam­pao­li llegaba a es­cu­char di­ser­ta­cio­nes de on­ce y do­ce ho­ras de Biel­sa: “Ya no mi­ro a nin­gún en­tre­na­dor más”.

Se es­pe­ra con ex­pec­ta­ción el do­min­go. El Se­vi­lla no es el equi­po frá­gil que se eva­po­ró en la Su­per­co­pa. A Luis En­ri­que le to­ca tra­ba­jar pa­ra con­se­guir que su equi­po en­cuen­tre con­ti­nui­dad y evi­te los erro­res sen­ci­llos en el pa­se que le con­de­na­ron du­ra­men­te en Vi­go y Man­ches­ter. Los biel­sis­tas ya le han avi­sa­do.

Fi­lo­so­fía La pre­sión de Cel­ta y City aho­gó al Ba­rça; el Se­vi­lla la re­pe­ti­rá Ra­di­cal Pa­ra Sam­pao­li, en Biel­sa es­tá La Bi­blia del fút­bol

COR­DIA­LI­DAD. Sam­pao­li y Luis En­ri­que se sa­lu­dan an­tes de la ida de la Su­per­co­pa de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.