We­bó y Ru­ses­cu de­jan al Vi­lla­rreal tem­blan­do

Los arie­tes, ex de LaLi­ga, si­len­cia­ron El Ma­dri­gal

AS (Aragon) - - Europa League - AL­FRE­DO MA­TI­LLA LA CRÓ­NI­CA

El Vi­lla­rreal se com­pli­ca la vi­da en Eu­ro­pa an­te un ri­val me­nor pe­ro, cu­rio­sa­men­te, su­pe­rior. We­bó y Ru­ses­cu, dos de­lan­te­ros que pa­sa­ron por LaLi­ga, sor­pren­die­ron con sus go­les a un Sub­ma­rino ama­ri­llen­to. El pri­me­ro, ex del Ma­llor­ca y Osa­su­na, se en­con­tró un re­bo­te al ini­cio. El se­gun­do, re­vul­si­vo y ex del Se­vi­lla, dio la pun­ti­lla cuan­do el equi­po de Es­cri­bá ha­bía re­co­bra­do el pul­so. Aho­ra, con el 1-2, el Vi­lla­rreal de­be­rá po­ner­se se­rio en las dos jor­na­das res­tan­tes. En es­tos mo­men­tos es se­gun­do. En Zú­rich y an­te el Steaua só­lo le va­le ga­nar.

Ya no es ca­sua­li­dad que el Vi­lla­rreal no arran­que los jue­ves, que le cues­te do­mi­nar, que en­ca­je fá­cil­men­te y que su­de la go­ta gor­da pa­ra man­te­ner el ti­po. La pla­ni­fi­ca­ción se ha he­cho pen­san­do en que hay dos equi­pos de ga­ran­tías pa­ra ro­tar los do­min­gos y en­tre se­ma­na. Y eso es un sue­ño bas­tan­te le­jano de la reali­dad. La de­fen­sa, só­lo con un ti­tu­lar, deam­bu­la des­coor­di­na­da. Fal­ta una me­jor sa­li­da. Tam­bién pro­fun­di­dad. Y, so­bre to­do, la con­ten­ción ha­bi­tual. Bruno se de­ses­pe­ra en me­dio cam­po sin so­cios que rom­pan lí­neas. Y Ba­kam­bu echa de me­nos su com­pli­ci­dad con San­so­ne. Bo­rré se­rá buen de­lan­te­ro pe­ro to­da­vía no lo es. Así, el Os­man­lis­por ja­más se vio ago­bia­do en el pri­mer tiem­po con el mar­ca­dor a fa­vor. Cherys­hev fue su úni­co in­cor­dio.

En la se­gun­da mi­tad se ni­ve­la­ron las co­sas por un gol­pe de suer­te. Ro­dri, de­bu­tan­te, ro­bó un ba­lón en su par­ce­la, se lan­zó a la gue­rra a fal­ta de mo­vi­mien­to y en su dis­pa­ro ca­si a la de­ses­pe­ra­da en­con­tró una ma­de­ja de pier­nas que con­vir­tió un dis­pa­ro co­mún en una va­se­li­na fa­bu­lo­sa. 1-1. El Vi­lla­rreal pa­re­ció en ese mo­men­to ve­nir­se arri­ba, pe­ro las con­tras del Os­man­lis­por le ha­cían tem­blar. En una de ellas Maher dio un avi­so. A la si­guien­te, Ru­ses­cu, re­cién sa­li­do por We­bó, lo­gró el li­de­ra­to. El res­to fue un du­ro ejer­ci­cio de im­po­ten­cia.

Se­gun­do El Vi­lla­rreal no pue­de fa­llar en Zú­rich, con el que es­tá em­pa­ta­do

IM­PO­TEN­CIA. El Os­man­lis­por sor­pren­dió a un Vi­lla­rreal des­co­no­ci­do y se po­ne lí­der de gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.