Da­ni Ro­vi­ra “Inies­ta pi­dió ha­cer­se una fo­to con­mi­go y me que­dé per­ple­jo”

AS (Aragon) - - La Entrevista - A. MÉ­RI­DA / G. PO­SE LA EN­TRE­VIS­TA

CAFÉ, CO­PA Y FÚT­BOL Re­cla­ma el de­re­cho a atre­ver­se con to­do, des­de ha­cer un drama en el ci­ne a pre­sen­tar la Ga­la de los Go­ya. Le in­cor­dia la fa­ma y es fe­liz en un es­ce­na­rio im­pro­vi­san­do, aun­que lo me­jor de Da­ni Ro­vi­ra es que no va de gra­cio­so por la vi­da.

Es­tre­na la pe­li 'Cien me­tros' so­bre un en­fer­mo de es­cle­ro­sis que afron­ta un Iron­man. ¿Es un drama, una co­me­dia, una pe­lí­cu­la de au­to­ayu­da? —Es un can­to a la vi­da, una his­to­ria de su­pera­ción. Tie­ne par­tes de co­me­dia, de drama épi­co. Una pe­lí­cu­la ne­ce­sa­ria pa­ra aque­llos que su­fren una en­fer­me­dad, y en de­fi­ni­ti­va pa­ra to­dos, por­que nos re­si­túa y nos da la es­ca­la de va­lo­res de lo que es im­por­tan­te. —¿Qué ha apren­di­do de su per­so­na­je real, Ra­món Arro­yo? —He apren­di­do que na­die tie­ne de­re­cho a de­cir­te que no pue­des. Es una lec­ción de vi­da. La men­te es tan po­de­ro­sa que es ca­paz de afron­tar re­tos in­men­sos. Pe­ro ade­más Ra­món me ha en­se­ña­do a lle­var las co­sas con sen­ti­do del hu­mor; en su ca­so es una es­pe­cie de bal­sa de sal­va­men­to. Le pa­sa co­mo a mí, so­lo que yo lo he con­ver­ti­do en una pro­fe­sión y él en una ma­ne­ra de vi­vir. En es­ta pe­lí­cu­la he te­ni­do tal co­ne­xión con la en­fer­me­dad y la his­to­ria que he lle­ga­do a sen­tir mie­do. Vi­ví co­sas di­fí­ci­les de ex­pli­car. —Se ha­brá sen­ti­do có­mo­do ro­dan­do es­ce­nas de Iron­man te­nien­do en cuen­ta que us­ted es­tu­dió pa­ra pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca. —Soy li­cen­cia­do en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y el De­por­te que es co­mo se le lla­ma aho­ra. Pe­ro ade­más siem­pre he he­cho de­por­te y to­do ese ti­po de es­ce­nas las ha­go bien. Pe­ro me in­tere­sa so­bre to­do la ma­ne­ra de afron­tar el de­por­te de la gen­te con mi­nus­va­lías. Des­de pe­que­ño pen­sé que si al­gu­na vez me que­da­ra im­pe­di­do se­ría pa­ra­lím­pi­co. Ten­go fas­ci­na­ción por esa gen­te que di­ce pue­do don­de to­dos le di­cen que no. Hi­ce la Ti­tan De­sert, seis días en bici por are­na en el Saha­ra, y ha­bía un cha­val, Da­ni Na­fría, al que le fal­ta­ba una pier­na, lle­va­ba una pró­te­sis y subía du­nas de tres­cien­tos me­tros em­pu­jan­do la bici. Eso es muy gran­de. —¿Le gus­ta el fút­bol? Ten­go en­ten­di­do que fue por­te­ro. —De pe­que­ño era muy ma­lo y siem­pre me po­nían de por­te­ro. Y a fuer­za aca­bé sien­do bueno so­bre to­do en el fút­bol sa­la. Lle­ga­mos a ga­nar la li­ga del ins­ti­tu­to sien­do yo por­te­ro. Siem­pre me han gus­ta­do los por­te­ros por­que en­tien­do que es el pues­to más des­fa­vo­re­ci­do. —Tie­ne us­ted un pe­rro al que ha lla­ma­do Bu­yo. ¿Por el por­te­ro del Real Ma­drid? —Efec­ti­va­men­te. Fui muy fan de Bu­yo y lue­go lo fui de Ca­si­llas. Bu­yo es de mi épo­ca ado­les­cen­te cuan­do en Es­pa­ña ha­bía una se­rie de por­te­ros dis­tin­tos co­mo Abla­ne­do, Bu­yo o Agus­tín. Eran gen­te dis­tin­ta, con per­so­na­li­dad, in­clu­so pa­ra la es­té­ti­ca. De pron­to apa­re­cían con pan­ta­lón lar­go, con go­rra, sa­lían del área. Era un pun­to dis­cor­dan­te. Y Bu­yo me en­can­ta­ba a pe­sar de sus pi­fias. Me gus­ta­ba tam­bién Hi­gui­ta o Jor­ge Cam­pos, el por­te­ro me­xi­cano go­lea­dor. O Preud'hom­me, que con Bél­gi­ca hi­zo de las me­jo­res pa­ra­das de la his­to­ria. Me gus­ta mu­cho esa fi­gu­ra que cie­rra el equi­po. —¿Cree que Key­lor Na­vas es­tá a la al­tu­ra de ese pan­teón de por­te­ros ilus­tres que ha te­ni­do el Real Ma­drid? —No lo sé. Des­de que Iker se fue no le si­go. Pa­ra mí Iker ha si­do un an­tes y un des­pués en la his­to­ria del Real Ma­drid. Co­mo por­te­ro, co­mo de­por­tis­ta y co­mo ba­luar­te, por ser un tío que de­fien­de los co­lo­res de un equi­po tan gran­de. —Esa gran ad­mi­ra­ción por Ca­si­llas, ¿se con­vier­te en ti­rria ha­cia Mou­rin­ho? —Me gus­ta­ría co­no­cer­le a ni­vel per­so­nal pa­ra sa­ber qué por­cen­ta­je es él y qué por­cen­ta­je es el per­so­na­je. Su­pon­go que ese pun­to de pro­vo­ca­ción le ha­brá he­cho ga­nar es­tra­té­gi­ca­men­te mu­chas ba­ta­llas con el equi­po con­tra­rio, la pren­sa o sus pro­pios ju­ga­do­res. Tie­ne muy po­co que ver con mi ma­ne­ra de ser y mi ma­ne­ra de en­ten­der la vi­da. La su­ya es una na­tu­ra­le­za pro­vo­ca­do­ra. —¿Ha he­cho al­gún mo­nó­lo­go so­bre fút­bol? —No re­cuer­do, ha­bré he­cho al­gún co­men­ta­rio suel­to, un chis­te­ci­llo de Inies­ta o Mes­si. Co­no­cí a Inies­ta en una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria y es sú­per ma­je­te. In­clu­so nos man­dó un men­sa­je a Cla­ra La­go y a mí cuan­do vio la pe­lí­cu­la de 'Ocho ape­lli­dos vas­cos' di­cien­do que le ha­bía gus­ta­do. —¿Le pa­re­ció muy tí­mi­do? —No es Rei­na. Es una per­so­na tí­mi­da, muy pru­den­te. Me acuer­do que ter­mi­na­mos de ro­dar el anun­cio y cuan­do fui­mos a cam­biar­nos al ca­me­rino fue él quien le di­jo a su agen­te: "¿Me ha­ces una fo­to con Da­ni?". Me que­dé per­ple­jo. En el fút­bol hay tan­to de to­do que te cho­ca en­con­trar a un ge­nio, una es­tre­lla mun­dial y que de re­pen­te sea al­guien ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. Tie­ne un pei­na­do nor­mal, no tie­ne ta­tua­jes, ni pen­dien­tes, es una per­so­na edu­ca­da, ca­lla­da, pru­den­te. To­do ello me pa­re­ce un va­lor aña­di­do. —¿De qué otro ju­ga­dor ha si­do ad­mi­ra­dor? —Del que más de Fer­nan­do Hie­rro. Ade­más de que era ma­la­gue­ño co­mo yo, pa­ra mí fue el me­jor cen­tral que ju­gó en Eu­ro­pa. Y eso que Fer­nan­do era un ju­ga­dor de cor­te ofen­si­vo y sin em­bar­go no sé quién fue, si el pro­pio Del Bos­que, el que le hi­zo ju­gar más re­tra­sa­do en el cen­tro de la de­fen­sa. Y allí dio sus me­jo­res pres­ta­cio­nes. Me gus­tan los ju­ga­do­res que son se­ño­res y tie­nen au­to­ri­dad en el cam­po y eso ca­da vez se ve me­nos. Me gus­ta­ba tam­bién Pu­yol. Ten­go gra­ba­da su ima­gen de cuan­do Pi­qué co­gió un me­che­ro caí­do con áni­mo de pro­tes­tar y Pu­yol se lo qui­tó de las ma­nos, lo ti­ró y le ins­tó a que vol­vie­ra a ju­gar y se de­ja­se de ro­llos. Eso es ser un se­ñor. Gen­te que se de­di­ca a ju­gar al fút­bol y no en­tran en his­to­rias.

Mes­si "Es de di­bu­jos ani­ma­dos. Soy fan de la gen­te que ha­ce co­sas bo­ni­tas" Inies­ta "Sien­do una es­tre­lla mun­dial es un tío nor­mal. Me pa­re­ce un va­lor aña­di­do" Pa­ra­lím­pi­cos "Me fas­ci­na esa gen­te que di­ce pue­do don­de to­dos le di­cen que no"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.