La Real vue­la, el Atle­ti nau­fra­ga

Par­ti­da­zo txu­ri-ur­din y de Ve­la Mar­có el pri­me­ro de pe­nal­ti y pro­vo­có el se­gun­do El Atle­ti ja­más su­po reac­cio­nar Se­gun­da de­rro­ta a do­mi­ci­lio ro­ji­blan­ca

AS (Aragon) - - Real Sociedad-Atlético De Madrid - PA­TRI­CIA CAZÓN

Llo­vía. Llo­vía mu­cho cuan­do Ál­va­rez Iz­quier­do pi­tó el ini­cio en Anoe­ta. Pron­to, sin em­bar­go, el Atle­ti de­ja­ría de sen­tir la llu­via del cie­lo. Pron­to se­ría otra tor­men­ta, más fi­na, más le­ve, de esa que no se no­ta pe­ro ca­la, la que le in­quie­ta­ría. En San Se­bas­tián la lla­man txi­ri­mi­ri y no de­ja­ría de sa­lir de las bo­tas de los fut­bo­lis­tas de la Real. Ellos te­nían el ba­lón. Ellos lo mo­ve­rían. Ellos lo in­ten­ta­rían. To­do el ra­to, to­do el tiem­po: has­ta em­pa­par to­da la hier­ba de su fút­bol. Pron­to Si­meo­ne co­men­za­ría a ne­gar con la ca­be­za en su ban­qui­llo: su equi­po ha­bía sa­li­do sin pa­ra­guas. Nun­ca en­con­tra­ría uno.

Co­rre­ría Ve­la por su ban­da pa­ra cen­trar un ba­lón a Zu­ru­tu­za en la pri­me­ra pe­lo­ta del par­ti­do pa­ra de­jar cla­ro quién man­da­ría so­bre la hier­ba de Anoe­ta. Él. Siem­pre él. De nue­vo él. Mien­tras, en­fren­te, Ga­bi pa­re­cía can­sa­do y Ko­ke, su­pe­ra­do. Así era im­po­si­ble que a Griez­mann le lle­ga­ra una pe­lo­ta lim­pia. O le lle­ga­ra, sim­ple­men­te. Ni tres se­gun­dos le du­ra­ba un ba­lón, una ju­ga­da al Atle­ti, siem­pre in­có­mo­do, des­di­bu­ja­do

Des­pués de que Wi­llian Jo­sé le de­ja­ra a Oblak su se­gun­da tar­je­ta de vi­si­ta, aho­ra con un ca­be­za­zo, Si­meo­ne cam­bia­ría su di­bu­jo. Gri­zi a la ban­da, Saúl al me­dio, Ga­mei­ro so­lo arri­ba: el Atle­ti po­bla­ría el cen­tro pa­ra in­ten­tar ha­cer­se con la pe­lo­ta. Fal­ta a fal­ta se fue acer­can­do a Ru­lli. Me­tro a me­tro, es­ti­lo Cho­lo. Aho­ra quien ne­ga­ba era Eu­se­bio. Gri­zi re­afir­mó su sen­sa­ción con un ba­lón a Saúl que pa­ró Ru­lli y Ga­mei­ro con otro que se es­tre­lló en la ma­de­ra, paf, y que so­nó a tor­ta­zo. La Real des­per­tó. Y Ve­la ca­si lo su­be al mar­ca­dor con una ros­ca a la es­cua­dra, car­ga­da de in­ten­cio­nes, que Oblak sa­có con la pun­ti­ta de la ma­no­pla.

Na­da más co­men­zar la se­gun­da par­te Griez­mann ro­bó un ba­lón y Ca­rras­co lo en­via­ría al la­te­ral de la red de Ru­lli. Tar­da­ría el Atle­ti en vol­ver a acer­car­se por allí: jus­to des­pués, Ga­bi de­rri­ba­ba a Yu­ri en el área y se es­cu­cha­ría el silbato del ár­bi­tro. Pe­nal­ti. Lo lan­za­ría Ve­la, sua­ve, a la iz­quier­da de un Oblak que ape­nas dio un pa­so a la de­re­cha. El gol ter­mi­nó de no­quear al Atle­ti: ya no vol­ve­ría a le­van­tar­se de la lona.

En el 72’, Si­meo­ne ha­ría su ter­cer cam­bio mien­tras Eu­se­bio, con tran­qui­li­dad, ha­cía el pri­me­ro. Dos mi­nu­tos des­pués, Ve­la aga­rra­ría un ba­lón y co­men­za­ría a co­rrer sin de­jar de mi­rar a Oblak. En­tre uno y otro, só­lo cam­po a tra­vés. In­ten­ta­ría Go­dín de­te­ner­le, ta­par, pe­ro el cuer­po de un so­lo hom­bre era in­su­fi­cien­te, co­mo ocul­tar el sol con un me­ñi­que. En­ton­ces apa­re­ció Co­rrea y me­tió la pier­na. Por se­gun­da vez en la tar­de el ár­bi­tro sil­ba­ría pe­nal­ti. Aho­ra lo me­te­ría Wi­llian Jo­sé.

La mi­ra­da vi­drio­sa, más allá, quien sa­be don­de, pen­san­do qué, de Si­meo­ne en el ban­qui­llo con­ta­ba a su equi­po. No era el 2-0, la lo­sa del mar­ca­dor: era la fal­ta de reac­ción. Co­mo si fue­ran otros los ju­ga­do­res que ayer ves­tían la ro­ji­blan­ca. Otros, des­co­no­ci­dos. No los Go­dín, Fi­li­pe o Ko­ke. Nun­ca lle­ga­ron a en­trar en el par­ti­do. Ni tam­po­co fue­ron ca­pa­ces de aga­rrar­lo de la so­la­pa pa­ra vol­tear­lo cuan­do se pu­so feo. La cul­pa, a su de­re­cha, en ese hom­bre, Eu­se­bio, que a es­ta Real ha da­do cuer­po, vue­lo. Da gus­to ver­la ju­gar. Ob­ser­var có­mo co­rren Ve­la y Oyar­za­bal las ban­das. Ad­mi­rar con qué cri­te­rio mue­ven la pe­lo­ta Zu­ru­tu­za e Illa­rra. Una de­li­cia. Lo fue du­ran­te 90’. Y eso que Gri­zi, qui­zá ins­pi­ra­do por la gra­da ce­les­te de Anoe­ta, el cie­lo gris de Do­nos­ti o el re­cuer­do de to­do lo que so­bre esa hier­ba hi­zo, bus­có el gol al fi­nal con un dis­pa­ro des­de la fron­tal que se­ría na­da: Ru­lli ata­ja­ría.

Era el fi­nal del par­ti­do y el agua, de nue­vo, arre­cia­ba. La del cie­lo y la txu­ri-ur­din. Se­gun­da de­rro­ta del Atle­ti a do­mi­ci­lio. La otra fue en Se­vi­lla, ha­ce dos se­ma­nas. Y, por cier­to, tam­bién llo­vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.