Mes­si dis­te­fa­neó en Se­vi­lla

AS (Aragon) - - Opinión - AL­FRE­DO RELAÑO

Cuan­do Mes­si se ha­ya re­ti­ra­do echa­re­mos cuen­tas de lo que ha­brá he­cho. Y cuan­do evo­que­mos sus me­jo­res par­ti­dos ha­bla­re­mos for­zo­sa­men­te del de ano­che, en cu­yo se­gun­do tiem­po sol­tó to­da una ex­hi­bi­ción. Su ener­gía, su en­tu­sias­mo y su lu­ci­dez ele­va­ron el ni­vel de los su­yos, que en el pri­mer tra­mo del par­ti­do se ha­bían vis­to des­bor­da­dos por el Se­vi­lla. Gran Se­vi­lla, por otra par­te, con un mo­de­lo bien con­ce­bi­do y bien ser­vi­do por to­dos. Só­lo una pe­ga: le fal­ta una ver­da­de­ra es­pa­da. Co­mo la que te­nía el año pa­sa­do con Ga­mei­ro. Por eso no lle­gó a ce­rrar el par­ti­do en la pri­me­ra mi­tad, en la que des­ar­bo­ló al Ba­rça. Mes­si vio cla­ro que es­te es uno de esos par­ti­dos en los que se pue­de per­der mu­cho. Caer en Se­vi­lla era dar­le mu­cho te­rreno al Ma­drid, que en­ci­ma aho­ra re­cu­pe­ra a Mo­dric y pron­to lo ha­rá con Ca­se­mi­ro. No, el Ba­rça no po­día per­mi­tir­se per­der es­te par­ti­do, ne­ce­si­ta­ba ga­nar­lo y Mes­si se pu­so a ello. Con un gol de ci­ru­jano cer­ca del des­can­so. ‘Dis­te­fa­nean­do’ to­da la se­gun­da, en la que ba­jó, qui­tó, ar­mó, subió, re­ga­teó, re­ma­tó. Su ex­ce­len­cia ele­vó el áni­mo y el jue­go de los su­yos. Co­mo el Se­vi­lla ape­nas ba­jó su ni­vel, asis­ti­mos a una se­gun­da par­te gran­dio­sa. Pe­ro es­ta ya in­cli­na­da a fa­vor del Ba­rça, que ga­nó con jus­ti­cia. En­tre los que cre­cie­ron jun­to a Mes­si hay que des­ta­car al jo­ven­cí­si­mo De­nis Suá­rez, al que ayer le to­có el turno de cui­dar la ga­ri­ta de Inies­ta, por la que van ro­tan­do Ra­fin­ha, An­dré Go­mes, Ar­da Tu­ran y él mis­mo. To­dos ellos tie­nen al­go, pe­ro el me­nos acre­di­ta­do has­ta aho­ra era él. Ayer se hi­zo ma­yor, por­que bri­lló en un par­ti­do de rit­mo achi­cha­rran­te. Otra bue­na no­ti­cia pa­ra el Ba­rça, en el que sin em­bar­go Ney­mar es­tá em­pe­zan­do a dar una no­ta más ba­ja. Se es­tá con­vir­tien­do en fo­co de con­flic­tos, por su jue­go y por sus mo­dos, y por ese ca­mino se pue­de sa­lir de la ru­ta de gran ju­ga­dor que ve­nía tra­zan­do.

“CAER EN SE­VI­LLA ERA DAR­LE MU­CHO TE­RRENO AL MA­DRID, QUE EN­CI­MA AHO-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.