El Ma­drid fue de so­bra­do

AS (Aragon) - - Más Deporte -

Ri­ce ju­gó 35:03 mi­nu­tos; Ole­son, 30:29; To­mic, 27:00; Per­pe­re­glou, 26:43; Ve­zen­kov, 24:06. En el Ma­drid, el ju­ga­dor con más mi­nu­tos fue Ma­ciu­lis: 25:14. Mien­tras Bar­tzo­kas, en el Bar­ce­lo­na, ha­cía ju­gar a los me­jo­res —tam­po­co te­nía otros al es­tar le­sio­na­dos Na­va­rro, Cla­ver, Ri­bas, Doell­man y La­wal— La­so ro­ta­ba a su plan­ti­lla con pre­ci­sión ma­te­má­ti­ca. Me­nos el men­cio­na­do Ma­ciu­lis, na­die más de vein­te mi­nu­tos en la pis­ta —Ayón se le fue por 49 se­gun­dos y Ca­rroll, por 13—, no sea que al­guien se can­se o se le­sio­ne. De es­ta ma­ne­ra, los bue­nos se al­ter­nan con los me­nos bue­nos —in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo lo ha­gan—, y al fi­nal el re­sul­ta­do es un mejunje don­de no se sa­be quié­nes son los bue­nos y los ma­los, y por qué a Tay­lor se le qui­ta el día que las me­te to­das. Qui­zá por­que no de­fen­die­ra ade­cua­da­men­te. Pues ¡an­da! que quie­nes se en­car­ga­ron de To­mic se lu­cie­ron. Pe­ro co­mo no se tra­ta de bus­car cul­pa­bles, por­que la im­pre­sión ge­ne­ral fue ho­rro­ro­sa, hay que elo­giar al Bar­ce­lo­na. El Bar­ce­lo­na lo tu­vo fá­cil an­te la de­bi­li­dad del Ma­drid, gra­cias a que se to­mó el par­ti­do con el en­tu­sias­mo que la ci­ta re­que­ría. Va­le que es­tos Clá­si­cos de la li­ga re­gu­lar no val­gan pa­ra na­da, pe­ro siem­pre que­da la hon­ri­lla y la ima­gen. Am­bas las pu­so el Bar­ce­lo­na. El Ma­drid só­lo apa­re­ció cuan­do el re­sul­ta­do le con­de­na­ba a la ver­güen­za, has­ta que los ma­los mo­dos de No­cio­ni lo aca­ba­ron es­tro­pean­do. El club ha cons­trui­do una plan­ti­lla pa­ra con­quis­tar Eu­ro­pa, y la sen­sa­ción que de­ja no es bue­na: le so­bra plan­ti­lla y le fal­ta ac­ti­tud pa­ra ju­gar la Li­ga.

RE­SUL­TA­DO ES UN MEJUNJE DON­DE NO SE SA­BE QUIÉ­NES...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.