“Gra­bo has­ta las 3:00AM, voy a la ca­rre­ra y gano”

Ha­mil­ton sa­ca su la­do más per­so­nal y ata­ca a McLa­ren: “Se ha­cía lo que Ron Den­nis de­ci­día”

AS (Aragon) - - Fórmula 1 - —RA­FA PAYÁ

No me im­por­ta lo que di­gan los ex­per­tos: ‘Oh, es­tá via­jan­do y de fies­ta’... lue­go voy y gano. No me di­gas lo que pue­do ha­cer o no. Yo de­fino quién soy. Po­dría es­tar en diez paí­ses di­fe­ren­tes en una se­ma­na, pe­ro lue­go voy a la pis­ta y arra­so”. Le­wis Ha­mil­ton se desaho­ga. El tri­cam­peón del mun­do ha mos­tra­do su al­ma en una en­tre­vis­ta per­so­nal al pe­rió­di­co lon­di­nen­se ‘City AM’. Y se guar­da po­co en el tin­te­ro: “Pi­lo­tar es lo que me­jor ha­go, pe­ro no es una gran par­te de mí, hay mu­cho más que pue­do ofre­cer. No ocul­to co­sas pa­ra que otra gen­te se sien­ta có­mo­da. Pue­do dar el 100% en las ca­rre­ras y to­da­vía ten­go ener­gía pa­ra ha­cer otras co­sas”.

Ha­mil­ton re­co­no­ce que su vi­da en la F1, y en ge­ne­ral, dio un gi­ro ra­di­cal cuan­do aban­do­nó McLa­ren: “Só­lo cuan­do de­jé McLa­ren co­men­cé a to­mar mis pro­pias de­ci­sio­nes. Es­tar allí fue co­mo es­tar en el 'Show de Tru­man'. Es­ta­ba ata­do a una cuer­da don­de me ele­va­ban y lue­go me ba­ja­ban. De­bes ser así y com­por­tar­te de es­ta ma­ne­ra, me de­cían siem­pre. Era lo que Ron Den­nis de­ci­día”.

Gan­cho di­rec­to al men­tón de Wo­king pa­ra in­sis­tir en que la F-1 es só­lo una par­te de su vi­da: “Ya he ob­te­ni­do mi li­cen­cia de bu­ceo y quie­ro lo­grar la de he­li­cóp­te­ro. Y la mú­si­ca pa­ra mí es lo más im­por­tan­te. Es­toy gra­ban­do has­ta las tres de la ma­ña­na la no­che an­tes de una ca­rre­ra y lue­go voy y gano, y es­ta es la me­jor sen­sa­ción. Cuan­do lle­gué a la F1 te­nía las ca­rre­ras y mi re­la­ción con Ni­co­le Scher­zin­ger. No te­nía tiem­po pa­ra otras co­sas, aho­ra es­toy re­cu­pe­ran­do el tiem­po”.

Ca­si pa­ra aca­bar, Ha­mil­ton sor­pren­de con dos afir­ma­cio­nes. Una so­bre la con­duc­ción: “Odio ha­cer­lo en ca­rre­te­ra, odio el trá­fi­co y ade­más no pue­do man­dar men­sa­jes ni ir rá­pi­do, así que pre­fie­ro que me lle­ven”. Y otra so­bre el des­can­so: “En­cuen­tro di­fí­cil dor­mir en una ca­ma, lo ha­go mu­cho me­jor en mi avión”. Y con­clu­ye con un men­sa­je a sus odia­do­res: “Voy a ha­cer mu­chas co­sas, que na­die se preo­cu­pe por mí. Es­toy ex­pe­ri­men­tan­do e in­ten­tan­do apren­der”.

SOR­PREN­DEN­TE. Ha­mil­ton no vi­ve só­lo pa­ra las ca­rre­ras de F1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.