Die­go Cos­ta no arran­ca y Mo­ra­ta y Adu­riz pe­lea­rán por su pues­to

El his­pano-bra­si­le­ño no me­jo­ra de su le­sión en la in­gle y no pue­de en­tre­nar­se

AS (Aragon) - - Selección - JOA­QUÍN MAROTO LA NO­TI­CIA

El de­lan­te­ro del Chel­sea no se ha po­di­do en­tre­nar des­de que co­men­zó la con­cen­tra­ción en Las Ro­zas y es se­ria du­da pa­ra el par­ti­do del sá­ba­do (20:45, La1) en Los Cár­me­nes an­te Ma­ce­do­nia. Ya le pa­só lo mis­mo a Lo­pe­te­gui con Saúl en la an­te­rior con­cen­tra­ción, no pu­do re­cu­pe­rar­se de una le­sión y tu­vo que vol­ver­se a ca­sa con el Atlé­ti­co. El Chel­sea tam­bién quie­re que re­gre­se Die­go Cos­ta.

Die­go Cos­ta no ter­mi­na de arran­car. El Pi­chi­chi de la Pre­mier tam­po­co se pu­do en­tre­nar ayer por la ma­ña­na con el res­to de sus com­pa­ñe­ros. Sa­lió un mi­nu­to pa­ra par­ti­ci­par en la char­la tác­ti­ca pre­via en el cen­tro del cam­po y se vol­vió por don­de ha­bía ve­ni­do. Mien­tras Lo­pe­te­gui y los otros 24 in­ter­na­cio­na­les de­di­ca­ron la ma­ña­na a pre­pa­rar el par­ti­do con­tra Ma­ce­do­nia, el his­pano-bra­si­le­ño tra­ba­jó, po­co, en un cam­po anexo jun­to al re­cu­pe­ra­dor de la Se­lec­ción, Hu­go Ca­ma­re­ro. La pre­sen­cia de Die­go Cos­ta en el par­ti­do con­tra Ma­ce­do­nia, pa­sa­do ma­ña­na en Gra­na­da, no es­tá ga­ran­ti­za­da y eso abre las puer­tas a Mo­ra­ta y Adu­riz, que pe­lea­rán por el pues­to.

Die­go Cos­ta lle­gó a la con­cen­tra­ción to­ca­do, igual que Saúl en la úl­ti­ma con­vo­ca­to­ria, y no ter­mi­na de re­cu­pe­rar­se. Lo­pe­te­gui in­sis­tió en am­bos ca­sos, con el plá­cet de los fut­bo­lis­tas, es que se que­da­ran con el gru­po. Con Saúl la co­sa no sa­lió bien, por­que via­jó a Ita­lia pa­ra dar unos pe­da­les en la bi­ci es­tá­ti­ca an­tes de vol­ver a Madrid pa­ra con­ti­nuar con la re­cu­pe­ra­ción en su club, el Atlé­ti­co. Con Die­go Cos­ta aún hay tiem­po, pe­ro igual­men­te su equi­po, el Chel­sea, ad­vir­tió que el de­lan­te­ro su­fre “fa­ti­ga mus­cu­lar” y un gol­pe en la in­gle. Ve­re­mos si, co­mo pa­só con Saúl, ha he­cho el via­je en bal­de. El Chel­sea no es­tá muy con­ten­to con la si­tua­ción, pe­ro los mé­di­cos de Es­pa­ña, Ce­la­da y Co­ta, aún es­pe­ran en po­der re­cu­pe­rar­le. La suer­te pa­ra la Se­lec­ción es que Mou­rin­ho ya se fue, por­que en ca­so con­tra­rio hu­bie­ra he­cho de es­te asun­to un ca­sus be­lli.

Por suer­te, Lo­pe­te­gui tie­ne otros dos gran­des de­lan­te­ros: Mo­ra­ta y Adu­riz. El ma­dri­dis­ta em­pe­zó la nueva era co­mo ti­tu­lar, pe­ro una inopor­tu­na le­sión en el par­ti­do del de­but del nue­vo téc­ni­co, en Bru­se­las fren­te a Bél­gi­ca, le re­le­gó al ban­qui­llo. Die­go Cos­ta sa­lió, triun­fó y des­de en­ton­ces se hi­zo con el pues­to. Aho­ra lle­ga el mo­men­to pa­ra que Mo­ra­ta re­cu­pe­re lo que per­dió. Pue­de ser el ti­tu­lar en Gra­na­da... siem­pre que Die­go Cos­ta no se ven­ga arri­ba y le me­ta pre­sión en los úl­ti­mos en­tre­na­mien­tos.

Aten­to a es­ta si­tua­ción es­tá Adu­riz. Lo del de­lan­te­ro del Ath­le­tic es es­pec­ta­cu­lar. Ya fue a la Eu­ro­co­pa con 35 años cum­pli­dos y aho­ra, a po­cos me­ses de ce­le­brar los 36, si­gue dan­do gue­rra y me­tien­do pre­sión a sus com­pa­ñe­ros y com­pe­ti­do­res. Y de paso se con­vier­te en una coar­ta­da pa­ra Vi­lla, que sa­be que Lo­pe­te­gui, aun­que no lo di­ce a los cua­tro vien­tos, es­tá en la bús­que­da de un go­lea­dor de ver­dad, uno ca­paz de dar­le a La Ro­ja lo que le dio el Gua­je.

Pe­ro las preo­cu­pa­cio­nes del se­lec­cio­na­dor no se ci­ñen a los de­lan­te­ros. Ca­si es­tá más in­quie­to con la de­fen­sa. Las ba­jas de Pi­qué y Ser­gio Ra­mos, que ayer hi­zo una vi­si­ta de cor­te­sía a sus com­pa­ñe­ros en Las Ro­zas, le obli­gan a re­to­car la pri­me­ra lí­nea. Dos jó­ve­nes, Na­cho y Bar­tra, es­tán an­te su gran opor­tu­ni­dad. A ellos po­dría unir­se Az­pi­li­cue­ta, si es que fi­nal­men­te Lo­pe­te­gui se ani­ma a ju­gar con una de­fen­sa de tres que no se­ría exac­ta­men­te de tres cen­tra­les, ya que Az­pi­li­cue­ta sal­dría por el cos­ta­do de­re­cho, Bar­tra por el cen­tro y Na­cho por la iz­quier­da.

Es­te es el pri­mer dilema que de­be re­sol­ver Lo­pe­te­gui, que es­tá a me­dio ca­mino en­tre el 4-4-2 y el mé­to­do de Sam­pao­li que tan bien es­tá fun­cio­nan­do en el Se­vi­lla. De mo­men­to, lo que le ha re­sul­ta­do me­jor es ju­gar con tres cen­tra­les, pe­ro aún fal­ta con­so­li­dar­lo co­mo sis­te­ma ofi­cial de la Se­lec­ción y no co­mo re­cur­so.

Sis­te­ma Lo­pe­te­gui pro­bó con una de­fen­sa de tres con Az­pi­li­cue­ta, Bar­tra y Na­cho

Chel­sea Pre­fie­re que Es­pa­ña no arries­gue con su go­lea­dor y que no jue­gue en Gra­na­da

DE PA­SEO. Die­go Cos­ta se re­ti­ra del cam­po, ayer, tras es­cu­char la char­la de Lo­pe­te­gui.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.