La mo­ti­va­ción en el de­por­te

AS (Aragon) - - Medios -

El otro día pa­sé por al la­do del cam­po de fút­bol de la ciu­dad don­de vi­vo y pu­de es­cu­char có­mo el en­tre­na­dor de un equi­po gri­ta­ba de for­ma hu­mi­llan­te a los ni­ños que es­ta­ban en el cam­po de juego pa­ra que rin­die­ran más.

Ade­más, los pa­dres que ob­ser­va­ban la es­ce­na en los ale­da­ños del lu­gar no só­lo per­mi­tían los gritos del téc­ni­co, sino que los se­cun­da­ban.

Que­ría man­dar es­ta car­ta pa­ra de­cir que la mo­ti­va­ción en el de­por­te se sue­le con­fun­dir ha­bi­tual­men­te con pre­sio­nes no sa­nas y gritos ofen­si­vos.

Sin em­bar­go, yo he te­ni­do muy bue­nas ex­pe­rien­cias en equi­pos li­de­ra­dos por en­tre­na­do­res que ja­más nos tu­vie­ron que in­sul­tar pa­ra que fun­cio­ná­se­mos de for­ma óp­ti­ma. El pro­ble­ma es­tá en que se con­fun­de muy ha­bi­tual­men­te ju­gar bien con ob­te­ner re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles en los par­ti­dos o com­pe­ti­cio­nes, en vez de pro­mo­cio­nar una com­pe­ten­cia sa­na y ar­mo­nio­sa.

Los en­tre­na­do­res de­be­rían te­ner en cuen­ta que en el ejer­ci­cio de su la­bor son re­fe­ren­tes pa­ra esos ni­ñas y ni­ños que es­tán ba­jo sus ór­de­nes, por lo que de­be­rían lle­gar a la con­clu­sión de que es­tos jó­ve­nes pue­den nor­ma­li­zar ese tra­to y po­ner­lo en prác­ti­ca en su vi­da dia­ria. Ire­ne Lu­ce­na Ma­rín Vi­la­de­cans (Bar­ce­lo­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.